sábado, 5 de enero de 2013

Pelis en Navidad (III): El Señor de los Anillos: Las dos torres (The Lord of the Rings: The two towers)

   Puede que "Las dos torres" sea mi película preferida de la trilogía de "El señor de los anillos". Por la persecución de Aragorn, Légolas y Gimli tras los Uruk Hai a través de Rohan hasta los límites del bosque de Fangorn; la aparición de Bárbol; el descubrimiento del heredero de Isildur; la resurrección de Gandalf y su lucha hasta la extenuación contra el Balrog; Edoras, increíble localización del reino de Rohan; y sobre todo, por la batalla en el abismo de Helm.
   Pero si hay algo que me hace recordar "Las dos torres" es uno de los temas de su banda sonora: Se llama "The Uruk Hai" y se escucha cuando aparecen estos encantadores bichos trotando a través de las tierras de Rohan con Merry y Pippin a sus espaldas, para entregárselos a Saruman en Isengard.
   Muchos diréis que os parece mejor y más épica "El retorno del Rey", pero en "Las dos torres" hay cantidad de detalles que asientan la historia y ayudan a entenderla: cómo Saruman controla Rohan a través de Grima; la historia de Eowyn; cómo Gandalf el gris se convierte en Gandalf el blanco, y la aparición de Sombragris; el descubrimiento de la verdadera (y sorprendente) edad de Aragorn; la presentación de Denethor, Senescal de Góndor...
   Pero lo del abismo de Helm es una auténtica pasada: la batalla entre la coalición entre hombres y elfos y orcos de Isengard es de las escenas más épicas de toda la historia del cine, con la lluvia, la noche, la esperanza del amanecer, la lucha hasta el agotamiento,...Sólo decir que de los trece meses de rodaje, cuatro fueron para rodar esta batalla en una cantera y siempre de noche.
   Y diréis que no he hablado nada de la parte de la historia que viven Frodo y Sam, y su encuentro con Gollum, pero es que me parece lo más aburrido de la película a pesar de ser lo más importante: se me hace muy cansino el camino hasta la puerta negra, y luego la continuación en busca del camino de Cirith Ungol. Pero he de decir que hay una de las escenas más impactantes: el diálogo que tiene Gollum (Smeagol) consigo mismo mientras los hobbits duermen.
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario