sábado, 26 de octubre de 2013

Guerra Mundial Z (World War Z)

   Que lo zombie está de moda no es novedad. Desde hace algunos años, coincidiendo con el estreno de "The Walking Dead", es el disfraz más utilizado en toda fiesta de Halloween que se precie. Y también es cierto que hay veces que la realidad supera a la ficción, y un sábado por la mañana cuando sales a echar unas carreritas te encuentras a un grupo de gente demasiado desaliñada como para haberse levantado recientemente, que arrastran los pies al caminar y que no siguen una línea recta, después de haberse pasado la noche tomando "cerebritos" (esa bebida en forma de chupito a base de granadina y Baileys).
   Pero lo zombie empezó hace mucho, y en blanco y negro, con "La noche de los muertos vivientes", una peli hecha con cuatro duros y que se convirtió con el paso de los años en una peli de culto. Luego llego el "Thriller" de Michael Jackson, y por último, el Resident Evil y demás videojuegos en los que te dejabas los dedos de tanto apretar el gatillo para acabar con las hordas de no-muertos.
   En "Guerra Mundial Z" los zombies corren, y mucho. Se lanzan a por toda persona viva en una adaptación  macabra del "tu la llevas", en la que el objetivo es que la lleve todo el planeta. Pero no han contado con Brad Pitt, un experto investigador de la OMS que se embarca en la búsqueda de la vacuna antizombie. "Guerra Mundial Z" da un paso más en las pelis apocalípticas sin salirse demasiado del convencionalismo, a excepción del tacto utilizado: no es una típica peli gore, no hay sangre por doquier como suele ser el caso. Son zombies de esos que no salpican y lo dejan todo perdido. Pero a cambio corren que se las pelan.
   En definitiva, que esperaba bastante más, pero no deja de ser una peli entretenida a la que no hay que buscarle intención alguna, en la que el final resulta bastante plano, soso, pero que da la oportunidad de abrir una nueva franquicia de esas que tanto gustan al espectador...

