sábado, 10 de agosto de 2013

Distrito 9 (District 9)

   "Distrito 9" comienza con la vocación de ser un falso documental que, a través de entrevistas a diferentes personas, nos pone en situación: una nave alienígena se estropea sobre Johannesburgo, y sus tripulantes al abandonar la nave son encerrados en un gheto a modo de campo de refugiados. Pero pronto el campo de refugiados se convierte en una zona de exclusión perfecta para narcotraficantes, traficantes de armas, etc. A pesar del aspecto de los extraterrestres (a modo de insectos gigantes, adictos a la comida para gato) alguno de ellos sólo luchan por intentar volver a su casa. Hasta que un buen día las autoridades deciden trasladar el campo de refugiados lejos de la cuidad, hasta un campo de concentración.
   No hace falta esconder el trasfondo crítico de la peli: es un claro recordatorio a lo que fueron los campos de concentración nazis o más recientemente la segregación racial ocurrida en Sudáfrica (no es casualidad que "Distrito 9" transcurra allí). Es una peli sobre el apartheid alienígena surgida de la teoría del primero disparo y luego pregunto que nos han metido en la cabeza con tanta historia de invasión extraterrestre.
   Llevaba tiempo detrás de verla, pero me decidí porque Neill Blomkamp, su director, estrena en breve "Elysium", que tiene una pinta estupenda, y quería ponerme en antecedentes. Y no me defraudó. Una película de alienígenas con un lenguaje distinto al que estamos acostumbrados, donde los humanos somos loas que condenan a la extinción de una raza porque es diferente, o simplemente porque no proceden del mismo sitio que nosotros.

No hay comentarios:

Publicar un comentario