domingo, 29 de diciembre de 2013

Las brujas de Zugarramurdi

   Rock `n Roll. Y ritmo, mucho ritmo es lo que tiene "Las brujas de Zugarramurdi". Y si le sumas mucho humor pues el resultado es una comedia de acción muy entretenida, la mejor peli de Álex de la Iglesia desde "La comunidad". Reconozco que no me atraía para nada verla tras los últimos chascos, sobre todo "Balada triste de trompeta". Pero con "Las brujas de Zugarramurdi" ha vuelto a recuperar el crédito perdido.
   Lo que nace como un atraco en plena Puerta del Sol de Madrid se convierte, con el paso de los minutos, en una huida disparatada que acaba en un akelarre, donde no encontramos a la típica bruja de escoba y berrugas en la nariz, sino más bien a la bruja que te recuerda a una tía lejana o a una prima segunda, de esas a las que sólo ves en bodas o funerales y que te amargan el rato con sus comentarios juiciosos que no hacen más que denigrarte, como el típico "estás más gordo", "tienes más entradas" o "mira tu primo, ese sí que es un triunfador, con su propia empresa", aunque el susodicho primo esté como un tonel y con menos pelo que una bola de billar, a lo que te dan ganas de contestarle, pero por educación te callas, sonríes y dándote media vuelta te alejas de allí mordiéndote la lengua y tragando bilis.
   Con la excusa de las brujas, Álex de la Iglesia aprovecha los diálogos para identificar la maldad de las mujeres y la ingenuidad de los hombres e ir un paso más allá en la guerra de sexos, escenificada a la perfección por Macarena Gómez (la ex pasadísima, que borda el papel), Carolina Bang (la bruja sexy en busca de hombre que la comprenda) y Hugo Silva (ex y a la vez pretendiente). Ah, y Mario Casas, en el papel más histriónico que le ha tocado interpretar, como un choni al que lo único que le falta son los oros colgando.
   Se nota cuando en una peli se pone pasta, porque "Las brujas de Zugarramurdi" tiene un diseño de producción espectacular y unos muy buenos efectos especiales, pocas veces vistos hasta ahora en una producción patria. En definitiva, entretenimiento puro y duro que no busca los tres pies al gato.
 

sábado, 28 de diciembre de 2013

Gente en sitios

   Es imposible que "Gente es sitios" deje al espectador indiferente. Al salir del cine he visto a gente definirla como una auténtica mamarrachada, y también he visto a gente noqueada por lo que acaban de ver, calificándola como una obra maestra. Pero "Gente es sitios" no puede ser analizada en caliente, porque lo que en el momento te parece una genialidad, al rato, tras un análisis inconsciente por parte de la mente del espectador, puede considerarse una gilipollez. Y a la inversa. Algo que creías una chorrada puede acabar considerándose como una obra genial.
   Una patina de humor rodea las historias de "Gente es sitios". Pero al intentar eliminarla ocurre lo mismo que con esas pegatinas que intentas quitar de algún sitio en la que una vez la pusiste: siempre hay zonas en las que ha quedado tan pegada que ya es imposible de eliminar, y sea como sea ya es algo que se definirá por esa impregnación. Pero esa parte de la que consigues eliminar el humor hace de "Gente es sitios" algo incómodo, que curiosamente es la parte más hipnótica y atrayente de la película. ¿A quien no le ha pasado eso de estar tocando algo que resulta en principio desagradable pero por mucho que quieres dejarlo a un lado otra parte de ti se ve incapaz de soltarlo? "Gente es sitios" pone tu mirada en esa tesitura, porque cada historia que cuenta es más atrayente que la anterior, y tu cuerpo siempre te pide más.
   "Gente es sitios" es un collage de historias cotidianas que dan una vuelta de tuerca más a la realidad, hasta hacerla desconcertante e hilarante a partes iguales, pero que siempre dejan la sensación de estar perdidos en esta vida, en una deriva controlada por nosotros mismos, en la que muchas veces buscamos ese plus para satisfacer nuestros egos sin percatarnos de que eso que buscamos lo tenemos en nuestro interior. Sólo hace falta alguien que nos diga cómo hacer las cosas para que podamos hacerlas.
   No sé si "Gente es sitios" es la mejor película española del año. Pero os aseguro que sí es la más original, y quiero agradecer desde este rinconcito a @GenteEnTwiter la invitación para poder ver una de esas películas que te hacen reflexionar no sólo sobre el cine, sino sobre la vida en general.
 

viernes, 27 de diciembre de 2013

Scott Pilgrim contra el mundo (Scott Pilgrim vs. the World)

   Una bocanada de aire fresco. Así se podría definir en pocas palabras "Scott Pilgrim contra el mundo". Y no podía ser de otra manera, porque su director (Edgar Wrigt) tiene una visión particular sobre lo que debe ser el cine: diversión ante todo.
   "Scott Pilgrim contra el mundo" tiene una estética a cómic que rezuma por cada uno de sus planos, ya que su origen está en el mundo de la novela gráfica, a la que añade elementos del campo de los videojuegos, que, mezclados con la música, lo convierten en un icono de la cultura juvenil de los últimos años. Y no veáis si funciona!!! Aunque también os digo que para aquellos más escépticos, "Scott Pilgrim contra el mundo" es una mamarrachada. Pero pobres de ellos, porque no saben lo que dicen.
   Todo empieza cuando el el héroe, Scott Pilgrim (Michael Cera, que tiene cara de pánfilo recién salido de segundo de BUP), se enamora de la nueva chica de su barrio en Toronto. Ella se llama Ramona, y para poder salir con ella debe derrotar a sus 7 ex-novios en combates a muerte en distintas especialidades, a cada cual más videojueguil. Y entre combate y combate descubrimos los gustos, miedos e historia de los protagonistas y de los personajes que les rodean a modo de manicomio ambulante, que no hacen sino asentar el conjunto surrealista de la trama.
   En definitiva, una peli que gustará a los no puristas, con una banda sonora cañera que tiene su momento culmen a modo de combate de bajos. Muy entretenida. Ahh, y no perdáis de vista uno de los títulos de crédito más cañeros y originales de los últimos tiempos...

martes, 17 de diciembre de 2013

Llévame a la luna (Un plan parfait)

   ¿Y si en vuestra familia hubiera una maldición que hace que todos los primeros matrimonios de las mujeres resulten un fracaso?¿Y si te fueses a casar con el hombre de tu vida, y resulta que es tu primer matrimonio? Pues ya está montada la trama para una estupendísima película, que aunque no deja de ser la comedia romántica de toda la vida, aporta mucho humor y situaciones descacharrantes que al final hacen que "Llévame a la luna" deje un muy buen sabor de boca, que al final es lo que importa.
   Como son estos franceses, que incluso se permiten el lujo de contar con una estrella internacional (Diane Kruger) para protagonizar una de sus apuestas. Y claro, no hacía falta demasiado para que la cosa saliese bien. Que envidia me da el cine francés, aunque seguramente algún bloguero del país vecino esté diciendo lo opuesto. Seguramente aquí no empezaremos a apreciar nuestro cine hasta que nos quedemos sin el. Sé que no llegan todas las pelis aquí, pero todo lo que llega, y es bastante, es bueno. Y las comedias son verdaderas historias novedosas que por fin, se salen de los típicos almíbares pastelosos norteamericanos, que no dejan de ser pastelería industrial, frente a la nueva comedia francesa, recién sacada de un obrador artesanal que deja un regusto dulce y fresco.
   Diane Kruger, que con esa elegancia que aporta a todos sus papeles se ha convertido en una de mis ídolas últimamente (principalmente por su papel en la serie "The Bridge"), a la que conocimos en la muy divertida y entretenida "La búsqueda" junto al amigo de las pelucas, Nicholas Cage, y que años después aparecería en la fantástica "Malditos Bastardos". Es una de esas actrices todoterreno que se atreve con lo que le pongan por delante, y supera el reto siempre con un sobresaliente. Sólo le queda coger ese papel que le permita dar el salto para convertirse en una megaestrella.
   En definitiva, una peli divertida de esas para ver un domingo por la tarde con mantita y palomitas en casa...

viernes, 13 de diciembre de 2013

Utopia

   Misterio. Es la palabra que define "Utopía". Basta ver el primer episodio para quedarte con ganas de mucho más, principalmente porque no te enteras de que va hasta que no llegas al tercer episodio. Pero como pasan cosas tan extrañas y cuenta con unos personajes tan peculiares (aquí cada uno tiene lo suyo) pues como que el cuerpo te pide saber más. Pero en realidad lo que se te mete en la cabeza y no se te va es la música, tan misteriosa como la trama pero, además, hipnótica.
   "Utopía" cuenta la historia de un grupo de personas que por distintos motivos conoce la existencia de un cómic del mismo nombre, que supuestamente contiene información sobre unos experimentos que se están llevando a cabo contra la humanidad por parte de un grupo secreto llamado "La red", que se encuentra infiltrado incluso en los gobiernos, cuyo objetivo es desconocido. El cómic fue escrito por un investigador que comenzó formando parte de los experimentos, pero al percibir el objetivo final, fue encerrado en un psiquiátrico, donde escondió todo lo que sabía en los dibujos que forman el objeto de deseo de todos los protagonistas.
   Y si al misterio y la música le pones unos giros enrevesados de guion que te dejan la boca abierta en más de una ocasión, un buen puñado de violencia (algunas escenas flipantes) y desparrame de sangre y unos toques de sexo, pues ya tienes entretenimiento, y por seis capítulos oiga!!!
   Así que si os gustan las teorías conspiranoides, las cosas medio raras y las series inglesas que últimamente están entre mis muy favoritas ("Sherlock", "Black Mirror") no dejéis de ver "Utopía", que además os deslumbrará con su universo colorido, en el que el verde de la hierba es verde, el azul del cielo es azul resplandeciente y la sangre es roja brillante.

domingo, 8 de diciembre de 2013

Pacific Rim

   Reconozco que no las tenía todas conmigo. No por nada, pero no le acabo de coger el punto a las pelis de Guillermo del Toro. Al final todas acaban dejándome frío (bueno, "El laberinto del fauno" me dejó a medias), porque en todas ellas se repiten elementos comunes que supongo no acaban de gustarme: oscuridad, Ron Perlman, etc. Así que cuando me enteré que Guillermo del Toro se apartaba del rodaje de "El Hobbit" para rodar "Pacific Rim" como que me alegré. Hay cosas que no se pueden dejar al libre albedrío de los hombres, y la Tierra Media es una de ellas, sólo accesible para el universo creado por Peter Jackson a través de los libros de J.R.R Tolkien.
   Así que mis reticencias iniciales y yo nos dispusimos a ver "Pacific Rim" sin esperar demasiado. Pero he de reconocer que me sorprendí: visualmente apabullante cuando aparecen los Jaegers (los robots) en sus luchas contra los Kaiju (los monstruos), estas escenas te piden más reparto de hostias y menos historias y diálogos intermedios, que al final no hacen más que alargar la espera hasta poder verlos de nuevo en acción.
   Una especie de lucha entre los herederos de Mazinger Z y los descendientes de Godzilla, que cómo no, tiene su principal escenario en las calles de Hong Kong, aunque en esta ocasión no parecen simples maquetas, sino que se han gastado la pasta en crear digitalmente espacios para destruir. Pero lo que más me llamó la atención es la sensación de pesadez que transmiten las colosales criaturas: seguramente sea una gilipollez, pero imagino que para transmitir esa sensación, los quebraderos de cabeza de los programadores habrán sido bastantes.
   Eso sí, no falta el discursito motivador típicamente americano, esta vez por parte de Idris Elba, para arengar a las huestes humanas en la batalla final; ni tampoco la presencia de Ron Perlman (aunque en un personaje menor); ni el cameo de Santiago Segura, con pequeño diálogo incluido.
   En definitiva, una peli entretenida mientras están los bichos en pantalla, que baja mucho el listón cuando desaparecen.  

sábado, 7 de diciembre de 2013

Ángeles y demonios (Angels & Demons)

   Sí, me gustan los libros de Dan Brown. Pero como toda regla tiene su excepción la mía en este caso es "La conspiración", que me parece un truño de los gordos. Pero el resto de libros de Brown, especialmente los protagonizados por Robert Landong, son historias con ritmo de las que siempre se aprende algún dato, por absurdo que pueda parecer. No entro a discutir si son demasiado fantasiosos o tienen giros evidentes y forzados al mismo tiempo. El caso es que son muy entretenidos.
   Y sí, también me gustan las pelis que ha dirigido Ron Howard y protagonizado Tom Hanks sobre los libros de Dan Brown. Son entretenidas, tienen ritmo y generan controversia, como ya hicieron los libros en los que se basan. ¿Qué más se puede pedir?
   Si en "El código Da Vinci" la obsesión era encontrar el Santo Grial, en "Ángeles y demonios" Robert Landong pretende salvar la ciudad/estado del Vaticano de una amenaza que ha estado más de 400 años latente, los Iluminati, un grupo de científicos que, hartos de la supremacía de la iglesia católica, deciden poner a la ciencia por encima de toda creencia religiosa.
   Aunque la trama pueda resultar demasiado fantástica (que lo es), también es cierto que Howard consigue crear una auténtica aventura a contrarreloj por las calles de Roma con un ritmo frenético, con un par de parones suficientes para poder retomar el aliento y ponerse en marcha de nuevo. Quizás, lo que más me gusta de la peli es poder visitar los lugares por los que pude pasear días después del rodaje de la peli: estar a las puertas del panteón, disfrutar de la fuente de los cuatro ríos en la Plaza Navona, ...
   Para 2015 está previsto el estreno de la próxima peli basada en un libro de Dan Brown: Inferno. Un recorrido por la obra de Dante, la "Divina Comedia", de nuevo por Italia (aunque esta vez por varias ciudades) donde la amenaza esta vez es para toda la humanidad.
   En definitiva, "Ángeles y demonios" es una peli muy entretenida en la que el ritmo no decae, que no gustará a aquellos que siempre buscan tres pies al gato...
 

domingo, 1 de diciembre de 2013

Bienvenidos al fin del mundo (The World's End)

   Mira que me gustó "Arma fatal", con su burla hacia toda peli del género policíaco que se precie, no dejando títere con cabeza y haciendo pasar un rato realmente divertido a este sencillo espectador. Así conocí a Simon Pegg y a Nick Frost, y claro, me quedé con ganas de mucho más. Así que a por "Zombies party" que fui, y disfruté aún más con una parodia de las pelis de zombies que hace que mueras, pero de risa, viendo a un par de elementos rodeados de no muertos como si no pasara nada. Ambas pelis tiene eso, un sentido del humor británico que contagia a las películas en su conjunto, y pese a la poca seriedad que demuestran, son mucho más en su interior de lo que parece, pues no dejan de hacer una crítica a la sociedad en aspectos tangentes a la trama original de cada una de ellas.
   "Zombies party" y "Arma fatal" (por este orden) son los dos primeros episodios de la llamada "Trilogía del Cornetto" (algo que empezó como coña y acabó convirtiéndose en uno de los elementos clave de todas las pelis, porque en una de las escenas siempre es protagonista uno de los helados de Frigo, y en cada peli es de un sabor). La tercera parte y que pone el broche final a la trilogía es "Bienvenidos al fin del mundo"
   Personalmente, me parece la más floja de las tres, quizás porque la ida de olla del guión es de proporciones demasiado asumibles para una persona racional. O quizás porque en el fondo, el mensaje que transmite es el más serio de las tres: cualquier tiempo pasado fue mejor, pero no deja de ser una de las páginas de nuestras vidas que hemos de pasar para poder seguir avanzando y no alimentarnos exclusivamente de lo que una vez fuimos o imaginamos querer ser. Todo tiene su tiempo y su momento, y hay cosas que por mucho que nos empeñemos, hemos de dejar pasar, aunque lo hagamos con una mirada nostálgica y con una lagrimilla recorriendo los surcos de la cara, que al posarse en tus labios te deje un sabor salado que jamás olvidarás.
   "Bienvenidos al fin del mundo" cuenta la historia de cinco amigos de la adolescencia que se vuelven a reunir tras veinte años sin verse para correrse la noche de juerga que en el pasado no lograron finalizar. Pero al volver a su localidad de origen, poco a poco se darán cuenta que no todo es lo mismo...
   Con toques de "El pueblo de los malditos" y "La guerra de los mundos", "Bienvenidos al fin del mundo" deja momentos divertidos, pero de mitad de película hacia adelante se convierte en un desvaríe de dimensiones gigantescas, que dejan en conjunto un buen sabor de boca, aunque no recomendado a todos los paladares...

sábado, 30 de noviembre de 2013

Tres bodas de más

   Una peli que comienza con el "Pavo Real" de José Luis Rodríguez "El Puma" promete ser divertida. "Tres bodas de más" lo es. Y bastante. Es una de esas pelis que si estuviera protagonizada por Renée Zellweger y Hugh Grant sería un éxito de taquilla seguro. Pero en el cine patrio estamos empezando a hacer comedias hasta hace bien poco impensables por tener un sentido del humor políticamente incorrecto, pero que si se interpreta como hay que hacerlo resulta la mar de divertido. Si a todo esto le añades unos diálogos que bien podrían estar inspirados en alguna de las comedias de los Farrelly, ya tienes una comedia con la que pasar un muy buen rato.
   "Tres bodas de más" tiene como total y absoluta protagonista a Inma Cuesta, una actriz que demuestra ser un todoterreno en el arte de la interpretación con su primer personaje protagonista de comedia. Seguramente se trate de la intérprete más versátil del cine patrio actual, que tan pronto se maneja de maravilla en un drama de acción ("Invasor"), como se convierte en una reina de la copla ("Blancanieves"), es protagonista en una serie de éxito ("Águila roja") o es capaz de entonarse unas notas de "Carrie" mientras conduce (en una de esas escenas copiadas de otras películas que siempre funciona, consistente en que la actriz o actor de turno maten sus penas cantando a grito pelao un hit de la historia de la música mientras van conduciendo para matar penas).
   Y qué decir de Quim Gutiérrez, que este año ha aparecido en un montón de películas, desde comedias locas ("Quién mató a Bambi?"), thrillers postapocalípticos ("Los últimos días") o comedias dramáticas ("La gran familia española"). Es un tipo que da el perfil de normalidad en todas y cada una de sus interpretaciones, y me parece que aporta un punto de simpatía difícil de conseguir.
   El resto del reparto lo forman Martín Rivas, uno de los innumerables actores jóvenes nacidos de las series adolescentes de éxito; Paco León, al que no le hace falta demasiado para sacar una sonrisa al espectador; y la sorpresa de la peli, Berto Romero, que demuestra tener una buena base para la comedia, que ni con bigote te lo puedes tomar en serio.
  En definitiva, una peli entretenida y divertida, con gags de Rossy de Palma incluidos, donde la música acompaña a las risas desde el primer momento. Recomendeibol...

