domingo, 13 de enero de 2013

Django Desencadenado (Django Unchained)

    ¿Sabéis esa sensación que queda después de una cena con amigos, de la que sales bien cenado y además te lo has pasado en grande con la conversación, recordando antiguas anécdotas? Pues con la misma sensación me he quedado después de ver "Django desencadenado".
   Tarantino es la esencia cine: esto es así y es indiscutible. Maneja los tiempos, maneja a los actores, maneja las historias, maneja la luz, maneja la música, y lo mejor de todo es que hace lo que quiere, que además suele coincidir con lo que le gusta al público en general.
   Raro era que Tarantino todavía no hubiese rodado un spaghetti-western (aunque él se empeñe en decir que "Django desencadenado" es un southern, porque se desarrolla en los estados del sur de noerteamérica), uno de sus géneros favoritos, junto al cine de artes marciales. Y escoge la época anterior a la Guerra Civil norteamericana con el punto de mira puesto en la esclavitud y en aquellos que la fomentan y se lucran con ella.
   El Dr. King Schultz (Christoph Waltz) es un cazarrecompensas que requiere los servicios de un esclavo, llamado Django (Jamie Foxx) para encontrar a unos fugitivos y así cobrar el precio de su recompensa. Django acuerda ayudar al Dr. King, pero necesita rescatar a su esposa de un campo de algodón situado en Mississippi, cuyo excéntrico propietario, Calvin Candie (Leonardo DiCaprio) y su mayordomo Stephen (Samuel L. Jackson) dirigen la plantación con mano de hierro.
   Tarantino toca el tema de la esclavitud como un elefante en una cacharrería: desde el principio se ve el toque tarantiniano, con un sentido del humor que se mofa de los esclavistas (la escena de los sacos con los miembros del Ku Klux Klan es MEMORABLE), pero mostrando con toda la sensibilidad con la que es posible alguna de las "condiciones" en las que obligaban a vivir a los esclavos: peleas hasta la muerte, cadenas que les atan a los tobillos hasta que les arranca la piel, máscaras de hierro,... Y al mismo tiempo que homenajea a aquellos que sufrieron en sus carnes cualquier acto racista, critica de una manera mordaz a aquellos que cometían dichos actos. Pero lo hace utilizando su lenguaje, sus diálogos siempre deslumbrantes y sí, la violencia que caracteriza a todas sus películas, que todos esperamos como agua de mayo.
   Pero mucho de lo bueno de la peli, además del guión, está en las magníficas interpretaciones, ninguneadas en las nominaciones a los Oscars: si bien Christoph Waltz ha sido nominado como mejor actor de reparto (?), es verdad que se come a Jamie Foxx, que no es que lo haga mal, sino que Waltz está bendecido y se maneja como nadie en el lenguaje tarantiniano. Pero no logro entender el por qué de la no nominación de Leonardo DiCaprio y de Samuel L. Jackson. El primero, con la interpretación de un personaje de contrastes, edulcorado y terrorífico a momentos, un personaje de esos malvados que dejan huella en el cine y acaban siendo imitados; el segundo, a pesar de tratarse de una actuación (en este caso sí) secundaria, la clava desde el primer segundo que aparece en pantalla, dando una lección de interpretación.
   En definitiva, casi tres horas de southern que se pasan volando, que homenajean al denostado cine del oeste de los años 60 y 70, con el sentido del humor, la acción, la violencia y la sangre exigidas en las películas de ese genio llamado Quentin Tarantino. Por cierto, ya está preparando "Kill Bill vol. 3"...

4 comentarios:

  1. contando las horas! gracias por el suculento adelanto!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Christoph Waltz globo de oro y Tarantino mejor guión!!! En los Oscars no conseguirá mucho más, pero es un peliculón!!!

      Eliminar
  2. Una decepción 'Django', no me esperaba un clásico pero sí una película más divertida. Apenas aparecen esos diálogos crujientes marca de la casa, y como siempre, qué pena que sus pelis estén tan vacías. ¿Cuándo encontrará messieur Tarantino algo para lo que tan bien sabe hacer: contar? Un saludo!

    ResponderEliminar
  3. ¿Más divertida? Es la peli más divertida de tarantino. Los momentos de diálogos sí se echan en falta, pero para ser una peli de casi tres horas es todo diversión. Un saludo!!!

    ResponderEliminar