sábado, 5 de octubre de 2013

Bestias del sur salvaje (Beasts of the Southern Wild)

   Después de ver "Bestias del sur salvaje" me quedé como estaba. No logro entender el revuelo que supuso su estreno, y mucho menos su nominación al Oscar como mejor película. Realismo mágico dicen que muestra. Lo del realismo puede, partiendo de la base que habla de un mundo preapocalíptico en el que una inundación puede acabar con aquellos que se resisten a vivir en una ciudad, pero lo de la magia no lo vi por ninguna parte.
   Imaginaos un serie de casas apartadas de la ciudad, tan separadas entre sí que ni siquiera pueden tener la consideración de poblado o aldea, construidas en una zona pantanosa que hace que cuando llueve se vean inundadas, y aquellos que allí viven se vean despojados de lo poco que tienen una y otra vez. En una de esas casas vive una niña, de unos 6 o 7 años. Vive sola, a unos metros de la casa en la que vive su padre, casi siempre borracho. Y aquí aparece lo único que encuentro reseñable de la historia: ver el mundo a través de los ojos de una niña, como si toda la vida fuese un juego, y comprender que la falta de un adulto en la vida que te sirva de guía y guarda se ve compensada por unos sentimientos que se  expresan con una simple mirada y una conciencia de lo que se supone que se debe hacer a cada momento.
   Lo mejor de la peli la niña, nominada también al Oscar, pero al final, la peli te deja un sabor amargo, como cuando tomas un café en alguna cafetería y piensas para ti mismo que jamás volverás a tomar algo allí...













No hay comentarios:

Publicar un comentario