domingo, 24 de noviembre de 2013

La cabaña en el bosque (The Cabin in the Woods)

   Aunque rebosen los tópicos del cine de terror por cada uno de los fotogramas, "La cabaña en el bosque" pretende ser algo más. La amalgama de situaciones y personajes vistos con anterioridad en cualquier peli de terror juvenil cuentan en esta ocasión con una situación nunca antes vista: ¿y si toda la carnicería que nos muestran en este tipo de pelis fuese manejada por alguien externo sin que nadie nunca se haya dado cuenta?
   El caso es que nada más comenzar te crea un desconcierto que exige a tu curiosidad continuar mirando la pantalla. Y de repente, como si fuese un pestañeo, aparece una jovencita universitaria en bragas y ya sabes que estás ante la típica película de terror juvenil, y lo que fue una situación chocante se queda en el limbo de la mente, aunque sabes que de buenas a primeras volverá. Pero la combinación de intriga por una situación ajena a la peli de terror se va hilvanando con ésta hasta conseguir dar una sensación de conjunto, que lamentablemente se quiebra al final.
   Podría ser como esas situaciones en las que te empeñas en hacer algo muy bien, y comienzas con esmero y cuidado, donde todo cuadra perfectamente en tus planes. Pero con el transcurso del tiempo la perfección se va volviendo cada vez más laxa, hasta que llega a tu mente la idea de acabar lo que estás haciendo esté como esté. Así somos en este país, y en esto nos han copiado. El último cuarto de película es un despiporre de sangre y despropósitos que no deja de ser un parche para una historia que comenzó muy bien.
   También os digo: si lo que queréis es pasar miedo, con "La cabaña en el bosque" no lo conseguiréis. Si acaso algún susto, pero no de esos que te hacen saltar de la butaca, aunque tampoco creo que sea el objetivo de la peli.
   En definitiva, buenos propósitos, buenos cimientos, remates reguleros...

lunes, 18 de noviembre de 2013

Expediente Warren: The Conjuring (The Conjuring -The Warren Files-)

   ¿Por qué acojonarán tanto las muñecas? Imaginad que vais a dormir a algún sitio y os encontráis en la habitación una muñeca de esas de porcelana, sentada en una sillita mirando hacia la cama, cuando justamente al girarte y abrir los ojos un momento te encuentras con la mirada de la susodicha, que sin pestañear parece que te echa una sádica sonrisa, mientras intentas esconderte debajo del edredón y seguir a lo tuyo. Pero ya no puedes. Esos ojos como luceros del alba, que te siguen allá donde vayas sin quitarte la vista, por muchas capas de tela que te pongas por encima: si te asomas por cualquier resquicio que inconscientemente hayas dejado sin tapar allí estarán mirándote, planeando como asesinarte, inmóvil. Y ya si está sentada en una mecedora y ésta se mueve ligeramente olvídate de dormir en lo que queda de noches que tengas que pasar allí. Porque claro, tu tan machote no vas a meter a la muñeca en el armario, por el que dirán. Así que te jodes, no se vaya a romper tu apariencia de valiente, y como te estés meando intentas levantarte sin tener que abrir los ojos para no encontrar su dichosa mirada, dejándote los dedos de los pies hechos trizas al chocarte con todo lo que te pilla de paso, mientras vas con los brazos por delante para no comerte la pared. ¿De qué harán los ojos de las muñecas, para que parezca que te miran allá donde quiera que estés?
   Pues si, "Expediente Warren" tiene muñeca. Al inicio para ser más concretos, porque no es la protagonista de la peli. Y da muy mal rollo. Fijaos si acojonará que han decidido hacer una peli sólo para ella, a lo Chucky. Pero esta acojona más. Es como si a Monchito (ese muñeco de José Luis Moreno) le hubiesen puesto peluca y un traje de cristianar.
   Luego ya es una sucesión de tópicos del género, con su historia truculenta de espíritus vagando por una casa que cruje, con su sótano lleno de telarañas y mierda dónde los antiguos habitantes cometieron sus crímenes y jamás pasaron ni una trapo ni una escoba, y claro, se les cerró la posibilidad de descansar en paz para siempre. Lo que pasa es que en la casa vive un matrimonio con sus cinco hijas, y empiezan a pasar cosas muy raras, pero ellos siguen viviendo allí, a pesar del olor a azufre que persiste en la casa, que ni el Brise es capaz de eliminar por mucho que programen el dispensador cada 30 segundos. Entonces es cuando llaman a unos psicólogos que van persiguiendo el mal de allá para acá, y que equipados con todo lo necesario, van a cabrear aún más a los pobres espíritus, que lo único que quieren es matar a alguien más para compartir la roña del sótano.
   Fuera de coñas "Expediente Warren" me pareció entretenida, con algunos sustos de esos que te dejan el cuerpo como cuando te da un escalofrío, con escenas que rememoran imágenes de "Poltergeist". Pero como os dije antes, lo mejor de la peli es la muñeca, de la que pronto tendremos más noticias...

domingo, 10 de noviembre de 2013

El camino de vuelta (The Way, Way Back)

    Dependiendo del estado de ánimo que tengas, se puede definir "El camino de vuelta" bien como una comedia con toques amargos, bien como un drama con toques dulces. Yo de momento la voy a meter en el saco de las comedias, porque al final acabas pasando un buen rato, aunque no haya momentos desternillantes ni escenas que acaben con una carcajada. Pero siempre te hace tener una sonrisa en la comisura de los labios. Es como esos bombones con un chocolate superfino que cuando te lo metes en la boca te llenan el paladar con su adictivo sabor, pero que al morderlo inunda todo con el relleno de licor que te hace entornar los ojos por lo fuerte que está, pero que hace que al final la combinación deje un buen sabor de boca.
   "El camino de vuelta" habla de la dureza de los primeros años de la adolescencia para un chaval que se siente incomprendido mientras ve que el mundo que le rodea se desmorona a su alrededor sin que nadie haga nada por evitarlo, a pesar de los gritos de auxilio mudos que lanza el muchacho y que nadie sabe captar. O casi nadie. Porque cuando alguien capta el S.O.S y le lanza un salvavidas, el chaval demuestra realmente que sólo le faltaba un empujoncito, una palmadita en la espalda para encontrar su propia felicidad. Pero siempre acabará existiendo en su círculo más cercano alguien que le siga poniendo la zancadilla.
   Si hay que destacar a alguien en la peli, ese es Sam Rockwell, que interpreta a un adulto con el síndrome de Peter Pan  a flor de piel que no me extrañaría nada que estuviese nominado al Oscar al mejor actor secundario. Su interpretación es el pilar de apoyo del resto de personajes, mientras que Steve Carell es el contrapunto perfecto, aunque lejos del histrionismo que desprende en otras películas.
   En definitiva, una peli con matices y buenas interpretaciones, diferente, pero que quedará en el olvido tan abarrotado que tiene el mundo del cine.

miércoles, 6 de noviembre de 2013

¿Quién mató a Bambi?

   Ahora que está tan de moda hablar del cine español por los más variados motivos (que si la gente no va al cine, que si es muy caro y con la Fiesta del Cine se ha demostrado que si baja de precio la gente iría más a las salas, que si la calidad de nuestras películas...) me gustaría reflexionar sobre lo que realmente supone el cine en general para la inmensa mayoría de la sociedad, entre los que me incluyo: yo cuando voy al cine lo hago para disfrutar, para intentar olvidarme por un rato de la rutina diaria intentando introducirme en unas historias que te hagan sentir parte de la narración, aunque sea como un voyeur que se asoma a la barandilla de la vida y que quiere absorber en la memoria todo aquello que ve como un simple espectador.
   Pues bien, ¿Quién mató a Bambi? es una de esas películas con las que no te queda más remedio que pasarlo bien, por muchas reticencias que tengas a verla. Olvidaros de que se trata de una peli española, no le busquéis los tres pies al gato y dejaros inundar por el gamberrismo y la diversión que desprende cada secuencia sin buscarle una lógica a nada de lo que suceda, porque no la tiene. ¿Quién mató a Bambi? es una peli hecha para el disfrute total del espectador desde la ausencia de pretensiones y basada en el buenrrollismo que desprende cada uno de los personajes.
   ¿Por qué vais al cine a ver americanadas del mismo tipo y no vais a ver algo parecido o mejor del cine patrio? No digo que no se pueda ir a ver comedias americanas, que hay de todo, como en botica (por poneros un ejemplo me gustó mucho "Los becarios"). Lo que pretendo decir es que basta ya de estereotipar nuestro cine como casposo, dejar los prejuicios en la taquilla y por una vez entrar a ver aquella peli española en cartelera que os llama la atención pero que porque un actor te caiga mal o penséis que sea una chorrada jamás pensarías en ver. Vamos a ayudarnos entre nosotros un poquito, que es algo de lo que nos falta en este país, porque cuanto más nos apoyemos, de más y mejores películas vamos a poder disfrutar. Me jode decirlo, pero me da mucha envidia el cine francés. ¿Cuántas pelis francesas de calidad habéis visto en los últimos años? Un porrón. ¿Por qué? Porque van todos los franceses al cine a ver sus propias películas. Hacen que lo que funciona en casa le sirva para coger impulso y mostrarse fuera.
   No os voy a contar de qué va ¿Quién mató a Bambi?, porque entre otras cosas me sería difícil. Sólo os diré que tiene reticencias al mundo absurdo de José Luis Cuerda, un señor que hace algunos años, en algún lugar de La Mancha llamado Albacete rodó la que se ha considerado mejor película española, "Amanece, que no es poco".
   Así que hala, irse todo el mundo al cine a reíros un poquito, que nunca viene mal.