domingo, 20 de octubre de 2013

The Film Symphony Orchestra

   ¡Qué maravilla! ¡Qué manera de disfrutar escuchando las mejores bandas sonoras! Un regalo para los oídos y para el corazón. Lo primero que tengo que hacer es agradecer a la Film Symphony Orchestra la invitación para asistir a un concierto de este tipo, en un marco inmejorable, el Auditorio Nacional de Madrid. Mis expectativas eran muy altas, porque asistí convencido de que todo lo que allí iba a ocurrir me iba a encantar. Pero el conjunto de músicos que forman esta magnífica orquesta superaron con creces mis pensamientos y, como ocurre en el cine, consiguieron hacer volar la imaginación.
   Todo empezó con "Star Wars". Y se me pusieron los pelos de punta. Me hicieron ver al Halcón Milenario surcando el espacio, mientras de fondo se escuchaban los sables láser de Obi-Wan-Kenobi y Darth Vader. Después llegó el turno de la magia de "Harry Potter", en una de las interpretaciones sorpresa de la noche. Aquí si que hizo magia John Williams al componer este tema, que empieza con mucha calma, pero que poco a poco se convierte en una explosión de sonido magistral que cuando termina deja con ganas de mucho más. Y llegó el turno de viajar en el tiempo a la época romana para escuchar la música de "Gladiator" y revivir las colosales peleas a muerte en el Coliseo, y sentir la muerte de Máximo Décimo Meridio como si estuviese allí mismo. Y con la música como máquina del tiempo, nos trasladamos a la isla Nublar con destino al "Parque Jurásico". Y con esta increíble melodía John Williams volvió a demostrar porque es el mejor compositor de bandas sonoras de la historia. Estoy convencido de que sin su música, muchas de las películas a las que ha acompañado no hubieran tenido el éxito del que gozaron, gozan y gozarán a través de los tiempos. Después nos vamos a hacer un viaje en avioneta para visitar "Memorias de África", una de mis bandas sonoras favoritas de toda la vida. Y de nuevo nos vamos de viaje, esta vez al espacio, a acompañar a los tripulantes del Apolo XIII, en aquella melodía que desprende aroma a heroicidad acompañado por patriotismo, que casi parece un himno nacional como homenaje a aquellos que hacen cosas increíbles siempre pensando en hacer un mundo mejor. Y para despedir la primera parte del concierto toca viajar hacia Nunca Jamás, a escuchar la música de "Hook" (que aunque sea el mayor bodrio de Steven Spielberg, la música de John Williams es lo mejor de la peli).
   La segunda parte no puede empezar mejor: nos ponemos el esmoquin de James Bond y allá vamos. Y llegamos al momento más emotivo de la noche, con la música y el violín de "La lista de Schlinder", que te hace estremecer como lo hace la película cada vez que la ves. Y de repente, te ves navegando por los mares del sur y te das cuenta de lo buena que es la música de "Piratas del Caribe", faltando sólo que Jack Sparrow se pasease con sus andares característicos entre los músicos. Y sin salir del agua, llega lo que para mi fue el momento estelar de la noche: "Tiburón". Como escarpias se me pusieron los pelos, qué intensidad!!! Para relajar el ambiente fuimos a visitar a John Dumbar al oeste americano, y las melodías de "Bailando con lobos". Y llegó otro de los momentos memorables de la noche: La marcha imperial de "El imperio contraataca". A los que os guste el universo Star Wars hacerme caso: no perdáis la oportunidad de escuchar en directo cómo se interpreta la marcha imperial. Como diría Chicote, vais a alucinar pepinillos. Y si cuando termina una, la que empieza a continuación es el tema de "Indiana Jones", pues es el acabose. Qué manera de tocar la trompeta!!! Y para terminar, volvemos a ser niños que se hacen amigos de un extraterrestre, con la música de "ET". Y cuando todo termina, la explosión de aplausos, con la que los que estábamos presentes conseguimos nada menos que tres bises, que pasa saber cuáles fueron, tendréis que acudir a un concierto.
   En definitiva, una de las mejores experiencias que he vivido, dos horas repletas de música y buen gusto aunadas en un auditorio en el que no cabía un alfiler. Cuando a la gente le ofreces lo que quiere, suele responder. Una manera de acercar la música sinfónica a la gente que normalmente no la escucha, y que con este tipo de propuestas innovadoras consigue atraer a personas que normalmente se mantienen alejadas de propuestas mucho más clásicas. Toda una vivencia que espero poder disfrutar durante muchos años.

martes, 8 de octubre de 2013

Capitán Phillips (Captain Phillips)

   Descomunal. Así es "Capitán Phillips". Una lección de cómo hacer una peli de acción acercándonos al realismo. De una situación lamentablemente habitual, Paul Greengrass se ha sacado de la manga una autentica maravilla del cine actual utilizando a Tom Hanks como hombre normal que, aunque superado por las circunstancias, siempre mantiene una parte de su mente activa y en pleno funcionamiento para, aun estando acorralado, sacar ventaja de la situación.
   El caso es que a pesar de la innumerable cifra de secuestros de barcos ocurridos en la zona del cuerno de África, los propietarios de dichos buques continúan apostando por no llevar a bordo personal especializado en el manejo de este tipo de asuntos y unas medidas de seguridad verdaderamente eficientes que dejen a salvo al menos a las tripulaciones. De esto va "Capitán Phillips". De esto y de las mafias que obligan a unos pescadores a jugarse la vida asaltando barcos a costa de amenazar a sus familias.
   Greengrass tiene el toque perfecto a la hora de dirigir este tipo de películas, porque les aporta un toque de normalidad que ningún otro director es capaz de dar, haciendo que te creas las escenas de acción a pies juntillas, y acercando al espectador a situaciones que difícilmente podría imaginar. Si en las pelis de la saga Bourne el toque podría verse difuminado al tratarse de historias de pseudo ciencia ficción, en "United 93" ya nos aproximó a unos hechos reales conocidos por todo el mundo, y en "Green Zone" puso el punto sobre la dolorosa e infructuosa búsqueda de armas de destrucción masiva que originó la guerra de Irak. Aunque ahora que lo pienso este año he visto otra peli que tiene un toque parecido, aunque distinto, pero con una visión en conjunto común: "La hora más oscura".
   Y luego está lo de Tom Hanks. Uno de esos actores de toda la historia del cine que se pueden contar con los dedos de una mano que a través del talento dan una credibilidad a sus personajes que te hacen dudar sobre cuál será su verdadero yo. La mimetización con aquello que pretenden representar es tal que incluso asusta. Talento, que unido al trabajo tienen como consecuencia el reconocimiento del gremio y de aquellos a los que nos gusta el cine. Imagino que estará nominado al Oscar como mejor actor, no puede ser de otra manera.
   En definitiva, "Capitán Phillips" es, sin duda, una de las pelis del año, así que no dejéis de ir al cine a verla, porque os aseguro que merece la pena, y mucho.

