domingo, 24 de febrero de 2013

El fraude (Arbitrage)

   Hace poco comenté en un post que Richard Gere ya no estaba para protagonizar según que papeles, principalmente porque su aspecto físico ya no da el pego para interpretar a investigadores a la caza de asesinos, policías corruptos y otro tipo de agentes de la ley. Pero he de decir que el personaje que le ofrece "El fraude" le va como anillo al dedo: famoso multimillonario hecho a sí mismo, propietario de empresas que no hacen sino ganar dinero sólo con pestañear, llevando trajes que cuestan lo que a un ser normal nos cuesta trabajar seis meses, y además siendo caritativo y haciendo donaciones a diestro y siniestro, y cuya familia resulta ser ejemplar, desde la mujer (Susan Sarandon) hasta tus hijos, que como no podía ser de otra manera ya se preparan para heredar el imperio.
   "El fraude" bien podría recrear la vida del ínclito Bernard Maddof, aquél inversor que timó a cientos de inversores mientras que él vivía a todo trapo. Pero si sólo nos contasen la historia de cómo consiguió engañar y hacerse con miles de millones de dólares la historia quedaría demasiado sosa. De hecho, la parte de la película dedicada a contar lo que supuso el fraude así es tediosa, aburrida y a veces tan liosa que el cerebro llegado el momento hace "clic" y desconecta. Por eso, además de la trama económica han tenido que añadirle un ingrediente adicional a la historia, un lío de faldas que se va complicando y que se entrelaza con la historia que da nombre a la peli.
   Puede que el conjunto de el pego, y la sensación que deja no sea mala, pero al final percibes que falta algo: es como aquella tarta que se ha quedado cortita de azúcar, que es comible pero no deja de ser pastelería industrial, a la que le falta un toque personal con el que dejar un regusto dulzón en el paladar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Dunkerque (Dunkirk)

Os va a sonar raro, pero Dunquerke no es una película bélica. Según palabras del propio Christopher Nolan , Dunkerque es un thriller ...