sábado, 2 de noviembre de 2013

Una cuestión de tiempo (About Time)

 
   Llamadme moña, pero da gusto ver películas hechas con tanto tacto y tan buen gusto como "Una cuestión de tiempo", que a pesar de encuadrarse dentro de lo llamado "comedia romántica", no caiga en los clichés habituales de los pasteles empalagosos que atragantan hasta un cursi. "Una cuestión de tiempo" se atreve a mezclar el género con elementos clásicos de la ciencia ficción...y funciona!!!
   Y lo hace porque aborda una historia muy cuidada desde la naturalidad que le aportan todos los personajes, sin forzar enrevesadas situaciones para buscar un final previsible, ni artilugios ficticios basados en efectos especiales.  La comodidad de los actores traspasa la pantalla, haciéndote pasear a su lado sin poder abandonar la  sonrisa en las dos horas que dura la peli. Te encuentras a un protagonista (Domhnall Gleeson) al que te hubiera gustado conocer para considerarlo tu amigo de toda la vida, y a una de las actrices más guapas de su generación (Rachel McAdams), que con solo una sonrisa consigue enamorar al espectador. Mención aparte merece Bill Nighy, que interpreta al padre del protagonista, que trasmite carisma con cada uno de los movimientos de cadera que hace, como siempre que puede.
   Richard Curtis nos trae uno de sus guiones que dejan huella, como ya hizo con la colosal "Love Actually" (ya he comentado alguna vez que es una de mis cinco películas favoritas de todos los tiempos). Calificada como simplona y sensiblera por esa parte de la crítica de los gustos amargos, "Una cuestión de tiempo" nos deja frases que siempre has tenido en mente pero jamás supiste expresar, por muy obvia que pueda resultar como puede ser "nadie nos enseña a amar, y tampoco a tener miedo". Son esos pequeños detalles los que dan calidad a los guiones de las películas de Richard Curtis ("Cuatro bodas y un funeral" - aunque esta no me haga demasiada gracia, aunque tendré que revisitarla porque hace demasiado que no la veo -, "Notting Hill") que hacen de la elegancia su sello característico. Y para acompañar al conjunto, como siempre, una banda sonora de auténtico lujo que consigue inundar el ambiente de romanticismo.
   Os cuento de qué va: Al cumplir los veintiún años, Tim (Domhnall Gleeson) descubre que puede viajar en el tiempo, por lo que decide aprovechar su don para conquistar a Mary (Rachel McAdams). No os cuento nada más ni os desvelo nada que no se pueda ver en el trailer, os dejo que la sintáis y experimentéis por vosotros mismos. No va a defraudar a los paladares más exigentes.   

Hijos del Tercer Reich (Unsere Mütter, unsere Väter)

   Últimamente me he aficionado a los documentales sobre la II Guerra Mundial. Después de ver los magníficos seis episodios de "Apocalipsis: la Segunda Guerra Mundial", en los que se narran, con imágenes y documentos inéditos, las distintas fases por las que atravesó la contienda, se pueden encontrar infinidad de documentales en los que se muestra de una manera siempre aproximada la barbarie iniciada en la década de los '30 por Adolf Hitler y sus seguidores.
   Lo que ya no me gustan tanto son ese tipo de documentales en los que actores interpretan escenas de lo que debió ser, mientras una voz en off va contando la escena. Por muy buena que sea la representación y la reconstrucción, al final siempre me parece que se resquebraja todo precisamente por la manera de contar las cosas.
   Y qué decir de las películas que se han hecho con la excusa de la II GM como telón de fondo para contarnos historias a modo de tesela que forma parte del mosaico que supuso la mayor barbarie comenzada por el ser humano. Alguna de ellas magníficas y conmovedoras. Para mi la mejor, sin dejar lugar a la mínima duda es "La lista de Schlinder", y luego a una distancia prudencial "El pianista" o "El hundimiento".
   "Hijos del Tercer Reich" es otro hito, una aproximación a ras de suelo de la vida de un grupo de amigos que desarrollaron papeles diferentes a lo largo de los años de contienda. Con un diseño de producción milimétrico, en lo que supone una de las reconstrucciones más acertadas de multitud de escenarios, vestuarios y localizaciones, "Hijos del Tercer Reich" además logra remover conciencias. Cuenta la historia de un grupo de amigos, que en el verano de 1941 se despiden para afrontar la guerra desde distintos puntos de vista: dos de ellos, hermanos, marchan al frente con distintos roles: uno de ellos, con experiencia militar, teniente de su regimiento, idolatrado por sus hombres y sus superiores por su buena planificación de las acciones que se le ordenan, mientras que su hermano pequeño, aún adolescente, no sabe dónde se embarca. El miedo le tiene agarrotado, lo que le hace tener problemas con sus compañeros de regimiento. Otra de las protagonistas también marcha al frente, pero como enfermera, donde se topará de frente con la crueldad del hombre, ya no sólo de aquel que dispara desde del otro bando, sino desde dentro de su propio bando. Otra de las chicas del grupo vivirá la guerra desde Berlín, convirtiéndose en una de las contantes de moda, mientras que su novio, el último miembro del grupo, pretende quedarse también en Berlín, como modisto judio. Pero pasa lo que tiene que pasar: con el transcurso de la guerra, las conciencias, pensamientos y comportamiento de cada uno de ellos va cambiando, hasta transformarse en algo que jamás imaginaron llegar a ser.
   Personalmente me ha recordado mucho a una de las tramas del último libro de Ken Follet, "El invierno del mundo" (el segundo sobre su trilogía del siglo XX), que transcurre en Berlín y en los distintos frentes en los que batalló el ejército nazi, repitiéndose escenas que ya había imaginado en mi mente de manera prácticamente igual a lo que he visto en los tres capítulos que forman la serie. Os animo a leer los libros y por supuesto a ver estos tres capítulos de hora y media cada uno, que muestran de manera gráfica que aquello del raciocinio no es algo que siempre esté presente en la raza humana.

sábado, 26 de octubre de 2013

Guerra Mundial Z (World War Z)

   Que lo zombie está de moda no es novedad. Desde hace algunos años, coincidiendo con el estreno de "The Walking Dead", es el disfraz más utilizado en toda fiesta de Halloween que se precie. Y también es cierto que hay veces que la realidad supera a la ficción, y un sábado por la mañana cuando sales a echar unas carreritas te encuentras a un grupo de gente demasiado desaliñada como para haberse levantado recientemente, que arrastran los pies al caminar y que no siguen una línea recta, después de haberse pasado la noche tomando "cerebritos" (esa bebida en forma de chupito a base de granadina y Baileys).
   Pero lo zombie empezó hace mucho, y en blanco y negro, con "La noche de los muertos vivientes", una peli hecha con cuatro duros y que se convirtió con el paso de los años en una peli de culto. Luego llego el "Thriller" de Michael Jackson, y por último, el Resident Evil y demás videojuegos en los que te dejabas los dedos de tanto apretar el gatillo para acabar con las hordas de no-muertos.
   En "Guerra Mundial Z" los zombies corren, y mucho. Se lanzan a por toda persona viva en una adaptación  macabra del "tu la llevas", en la que el objetivo es que la lleve todo el planeta. Pero no han contado con Brad Pitt, un experto investigador de la OMS que se embarca en la búsqueda de la vacuna antizombie. "Guerra Mundial Z" da un paso más en las pelis apocalípticas sin salirse demasiado del convencionalismo, a excepción del tacto utilizado: no es una típica peli gore, no hay sangre por doquier como suele ser el caso. Son zombies de esos que no salpican y lo dejan todo perdido. Pero a cambio corren que se las pelan.
   En definitiva, que esperaba bastante más, pero no deja de ser una peli entretenida a la que no hay que buscarle intención alguna, en la que el final resulta bastante plano, soso, pero que da la oportunidad de abrir una nueva franquicia de esas que tanto gustan al espectador...