lunes, 7 de octubre de 2013

The Bridge

   Al acabar la primera temporada de "The Bridge" te das cuenta que lo que empezó siendo una cosa se ha acabado convirtiendo en otra, quizás mejor que la inicial. Si en el primer episodio se muestran todas las cartas sobre la mesa, poco a poco las cartas se han ido volviendo, tornándose difuminadas por un polvo del desierto mexicano que no hace más que impedirte la visión de algo que antes parecía cristalino, como un truco tamariziense de esos que siempre nos dejaron la boca abierta. Y  de repente te ves inmerso en una trama de corrupción, tráfico de drogar, muerte, secuestros, sol y polvo, al que sólo son capaces de hacer frente un buen sombrero de cowboy y unas botas camperas.
   Para dar sentido a la trama había que utilizar un gancho. Pero el gancho debía cumplir una doble función: de una parte, algo que te atrape por su constancia, agudeza e ingenio. Por otra parte, para mantenerte alejado, una alucinante falta de empatía hacia todo lo que le rodea, sin tener en cuenta sentimientos o situaciones. Y han dado en el clavo al elegir como gancho a Diane Kruger. Una policía sin escrúpulos y sin más vida que su trabajo, que ve como cambia su mundo al tener que hacer equipo con un policía de otro país, donde las reglas son tomadas con la mayor laxidad posible, y lo más importante no es el trabajo, sino subsistir en una sociedad rodeada de violencia en cualquiera de sus formas.
   ¿Y de qué va esto? Pues un cadáver aparece colocado justo sobre la línea que separa Estados Unidos y México. Una juez es la víctima, pero no se encuentra móvil. Por otra parte, todo apunta a las mafias asesinas de mujeres en Ciudad Juárez. Para investigar el caso, las policías de ambos países decide colaborar, pero nada será fácil.
   Muy muy recomendable, con un capítulo, el 11, de los mejores de la historia de la tele...

domingo, 6 de octubre de 2013

Caza al asesino (The Frozen Ground)

   Siempre que me pongo a ver una peli nueva de Nicolas Cage pienso lo mismo: ¿qué peinado estrafalario toca ahora? Pero, en "Caza al asesino" el peinado es más bien tirando a normalito. Y la peli no está mal del todo, aunque no deja de ser algo, que como ocurre últimamente, ya hemos visto. No se que tienen las pelis de este tipo que me hacen sentir una atracción hipnótica por ellas, que al final acabo viendo aunque sólo sea para ponerle verde, que es lo que pasa en el 90% de los casos. ¿Cagemanía, Cagefobia, Cagefilia? No se bien como definirlo...
   Basada en hechos reales, "Caza al asesino" cuenta la historia de un policía que investiga una serie de desapariciones de chicas jóvenes en Alaska durante la década de los 70 y principios de los 80, donde la ausencia de ordenadores hacía que todas las investigaciones supusieran un trabajo de escritorio, de acumulación de expedientes en busca de algún rasgo en común entre casos, que permitiesen sacar alguna conclusión por la que empezar a indagar.
   "Caza al asesino" vuelve a juntar a Nicolas Cage y a John Cusack unos cuantos años después de "Con Air". Cage no está mal, en su papel prácticamente habitual (¿cuántas veces ha interpretado ya a un policía?) de protagonista de peli pseudo serie B, aproximándose cada día más a ese momento en que se convertirá, sin dudarlo, a protagonista de las películas de Antena 3 los fines de semana. Y Cusack está algo mejor, transmitiendo una frialdad con la mirada que le sirve para reivindicarse como buen actor al que aún no le ha llegado a las manos el papel que le haga dar la campanada.
   En definitiva, que si no sabéis que ver o queréis algo ligerito de digerir y que no os haga pensar mucho pues puede valer...

