domingo, 8 de septiembre de 2013

Cruce de caminos (The Place Beyond the Pines)

   Lo primero que pensé tras ver "Cruce de caminos" fue que hace años que no veo "Uno de los nuestros". No porque el tema de la película sea el mismo (ni mucho menos), o que se trate de un peliculón que vaya a dejar huella en la historia del cine (que tampoco). Lo pensé por Ray Liotta, porque hay una escena en "Cruce de caminos" que es capaz de congelar el corazón de una persona con tan solo una mirada, y me recordó al personaje de Henry Hill. Así que en breve tendréis por aquí unas palabras sobre la peli de Scorsese.
   "Cruce de caminos" se desenvuelve en una atmósfera densa, cargada de tensión, de violencia, rencor y vergüenza. Es una de esas historias tan duras e irreales que no te queda otra que creértela. Pero al final, tras casi dos horas y media de peli (que se hacen muy largas), te acabas haciendo una pregunta recurrente en la historia de la humanidad: ¿nacemos predestinados a seguir el guion impregnado en nuestros genes o elegimos nuestro propio camino, nuestra propia vida, sin importarnos de dónde venimos? Aunque ese camino acabe llevando hacia el mismo lugar, como ocurre en "Cruce de caminos", todo lo que nos rodea, lo queramos o no, nos acompaña en el viaje para definirnos.
   Ryan Gosling vuelve a sorprender con una interpretación única. Encarnando a un feriante que vuelve al pueblo donde vive una mujer con la que tuvo un encuentro una año atrás (Eva Mendes), parece que Gosling se envuelve en un cubo de metacrilato que sostiene las emociones que desprende, de donde solo parecen escapar ráfagas de algo que pudiera parecer amor. Pero un encuentro con Bradley Cooper (en una peli demasiado seria para sus registros) hará cambiar la vida de ambos. Y a partir de aquí es cuando llega el tedio: una historia que parece no avanzar y te hace revolverte en la butaca en busca de una postura que te permita aguantar que acabe la peli.
   El mismo director de "Blue Valentine" no abandona el género dramático, aunque ahora lo acompaña con toques de acción y una trama criminal que, aunque mejoran el conjunto, parece quedarse estancado. "Cruce de caminos" sería algo así como la típica historia presente en un libro excelente que al hacerlo película ves que falta algo y en cierto modo te decepciona. Allá vosotros...
 






No hay comentarios:

Publicar un comentario