domingo, 20 de octubre de 2013

The Film Symphony Orchestra

   ¡Qué maravilla! ¡Qué manera de disfrutar escuchando las mejores bandas sonoras! Un regalo para los oídos y para el corazón. Lo primero que tengo que hacer es agradecer a la Film Symphony Orchestra la invitación para asistir a un concierto de este tipo, en un marco inmejorable, el Auditorio Nacional de Madrid. Mis expectativas eran muy altas, porque asistí convencido de que todo lo que allí iba a ocurrir me iba a encantar. Pero el conjunto de músicos que forman esta magnífica orquesta superaron con creces mis pensamientos y, como ocurre en el cine, consiguieron hacer volar la imaginación.
   Todo empezó con "Star Wars". Y se me pusieron los pelos de punta. Me hicieron ver al Halcón Milenario surcando el espacio, mientras de fondo se escuchaban los sables láser de Obi-Wan-Kenobi y Darth Vader. Después llegó el turno de la magia de "Harry Potter", en una de las interpretaciones sorpresa de la noche. Aquí si que hizo magia John Williams al componer este tema, que empieza con mucha calma, pero que poco a poco se convierte en una explosión de sonido magistral que cuando termina deja con ganas de mucho más. Y llegó el turno de viajar en el tiempo a la época romana para escuchar la música de "Gladiator" y revivir las colosales peleas a muerte en el Coliseo, y sentir la muerte de Máximo Décimo Meridio como si estuviese allí mismo. Y con la música como máquina del tiempo, nos trasladamos a la isla Nublar con destino al "Parque Jurásico". Y con esta increíble melodía John Williams volvió a demostrar porque es el mejor compositor de bandas sonoras de la historia. Estoy convencido de que sin su música, muchas de las películas a las que ha acompañado no hubieran tenido el éxito del que gozaron, gozan y gozarán a través de los tiempos. Después nos vamos a hacer un viaje en avioneta para visitar "Memorias de África", una de mis bandas sonoras favoritas de toda la vida. Y de nuevo nos vamos de viaje, esta vez al espacio, a acompañar a los tripulantes del Apolo XIII, en aquella melodía que desprende aroma a heroicidad acompañado por patriotismo, que casi parece un himno nacional como homenaje a aquellos que hacen cosas increíbles siempre pensando en hacer un mundo mejor. Y para despedir la primera parte del concierto toca viajar hacia Nunca Jamás, a escuchar la música de "Hook" (que aunque sea el mayor bodrio de Steven Spielberg, la música de John Williams es lo mejor de la peli).
   La segunda parte no puede empezar mejor: nos ponemos el esmoquin de James Bond y allá vamos. Y llegamos al momento más emotivo de la noche, con la música y el violín de "La lista de Schlinder", que te hace estremecer como lo hace la película cada vez que la ves. Y de repente, te ves navegando por los mares del sur y te das cuenta de lo buena que es la música de "Piratas del Caribe", faltando sólo que Jack Sparrow se pasease con sus andares característicos entre los músicos. Y sin salir del agua, llega lo que para mi fue el momento estelar de la noche: "Tiburón". Como escarpias se me pusieron los pelos, qué intensidad!!! Para relajar el ambiente fuimos a visitar a John Dumbar al oeste americano, y las melodías de "Bailando con lobos". Y llegó otro de los momentos memorables de la noche: La marcha imperial de "El imperio contraataca". A los que os guste el universo Star Wars hacerme caso: no perdáis la oportunidad de escuchar en directo cómo se interpreta la marcha imperial. Como diría Chicote, vais a alucinar pepinillos. Y si cuando termina una, la que empieza a continuación es el tema de "Indiana Jones", pues es el acabose. Qué manera de tocar la trompeta!!! Y para terminar, volvemos a ser niños que se hacen amigos de un extraterrestre, con la música de "ET". Y cuando todo termina, la explosión de aplausos, con la que los que estábamos presentes conseguimos nada menos que tres bises, que pasa saber cuáles fueron, tendréis que acudir a un concierto.
   En definitiva, una de las mejores experiencias que he vivido, dos horas repletas de música y buen gusto aunadas en un auditorio en el que no cabía un alfiler. Cuando a la gente le ofreces lo que quiere, suele responder. Una manera de acercar la música sinfónica a la gente que normalmente no la escucha, y que con este tipo de propuestas innovadoras consigue atraer a personas que normalmente se mantienen alejadas de propuestas mucho más clásicas. Toda una vivencia que espero poder disfrutar durante muchos años.

martes, 8 de octubre de 2013

Capitán Phillips (Captain Phillips)

   Descomunal. Así es "Capitán Phillips". Una lección de cómo hacer una peli de acción acercándonos al realismo. De una situación lamentablemente habitual, Paul Greengrass se ha sacado de la manga una autentica maravilla del cine actual utilizando a Tom Hanks como hombre normal que, aunque superado por las circunstancias, siempre mantiene una parte de su mente activa y en pleno funcionamiento para, aun estando acorralado, sacar ventaja de la situación.
   El caso es que a pesar de la innumerable cifra de secuestros de barcos ocurridos en la zona del cuerno de África, los propietarios de dichos buques continúan apostando por no llevar a bordo personal especializado en el manejo de este tipo de asuntos y unas medidas de seguridad verdaderamente eficientes que dejen a salvo al menos a las tripulaciones. De esto va "Capitán Phillips". De esto y de las mafias que obligan a unos pescadores a jugarse la vida asaltando barcos a costa de amenazar a sus familias.
   Greengrass tiene el toque perfecto a la hora de dirigir este tipo de películas, porque les aporta un toque de normalidad que ningún otro director es capaz de dar, haciendo que te creas las escenas de acción a pies juntillas, y acercando al espectador a situaciones que difícilmente podría imaginar. Si en las pelis de la saga Bourne el toque podría verse difuminado al tratarse de historias de pseudo ciencia ficción, en "United 93" ya nos aproximó a unos hechos reales conocidos por todo el mundo, y en "Green Zone" puso el punto sobre la dolorosa e infructuosa búsqueda de armas de destrucción masiva que originó la guerra de Irak. Aunque ahora que lo pienso este año he visto otra peli que tiene un toque parecido, aunque distinto, pero con una visión en conjunto común: "La hora más oscura".
   Y luego está lo de Tom Hanks. Uno de esos actores de toda la historia del cine que se pueden contar con los dedos de una mano que a través del talento dan una credibilidad a sus personajes que te hacen dudar sobre cuál será su verdadero yo. La mimetización con aquello que pretenden representar es tal que incluso asusta. Talento, que unido al trabajo tienen como consecuencia el reconocimiento del gremio y de aquellos a los que nos gusta el cine. Imagino que estará nominado al Oscar como mejor actor, no puede ser de otra manera.
   En definitiva, "Capitán Phillips" es, sin duda, una de las pelis del año, así que no dejéis de ir al cine a verla, porque os aseguro que merece la pena, y mucho.

lunes, 7 de octubre de 2013

The Bridge

   Al acabar la primera temporada de "The Bridge" te das cuenta que lo que empezó siendo una cosa se ha acabado convirtiendo en otra, quizás mejor que la inicial. Si en el primer episodio se muestran todas las cartas sobre la mesa, poco a poco las cartas se han ido volviendo, tornándose difuminadas por un polvo del desierto mexicano que no hace más que impedirte la visión de algo que antes parecía cristalino, como un truco tamariziense de esos que siempre nos dejaron la boca abierta. Y  de repente te ves inmerso en una trama de corrupción, tráfico de drogar, muerte, secuestros, sol y polvo, al que sólo son capaces de hacer frente un buen sombrero de cowboy y unas botas camperas.
   Para dar sentido a la trama había que utilizar un gancho. Pero el gancho debía cumplir una doble función: de una parte, algo que te atrape por su constancia, agudeza e ingenio. Por otra parte, para mantenerte alejado, una alucinante falta de empatía hacia todo lo que le rodea, sin tener en cuenta sentimientos o situaciones. Y han dado en el clavo al elegir como gancho a Diane Kruger. Una policía sin escrúpulos y sin más vida que su trabajo, que ve como cambia su mundo al tener que hacer equipo con un policía de otro país, donde las reglas son tomadas con la mayor laxidad posible, y lo más importante no es el trabajo, sino subsistir en una sociedad rodeada de violencia en cualquiera de sus formas.
   ¿Y de qué va esto? Pues un cadáver aparece colocado justo sobre la línea que separa Estados Unidos y México. Una juez es la víctima, pero no se encuentra móvil. Por otra parte, todo apunta a las mafias asesinas de mujeres en Ciudad Juárez. Para investigar el caso, las policías de ambos países decide colaborar, pero nada será fácil.
   Muy muy recomendable, con un capítulo, el 11, de los mejores de la historia de la tele...

domingo, 6 de octubre de 2013

Caza al asesino (The Frozen Ground)

   Siempre que me pongo a ver una peli nueva de Nicolas Cage pienso lo mismo: ¿qué peinado estrafalario toca ahora? Pero, en "Caza al asesino" el peinado es más bien tirando a normalito. Y la peli no está mal del todo, aunque no deja de ser algo, que como ocurre últimamente, ya hemos visto. No se que tienen las pelis de este tipo que me hacen sentir una atracción hipnótica por ellas, que al final acabo viendo aunque sólo sea para ponerle verde, que es lo que pasa en el 90% de los casos. ¿Cagemanía, Cagefobia, Cagefilia? No se bien como definirlo...
   Basada en hechos reales, "Caza al asesino" cuenta la historia de un policía que investiga una serie de desapariciones de chicas jóvenes en Alaska durante la década de los 70 y principios de los 80, donde la ausencia de ordenadores hacía que todas las investigaciones supusieran un trabajo de escritorio, de acumulación de expedientes en busca de algún rasgo en común entre casos, que permitiesen sacar alguna conclusión por la que empezar a indagar.
   "Caza al asesino" vuelve a juntar a Nicolas Cage y a John Cusack unos cuantos años después de "Con Air". Cage no está mal, en su papel prácticamente habitual (¿cuántas veces ha interpretado ya a un policía?) de protagonista de peli pseudo serie B, aproximándose cada día más a ese momento en que se convertirá, sin dudarlo, a protagonista de las películas de Antena 3 los fines de semana. Y Cusack está algo mejor, transmitiendo una frialdad con la mirada que le sirve para reivindicarse como buen actor al que aún no le ha llegado a las manos el papel que le haga dar la campanada.
   En definitiva, que si no sabéis que ver o queréis algo ligerito de digerir y que no os haga pensar mucho pues puede valer...

sábado, 5 de octubre de 2013

Bestias del sur salvaje (Beasts of the Southern Wild)