sábado, 5 de octubre de 2013

Bestias del sur salvaje (Beasts of the Southern Wild)

   Después de ver "Bestias del sur salvaje" me quedé como estaba. No logro entender el revuelo que supuso su estreno, y mucho menos su nominación al Oscar como mejor película. Realismo mágico dicen que muestra. Lo del realismo puede, partiendo de la base que habla de un mundo preapocalíptico en el que una inundación puede acabar con aquellos que se resisten a vivir en una ciudad, pero lo de la magia no lo vi por ninguna parte.
   Imaginaos un serie de casas apartadas de la ciudad, tan separadas entre sí que ni siquiera pueden tener la consideración de poblado o aldea, construidas en una zona pantanosa que hace que cuando llueve se vean inundadas, y aquellos que allí viven se vean despojados de lo poco que tienen una y otra vez. En una de esas casas vive una niña, de unos 6 o 7 años. Vive sola, a unos metros de la casa en la que vive su padre, casi siempre borracho. Y aquí aparece lo único que encuentro reseñable de la historia: ver el mundo a través de los ojos de una niña, como si toda la vida fuese un juego, y comprender que la falta de un adulto en la vida que te sirva de guía y guarda se ve compensada por unos sentimientos que se  expresan con una simple mirada y una conciencia de lo que se supone que se debe hacer a cada momento.
   Lo mejor de la peli la niña, nominada también al Oscar, pero al final, la peli te deja un sabor amargo, como cuando tomas un café en alguna cafetería y piensas para ti mismo que jamás volverás a tomar algo allí...













martes, 1 de octubre de 2013

Rush

   No es que sea yo un forofo de la Fórmula 1. Que sí, que si un domingo estás tirado en el sofá y de repente te encuentras con el mayor circo del mundo del motor pues aprovechas y lo ves. Eso sí, también os digo que después de unas cuantas vueltas me vuelvo remolón y cambio de canal para evitar el mareo de dar tantas vueltas y tantos grititos del comentarista de turno, y vuelvo un par de veces más hasta que termina la carrera. Y os preguntaréis ¿para qué vas al cine y ves una peli sobre la Fórmula 1?
   La respuesta es Ron Howard. Un director vilipendiado en su juventud por su carrera de actor, pero que supo reciclarse hasta volverse uno de los directores más influyentes de las últimas décadas. "Cocoon", "Willow", "Apolo XIII", "Una mente maravillosa", "Cinderella Man", "El código Da Vinci" (a mi me gustó, como también me gustó el libro), "El desafío: Frost contra Nixon", "Ángeles y demonios" (también me gustó, más incluso que la anterior adaptación del libro de Dan Brown, y para 2015 tiene previsto estrenar "Inferno", la nueva aventura de Robert Langdon). ¿Os parece poco?
   Y no fallé. "Rush" es una historia de pasión por la velocidad desde el punto de vista de dos rivales con estilos muy diferentes: James Hunt (Chris Hemsworth), puro talento, y Niki Lauda (Daniel Brühl) obsesivo y trabajador hasta la extenuación. Por eso "Rush" es una historia que tiene como escenario de fondo la Fórmula 1, pero en realidad podríamos encontrarla en cualquier otro ámbito de la vida. Lo que si es cierto es que por encima de todo, "Rush" habla del respeto que muestran dos rivales por su oponente, que ven el mundo de dos maneras totalmente opuestas.
   Mención al papelón de Daniel Brühl, que consigue, desde el primer momento, hacer que te caiga antipático, al igual que al resto de la humanidad. Atención a mi apuesta: nominado al Oscar.
   Y luego están los aspectos técnicos, con imágenes de las carreras desde dentro de un coche como nunca se han visto, ni imaginado, pensando en como los pilotos se jugaban la vida (literalmente) en cada carrera, y con un sonido atronador que consigue desconcertarte. Y esos puntos de luz laterales que tanto le gustan al Sr. Howard, como el atardecer que aparece detrás de una tormenta vespertina...

Dunkerque (Dunkirk)

Os va a sonar raro, pero Dunquerke no es una película bélica. Según palabras del propio Christopher Nolan , Dunkerque es un thriller ...