domingo, 11 de agosto de 2013

Los últimos días

   Al cine español no se le dan bien las historias apocalípticas de ciencia ficción. Si ya en "Fin" el experimento resultó ser un sinsentido surrealista, en "Los últimos días" da la sensación de que la cosa no avanza: por mucho que te hartes de beber, la sed de algo más no se acaba, y al final terminas lleno de algo que no es más que un simple sucedáneo de algo que ya has probado antes, aunque no sabes donde.
   Resulta que de buenas a primeras la gente muere al salir a la calle: sólo poner un pie fuera del portal te corta la respiración, por lo que la humanidad se ha visto obligada a vivir entre cuatro paredes, moviéndose a través de los túneles del metro y las alcantarillas. Tras tres meses encerrado en la oficina, Marc (Quim Gutiérrez) decide ir en busca de su novia (Marta Etura). Pero necesita la ayuda del solitario director de recursos humanos de la empresa (José Coronado, que parece que después de Santos Trinidad ha bajado un par de peldaños el nivel de interpretación, intentando sustituirlo infructuosamente por maquillaje y peluquería) para poder moverse por el subsuelo.
   Y allí nos dejan, esperando que vaya pasando algo más, mientras el espectador observa casi sin necesidad de mirar. Pero esto ya lo he visto antes en algún otro sitio: "Los últimos días" es como un collage que toma prestados retales de "La niebla", "El incidente" y tópicos del género (grupúsculos de gente pintada como si fuesen tribus amazónicas; señores del acero dueños de todo lo que tienen delante porque tienen un arma de fuego), mientras llega un final cuando menos vacío de contenido por muy esperanzador que pretenda ser.
   En definitiva, que allá vosotros si decidís verla, porque de todo lo anterior sólo cabe destacar la sonrisa de Marta Etura...

1 comentario:

  1. yo la visto y me he quedado como antes de darle al play,bueno no,con dos horas perdidas.me surje una duda sobre el motivo de la "enfermedad",¿cuál es el motivo que les provoca el no poder salir? a lo mejor es que como no consigue que tengas los ojos pegados a la pantalla pues en alguna momento me he perdido el motivo.

    ResponderEliminar