   Después de ver "Bestias del sur salvaje" me quedé como estaba. No logro entender el revuelo que supuso su estreno, y mucho menos su nominación al Oscar como mejor película. Realismo mágico dicen que muestra. Lo del realismo puede, partiendo de la base que habla de un mundo preapocalíptico en el que una inundación puede acabar con aquellos que se resisten a vivir en una ciudad, pero lo de la magia no lo vi por ninguna parte.
   Imaginaos un serie de casas apartadas de la ciudad, tan separadas entre sí que ni siquiera pueden tener la consideración de poblado o aldea, construidas en una zona pantanosa que hace que cuando llueve se vean inundadas, y aquellos que allí viven se vean despojados de lo poco que tienen una y otra vez. En una de esas casas vive una niña, de unos 6 o 7 años. Vive sola, a unos metros de la casa en la que vive su padre, casi siempre borracho. Y aquí aparece lo único que encuentro reseñable de la historia: ver el mundo a través de los ojos de una niña, como si toda la vida fuese un juego, y comprender que la falta de un adulto en la vida que te sirva de guía y guarda se ve compensada por unos sentimientos que se  expresan con una simple mirada y una conciencia de lo que se supone que se debe hacer a cada momento.
   Lo mejor de la peli la niña, nominada también al Oscar, pero al final, la peli te deja un sabor amargo, como cuando tomas un café en alguna cafetería y piensas para ti mismo que jamás volverás a tomar algo allí...













martes, 1 de octubre de 2013

Rush

   No es que sea yo un forofo de la Fórmula 1. Que sí, que si un domingo estás tirado en el sofá y de repente te encuentras con el mayor circo del mundo del motor pues aprovechas y lo ves. Eso sí, también os digo que después de unas cuantas vueltas me vuelvo remolón y cambio de canal para evitar el mareo de dar tantas vueltas y tantos grititos del comentarista de turno, y vuelvo un par de veces más hasta que termina la carrera. Y os preguntaréis ¿para qué vas al cine y ves una peli sobre la Fórmula 1?
   La respuesta es Ron Howard. Un director vilipendiado en su juventud por su carrera de actor, pero que supo reciclarse hasta volverse uno de los directores más influyentes de las últimas décadas. "Cocoon", "Willow", "Apolo XIII", "Una mente maravillosa", "Cinderella Man", "El código Da Vinci" (a mi me gustó, como también me gustó el libro), "El desafío: Frost contra Nixon", "Ángeles y demonios" (también me gustó, más incluso que la anterior adaptación del libro de Dan Brown, y para 2015 tiene previsto estrenar "Inferno", la nueva aventura de Robert Langdon). ¿Os parece poco?
   Y no fallé. "Rush" es una historia de pasión por la velocidad desde el punto de vista de dos rivales con estilos muy diferentes: James Hunt (Chris Hemsworth), puro talento, y Niki Lauda (Daniel Brühl) obsesivo y trabajador hasta la extenuación. Por eso "Rush" es una historia que tiene como escenario de fondo la Fórmula 1, pero en realidad podríamos encontrarla en cualquier otro ámbito de la vida. Lo que si es cierto es que por encima de todo, "Rush" habla del respeto que muestran dos rivales por su oponente, que ven el mundo de dos maneras totalmente opuestas.
   Mención al papelón de Daniel Brühl, que consigue, desde el primer momento, hacer que te caiga antipático, al igual que al resto de la humanidad. Atención a mi apuesta: nominado al Oscar.
   Y luego están los aspectos técnicos, con imágenes de las carreras desde dentro de un coche como nunca se han visto, ni imaginado, pensando en como los pilotos se jugaban la vida (literalmente) en cada carrera, y con un sonido atronador que consigue desconcertarte. Y esos puntos de luz laterales que tanto le gustan al Sr. Howard, como el atardecer que aparece detrás de una tormenta vespertina...

sábado, 28 de septiembre de 2013

Objetivo: La Casa Blanca (Olympus Has Fallen)

   Como les mola a los americanos destruir la Casa Blanca. Les da igual que la destrucción provenga de terroristas norcoreanos, delincuentes informáticos o alienígenas con sus megarayos devastadores. El caso es destrozar la residencia presidencial, lo que les sirve a los protagonistas y como no, al presidente, como azote para resurgir de las cenizas con más coraje del necesario para abatir a sus rivales. Lo que me hace preguntarme, ¿para cuándo una película española en la que el objetivo sea La Moncloa, donde los héroes sean un guardaespaldas y el presidente del gobierno (sea del partido que sea)? Lo malo es que aquí no nos va mucho producir cine de ciencia ficción. Pero yo tiro la piedra, no sea que no se le haya ocurrido a nadie...
   "Objetivo: La Casa Blanca" es un cliché lleno de típicos tópicos que al final consigue su objetivo: entretener, a pesar de lo que vemos esté más repetido que un capítulo de "Los Simpsons". Y cumple con otro de los requisitos de las pelis de acción americanas de esas que tienen megapromoción: si os fijáis, en todas ellas o aparece Samuel L. Jackson o Morgan Freeman. Es este le toca a éste último cumplir con su papel de secundario sempiterno presente. Gerard Butler cumple como héroe protagonista caminando entre decorados mal hechos (se percibe a la legua el cartón-piedra con el que están reconstruidas las paredes de la Casa Blanca)
   Al final todas estas pelis no dejan de intentar ser al menos un triste reflejo de la original, la que nos dejó a todos ensimismados mirando a un tipo con una camiseta abanderado ennegrecida y descalzo entre un suelo lleno de cristales intentando rescatar a su esposa de las manos de un terrorista llamado Hans Gruber. Sí, me refiero a "La jungla de cristal" de Bruce Willis y su John McLane, y su mítico yipi kai yei...

domingo, 22 de septiembre de 2013

The bay

   ¿Qué pasaría si en una pequeña localidad costera estadounidense, de esas en las que todos los restaurantes sirven como especialidad cangrejos, se ocultase el vertido de residuos radiactivos como consecuencia de una filtración en las aguas de la idílica bahía? ¿Y si a esto le añadimos un vertido descontrolado de las heces de millones de aves confinadas en fábricas relacionadas con los productos avícolas? Pues eso, que las larvas que viven tranquilamente alteradas en las aguas ven alterado su habitat natural y mutan, cual Godzillas en miniatura, y les da por atacar a los hombre, que sólo con rozar el agua ya tienen el bicho dentro, que comienza a comerles por dentro hasta transformarles en zombies hasta que ya no pueden más y mueren.
   Como la vida misma, eso es "The bay", una peli rodada como falso documental en la que unos periodistas que vivieron aquellos sucesos quieren hacerlos salir a la luz utilizando imágenes de cámara caseras, webcams, teléfonos móviles (perdón, smartphones), dando una visión peculiar, como un collage de imágenes que acaban dando una peculiar visión de conjunto. El problema es que esto ya lo hemos visto, y hace años. No había bichos, pero si fantasmas y espectros, y la campaña de comunicación viral la convirtió en una de las pelis más rentables de la historia. Se llamó "El proyecto de la bruja de Blair", y ya nos mareó con sus imágenes cámara en mano.
   Otra vuelta de tuerca al género del terror a través de buscar una hiperrealidad que no llega ni siquiera a asustar, y no hará dejar de comer cangrejos a aquellos a los que les gusten. Terror ecológico lo llaman. JA. Lo único que consiguió la peli es hacer preguntarme que le ha podido pasar a Barry Levinson para embarcarse en un proyecto como este. Que este hombre ha rodado pelis como "El secreto de la pirámide", "Good morning, Vietnam", "Rain Man", "Bugsy" o "Sleepers".
   Un truño ecológico lo llamaría yo, que lo único bueno que tiene es que apenas dura poco más de una hora.

sábado, 21 de septiembre de 2013

Marido por sorpresa (The Accidental Husband)

   Lo primero que tengo que decir es que no fue elección mía ver esta peli. Para que quede claro. No porque no me gusten las comedias románticas (siempre he dicho que hay que ver todo tipo de cine), que hay algunas buenas ("Love actually" es para mi la mejor, está en mi "Top Five" de pelis de siempre), sino que no me gustan aquellas que rezuman almíbar si te fijas mínimamente en la carátula. Es lo que le pasa a "Marido por sorpresa", y por eso no me extenderé demasiado.
   ¿Por qué les gustan tanto a las chicas este tipo de pelis? En todas encuentras lo mismo: chica conoce a chico ►ambos se atraen ► hay un enredo que les separa ► milagrosamente el enredo desaparece
► acaban juntos. En esta una locutora de radio (Uma Thurman), famosa por asesorar a las chicas en temas de pareja desbarata la boda él (Jeffrey Dean Morgan, aunque si me decís que es Javier Bardem me lo creo), y éste decide vengarse. Pero el prometido de la locutora (Colin Firth) se interpondrá entre ambos. ¿Os cuento el final o ya os lo imagináis?
   En definitiva, peli que gustará al 95% del público femenino, que la disfrutará tapándose las piernas con su mantita y/o cojín mientras saborean un helado medioderretido de chocolate...
 

jueves, 19 de septiembre de 2013

La mejor oferta (La migliore offerta -The Best Offer-)

