lunes, 28 de enero de 2013

El alucinante mundo de Norman (ParaNorman)

   No todas las pelis de animación tiene por qué estar bien. Aunque ello suponga echar por el suelo varios años de trabajo. Esto es lo que le pasa a "El alucinante mundo de Norman". Reconozco que el trabajo en su conjunto está bien, pero falla algo. Y ese algo es la historia, que es bastante normalita.
   Ya estamos de nuevo ante la disyuntiva existente entre qué contar y cómo contarlo. Y aquí el cómo ha superado por goleada al qué. Una producción milimétrica de personajes de plastilina que recrea un universo a la perfección hasta el más mínimo detalle, pero el alma encerrada en el mundo de los vivos de la que predica la historia no han conseguido plasmarla, y al final sales del cine con la sensación de que algo ha fallado entre tanto moldeado.
    Pese al prometedor comienzo, recreando las pelis serie B de los `80, al poco tiempo te das cuenta que "El alucinante mundo de Norman" no será una de esas pelis que verás cada vez que repongan en la tele, ni el DVD superventas del año para los niños, a pesar de que existan varios momentos muy divertidos. La falta de poso la condena a ser una más, aunque repito que está muy bien hecha.
    Norman es un niño al que todos en el pueblo dan de lado porque dice hablar con fantasmas, y ni siquiera su familia le cree. Pero todo cambiará la noche en la que se celebra el aniversario de un hecho aterrador ocurrido trescientos años antes.
    Para compensar os diré que algo que si me gustó: la música: toques muy ochenteros en las escenas de acción, y una melancolía que rodea a Norman, el protagonista, que deja un toque dulce a pesar de la soledad en la que vive el muchacho.
   En definitiva, una historia que nos cuenta que todos tenemos algo especial, aunque el resto del mundo no sea capaz de verlo, y que saldrá a flote en el momento menos pensado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario