martes, 9 de julio de 2013

Los pasajeros del tiempo (Time After Time)

   Y de repente, a alguien, a finales de los '70, se le ocurre mezclar los crímenes cometidos por Jack el destripador con la historia publicada a finales del s. XIX por H.G.Wells, "La máquina del tiempo", involucrando al propio escritor y dejando aparte los aspectos morales y éticos de una de las mayores y mejores obras de ciencia ficción de la historia de la literatura. Pues funcionó, e incluso ahora, casi 35 años después de su estreno, resulta una peli de aventuras entretenida sin necesidad de acudir a demasiados efectos especiales.
   Los guionistas ajustaron la época de los asesinatos de Jack el destripador (1888) con la publicación de la novela (1895) y enviaron a los protagonistas al futuro, donde el asesino intentaría escabullirse de Scotland Yard, mientras Wells iba en su búsqueda con un doble objetivo: por un lado atrapar al que hasta ese momento era amigo suyo, y por otro salvar Utopía, lugar idílico en el que se convertiría el mundo una vez los ideales marxistas-socialistas se impusiesen a la sociedad y la convirtieran en un lugar totalmente igualitario.
   Además de la historia, el reparto supuso otro gran acierto: David Warner como Jack el destripador, un rostro asociado en toda su carrera a papeles malvados y siniestros; pero principalmente el error fue elegir a Malcolm McDowell para interpretar a H.G.Wells: después de participar en la violenta "La naranja mecánica", McDowell borda un personaje perdido en la sociedad actual, pero que a través de la educación y de su candidez consigue ganarse a la gente.
   Como curiosidad, en la máquina del tiempo de "Los pasajeros del tiempo" aparece un panel de control muy similar al del Delorean de "Regreso al futuro", seis años antes del estreno de esta, aunque aquí no hay condensador de fluzo...
   Un peli entretenida y con su encanto...
















No hay comentarios:

Publicar un comentario