   "La mejor oferta" es la historia de una obsesión, o mejor dicho, de varias obsesiones. La obsesión que condiciona la vida de un hombre que tiene a la soledad como único acompañante, a pesar de ser una persona reconocida por la sociedad y admirada por los miembros de su profesión (propietario de una casa de subastas). Hasta que de una manera casual entra en su vida una mujer a la que no ha visto, pero que le plantea retos desconocidos para él en toda su vida, y los afronta de la única manera que sabe: como una obsesión.
   Geoffrey Rush borda el papel protagonista, dejándose llevar hasta un abismo del que consigue mantenerse siempre en el filo, aunque algún mal paso le hace asomarse al vacío. Y está Donald Sutherland, que, sinceramente, ya no se en cuantas películas le habré visto con el mismo aspecto, y cada vez con el pelo más largo y más blanco. Y también está Jim Sturgess (uno de los protas de "Atlas de las nubes") como punto de apoyo de Rush. La prota (Sylvia Hoeks) es una semidesconocida, cosa que ayuda a mantener el suspense y a ponerse en la piel de aquel que comienza su obsesión sin conocer la causa.
   Tornatore ha construido con su toque de normalidad una historia que atra y choca por partes iguales. Te enseña el caramelo, lo envuelve, lo coloca en su sitio perfectamente, pero hay un momento, una ráfaga de luz que te hace verlo de una manera distinta que te hace intuir a que sabe, y desgraciadamente recuerdas que ya lo habías probado..
   Pero si hay algo que me ha gustado de "La mejor oferta" ha sido la banda sonora. No sabía que la había compuesto Ennio Morricone hasta que lo leí en los títulos de crédito, y se me dilataron las pupilas y se afinó mi oído de repente. Y me quedé ensimismado escuchando algo que pronto me recordó a otra banda sonora que ya había escuchado en otra película, también italiana, que también trata sobre una obsesión. Escuchad la banda sonora de "La mejor oferta" y decidme si no se os parece al Adagietto de Mahler, que se repite una y otra vez, como una obsesión, en "Muerte en Venecia". Que grande es Ennio Morricone. Con 85 años y sigue creando maravillas para los oídos que te hacen olvidarte un rato de todo cuando te pones a escuchar.
   "La mejor oferta" es una muy buena peli, que se ha llevado un montón de premios. Le ha gustado hasta a Boyero. Así que no dejéis de verla.
 

domingo, 15 de septiembre de 2013

La caza (Jagten -The Hunt-)

   "La caza" es una de esas pelis incómodas, pero necesarias, debido al tema que trata: la pederastia. Pero lo hace desde un punto de vista distinto al que podríamos pensar, porque no supone un enfoque directo hacia el autor de una de las mayores aberraciones de la que es capaz una persona, sino que lo hace de un modo tangencial, poniendo de manifiesto otro de los errores de los que abusa el ser humano: prejuzgar a alguien sin tener una base empírica para realizar una acusación formal.
   En "La caza", un profesor de primaria querido por el vecindario y por sus amigos ve como su vida cambia de la noche a la mañana: el que era tenido por un respetable profesor, con una vida monótona y con altibajos, pero anclado a una relativa felicidad se ve afectado por una chiquillada en un asunto de abuso infantil.
   La línea que separa la irracionalidad de los instintos animales que tenemos es otro de los aspectos que determinan la historia. ¿Hasta que punto no sería capaz un padre de hacer lo que fuese por sus hijos cuando éstos se ven amenazados? Y es que hay determinados aspectos en los que el ser humano deja de ser el más racional de los animales para convertirse en un miembro más de la manada, pero que conserva un único sentimiento capaz de transmitirse con una sola mirada: la venganza.
   ¿Qué mejor manera de representar la historia que un cazador avistando a su presa? Ese animal que sin quererlo se pone en el punto de mira y queda expuesto a la muerte sólo porque estaba en aquel lugar en el momento menos oportuno.
   En definitiva, una peli de esas que pueden ponerte de mal humor, aunque a ratos se haga muy lenta...

domingo, 8 de septiembre de 2013

Cruce de caminos (The Place Beyond the Pines)

   Lo primero que pensé tras ver "Cruce de caminos" fue que hace años que no veo "Uno de los nuestros". No porque el tema de la película sea el mismo (ni mucho menos), o que se trate de un peliculón que vaya a dejar huella en la historia del cine (que tampoco). Lo pensé por Ray Liotta, porque hay una escena en "Cruce de caminos" que es capaz de congelar el corazón de una persona con tan solo una mirada, y me recordó al personaje de Henry Hill. Así que en breve tendréis por aquí unas palabras sobre la peli de Scorsese.
   "Cruce de caminos" se desenvuelve en una atmósfera densa, cargada de tensión, de violencia, rencor y vergüenza. Es una de esas historias tan duras e irreales que no te queda otra que creértela. Pero al final, tras casi dos horas y media de peli (que se hacen muy largas), te acabas haciendo una pregunta recurrente en la historia de la humanidad: ¿nacemos predestinados a seguir el guion impregnado en nuestros genes o elegimos nuestro propio camino, nuestra propia vida, sin importarnos de dónde venimos? Aunque ese camino acabe llevando hacia el mismo lugar, como ocurre en "Cruce de caminos", todo lo que nos rodea, lo queramos o no, nos acompaña en el viaje para definirnos.
   Ryan Gosling vuelve a sorprender con una interpretación única. Encarnando a un feriante que vuelve al pueblo donde vive una mujer con la que tuvo un encuentro una año atrás (Eva Mendes), parece que Gosling se envuelve en un cubo de metacrilato que sostiene las emociones que desprende, de donde solo parecen escapar ráfagas de algo que pudiera parecer amor. Pero un encuentro con Bradley Cooper (en una peli demasiado seria para sus registros) hará cambiar la vida de ambos. Y a partir de aquí es cuando llega el tedio: una historia que parece no avanzar y te hace revolverte en la butaca en busca de una postura que te permita aguantar que acabe la peli.
   El mismo director de "Blue Valentine" no abandona el género dramático, aunque ahora lo acompaña con toques de acción y una trama criminal que, aunque mejoran el conjunto, parece quedarse estancado. "Cruce de caminos" sería algo así como la típica historia presente en un libro excelente que al hacerlo película ves que falta algo y en cierto modo te decepciona. Allá vosotros...
 






domingo, 1 de septiembre de 2013

Stoker

   "Stoker" comienza siendo una peli rara: los extraños personajes que se presentan en lo que transcurre un funeral te dejan descolocado, al menos inicialmente: el ambiente, el vestuario, las circunstancias, las miradas,... te hacen ver lo que ocurre con perspectiva, sin dejar que entres dentro de la historia, como intentando protegerte de algo que sabes que no va bien. Pero es una percepción ilusoria, porque a través de las hipnóticas escenas acabas inmerso en una historia de suspense de la que por una parte quieres salir pero por otra no puedes apartar la mirada, como un vampiro voyeur en busca de observar su ración de sangre diaria.
   Mucho ayudan las interpretaciones a "Stoker": transmitir sentimientos desde la contención no resulta nada fácil, y es algo que ocurre de principio a fin. Incluso Nicole Kidman, con los kilos del inexpresivo botox se sirve de sus experiencias para sacar adelante un personaje con continuas subidas y bajadas sin perder el aire iluso de alguien que siempre ha vivido en las nubes.
   No me convenció el final: algo que ha sido cuidadosamente construido no se ve rematado con maestría, sino que puede decirse que deja muchos flecos colgando que pueden acabar deshilachando la historia para dejarte retazos visuales de lo que hubiera podido ser...
   Una peli aceptable, pero pelín rara para los paladares más exigentes...

jueves, 29 de agosto de 2013

Incompatibles (De l'autre côté du périph)

   Estos franceses han dado con la tecla: guiones divertidos y un actor (Omar Sy) al que le van como anillo al dedo las películas cómicas que te hacen pasar un buen rato.
   "Incompatibles", como su título indica, va de un par de policías a los que les toca trabajar juntos, pero no pueden ser más distintos: uno formal, recto, elegante, metódico; el otro intuitivo, impredecible,... Y no hace falta más. No es necesario un despliegue de explosiones y persecuciones destrozando coches por las calles de la ciudad, ni poner a un cachas a hacer papeles cómicos que le dejan descolocado lo que dura la peli (por si no os dais cuenta, estoy criticando todas las pelis americanas de este tipo, que al final acaban siendo todas iguales).
   Y yo me pregunto: ¿Dónde está esa comedia española, con guiones frescos y divertidos?¿Dónde están los históricamente reconocibles actores cómicos españoles? Los franceses  llevan unos años recuperando la esencia de la buena comedia, ligera, agradable, pero con un trasfondo social que las acercan aún más a la realidad, exagerando situaciones habituales que vistas de otra manera pudieran resultar ofensivas. Pero no, no ofenden. Hacen humor de la normalidad sin que ninguna persona pueda sentirse ofendida por su clase social, raza, sexo, religión o procedencia.
   Eso sí, no esperéis un peliculón, porque "Incompatibles" es lo que es: una peli que sirve para hacer pasar un buen rato sin ninguna otra pretensión.

martes, 27 de agosto de 2013

Parque Jurásico 3D (Jurassic Park 3D)

   Menudo inventazo el 3D!!! Hace que te metas dentro de una peli sólo con ponerte unas gafas. Y además te da esa sensación de desubicación al principio de la proyección, que parece casi que fueses con el puntillo después de haberte tomado unos cubatas.
   Y luego si ya, además de hacer nuevas pelis en 3D adaptan peliculones en este formato no hay quien se lo pierda. Nada menos que "Parque Jurásico", con sus dinosaurios para arriba y para abajo, y los niños repelentes chillando de un lado a otro, mientras Sir Richard Attenborough presume de no haber reparado en gastos...
   Recuerdo haber visto por primera vez "Parque Jurásico" en 1994, un año después de su estreno. No la vi en el cine. Alguien me pasó el VHS grabado del Canal+. Y me la vi más de una vez. Me pareció una pasada la escena del T-Rex, y me conmovió (una vez más) la música de John Williams. Después es una de esas pelis que ves cuando estás haciendo zapping y acabas por verla entera.
   Ahora en 3D: es impresionante la profundidad que le han logrado dar a la peli. Pero lo del T-Rex en 3D, corriendo tras la bengala que sujeta Jeff Goldblum, y luego ver como corre tras el jeep es para babear; igual que la escena de los niños en la cocina con los velociraptores.
   Sí, lo reconozco, disfruté como un enano (con gafas, eso sí). Mira que al final va a tener razón James Cameron y el futuro del cine es el 3D...

domingo, 25 de agosto de 2013

Oblivion

   He hablado con bastantes personas que han visto "Oblivion", y resulta que al único que le ha gustado ha sido a mi. He de decir que estoy de acuerdo con muchas de las críticas recibidas, principalmente su previsibilidad, pero creo que hay algo en "Oblivion" que supera hasta ahora a todas las películas de género: su apabullante pulcritud visual, la reconstrucción de un planeta postapocalíptico, donde los edificios que una vez significaron algo para la humanidad no son ahora más que brochazos incompletos de una sociedad extinguida.
   Pero también es posible que a las personas a las que no les gustó "Oblivion" lo que en realidad no les guste sea Tom Cruise. Y es algo que me hace gracia: le ponen a caer de un burro pero se han visto todas sus películas, y con cada nuevo estreno allá van. ¿Contradictorio? En el fondo debe tratarse del magnetismo de Tom Cruise y de la manera tan acertada que tiene de elegir los personajes que representa, siempre en películas con algo distinto y apetecibles de ver, aunque cuenten con la presencia del, posiblemente, el actor más odiado del Hollywood actual.
   Sólo hay una cosa que no me gusta de Tom Cruise, algo que repite en todas y cada una de las pelis que protagoniza (con contadas excepciones): ¿habéis visto alguna peli suya en la que en alguna de las escenas no aparezca corriendo?
   En "Oblivion" La Tierra está devastada tras un ataque alienígena. Sólo queda un puesto de observación y reparación de los drones que vigilan la superficie, formado por una pareja con una misión idílica deseando acompañar al resto de la población humana exiliada. Pero pronto algo cambiará esta situación, algo inesperado pondrá en duda toda su existencia.
   A mi me pareció entretenida, visualmente espectacular, aunque también considero que se puede hacer un poco larga...

domingo, 18 de agosto de 2013

Elysium

   Neill Blomkamp, director de "Elysium" se ha marchado al año 2154 para realizar una crítica a la sociedad en la que vivimos actualmente. Si en "Distrito 9" los focos iluminaban el racismo y la intolerancia, "Elysium" supone una crítica radical a los dirigentes políticos, a los grupos de presión formados por empresas y a aquellos que por suerte o por desgracia se han colado en el exclusivo grupo de los llamados ricos.
   En el año 2154, La Tierra está al borde del colapso debido a la superpoblación del planeta. Por este motivo aquellos con más recursos se han marchado a vivir a Elysium, una estación orbital a modo de satélite, donde cuentan con todo tipo de lujos y donde cualquier enfermedad ha sido erradicada o puede eliminarse. Mientras un grupo pretende enviar personas desde La Tierra a Elysium, la dirigente del satélite (Jodie Foster), luchadora infatigable contra la inmigración a su paraíso, pretende cambiar las reglas del juego y luchar de manera más expeditiva contra lo que considera la lacra de la sociedad. Pero hay alguien en La Tierra (Matt Damon) que podría abortar sus planes.
   Mediante una estética visual muy similar a la vista en "Distrito 9", Blomkamp toma como referencia uno de los temas actuales en el mundo conspiranoide actual: le superpoblación del planeta. Ya existen estudios de la OMS, representados mediante documentales catastrofistas que alertan que el ritmo de crecimiento de la población actual y la escasez de recursos a la que nos veremos abocados si no ponemos remedios a esta situación. Y el argumento coincide con la última novela de Dan Brown ("El código Da Vinci", "Ángeles y demonios"), llamada "Inferno". ¿Casualidad?¿Modas pasajeras? Para seros sincero creo que un poco de todo.
   Lo que es evidente que el descontento de la sociedad con la clase política que nos gobierna no es algo exclusivo de nuestra España cañí: si aquí todo se basa en corruptelas y amiguismos, mientras que en otros países todo el poder se consigue con lobbys y acuerdos entre empresas y dirigentes, que compensan de manera distinta a cada uno de ellos en una relación simbiótica entre dinero y poder.
   Pero a lo que iba, "Elysium" está bastante entretenida, pero esperaba más: la propuesta acaba convirtiéndose en algo que ya hemos visto, recurriendo a casi todos los tópicos del género, incluyendo el enemigo final.

miércoles, 14 de agosto de 2013

Hansel & Gretel: Cazadores de brujas (Hansel and Gretel: Witch Hunters)

   Ah, cómo han cambiado los cuentos de los Hermanos Grimm, o de Hans Christian Andersen. Antes los cuentos los leíamos en libros ilustrados, cuyos protagonistas tenían la cabeza desproporcionada, grandísima en función del dibujo, con unos ojos enormes, más grandes que las manos, y una expresión iluminada en la mirada, que te enganchaban al cuento mientras lo ibas leyendo y te ayudaban a ubicar la acción en tu mente.
   Pero más que los cuentos lo que ha cambiado ha sido la manera de contarlos: los niños de ahora no son como los niños que éramos antes. La tecnología ha supuesto una evolución en los cuentos, incorporando elementos inimaginables en las historias originales. Antes en los cuentos se buscaba sembrar una moraleja en la mente del lector, que germinase a través de la historia, muchas veces con efectos terroríficos para el lector de la época. Ahora el cuento clásico sólo busca entretener a través de héroes guapetes de cara y heroínas en busca de su príncipe azul, que viven sus aventuras entre artefactos tecnológicos, aunque la historia se desarrolle en mitad de la Edad Media, done lo más avanzado que existía era una simple ballesta.
   Pues esto es lo que ofrece "Hansel y Gretel: cazadores de brujas". Olvídense del terror gótico y de las moralejas bienintencionadas para sustituirlas por fuegos de artificio, maquillaje, efectos especiales y sucedáneo de sangre, litros y litros de sangre que se esparcen por doquier como sí se tratase de una mala copia de una película de Tarantino.
   No busquéis las miguitas de pan, porque se las han comido los productores para conseguir engañar a aquellos insensatos que piensan que van a ver una cosa cuando resulta que es otra totalmente distinta.
   Por cierto, para los que tengáis niños, es una película violenta y sangrienta, de esas que llevarían el rótulo de NR-12 (por lo menos). 

lunes, 12 de agosto de 2013

Alacrán enamorado

   ¿Y si os digo que "Alacrán enamorado" me ha parecido una muy buena película? Creo que habla de muchos temas importantes, temas que en muchos casos se convierten en problemas de la sociedad actual. Pero también habla de la manera de afrontarlos, y de la principal característica y esencia del ser humano: el error. Somos seres que avanzamos a base de tropezones, e incluso lo hacemos más de una vez con la misma piedra, como dice el refrán. Ya desde pequeñitos se nos enseña que el error es una de las maneras de aprender en esta vida, porque se nos invita a actuar sin temer equivocarnos, porque aunque caigamos en el error nos han facilitado una manera rápida de solucionarlo: la goma de borrar. Luego cuando crecemos y los problemas son más complicados la manera de arreglar el error es algo más compleja y necesita un poco más de tiempo para que pueda ser efectiva: el tippex tarda unos segundos en secar. Pero cuando los problemas se escapan del papel y tenemos que enfrentarnos a ellos cara a cara, las herramientas de las que disponemos se convierten en palabras y actos, que muchas veces, al igual que los elementos para arreglar errores en el papel, dejan un manchurrón, pero en el alma. Pero el arrepentimiento y el perdón tienen la virtud en muchos casos de servir de bálsamo que lleva a los errores al olvido del dolor, aunque no de la experiencia, lo que evita que volvamos a herir a alguien y al mismo tiempo no estemos atormentados por nuestros errores anteriores, aunque esto no sea siempre así.
   En "Alacrán enamorado" Julián (Álex González) pertenece a una banda de nazis que realizan "acciones" por encargo de Solís (Javier Bardem, que no es que me caiga especialmente bien, pero es un actorazo como la copa de un pino que hasta en papeles secundarios da lecciones de interpretación que, en este caso, hasta consigue dar algo de miedo). Junto con Luis (Miguel Ángel Silvestre) y demás miembros de la banda acuden al gimnasio en el que entrena Carlomonte (Carlos Bardem), un tipo con principios que se enfrenta a los problemas de los demás cara a cara pero que esconde los suyos tras una botella de alcohol. Cuando Julián comienza a entrenar en serio como boxeador, las relaciones con los miembros de su banda se enturbian, al tiempo que cambian con los integrantes del gimnasio.
   Me recordó bastante a la imprescindible "American History X" (en el trasfondo y con muchos matices, esta es mucha mejor peli que "Alacrán enamorado"), ya que ambas comparten el adoctrinamiento en el odio a lo diferente como método para culpar a la sociedad actual de todos sus problemas, aunque el abandono de dicho odio se produzca de distinta manera en cada una de las pelis. En "Alacrán enamorado" el odio sale del cuerpo y de la mente a través de un deporte tan honorable como es el boxeo, a modo de golpes contra lo que signifique rechazo a las diferencias.
   Definitivamente, una buena peli.