lunes, 7 de octubre de 2013

The Bridge

   Al acabar la primera temporada de "The Bridge" te das cuenta que lo que empezó siendo una cosa se ha acabado convirtiendo en otra, quizás mejor que la inicial. Si en el primer episodio se muestran todas las cartas sobre la mesa, poco a poco las cartas se han ido volviendo, tornándose difuminadas por un polvo del desierto mexicano que no hace más que impedirte la visión de algo que antes parecía cristalino, como un truco tamariziense de esos que siempre nos dejaron la boca abierta. Y  de repente te ves inmerso en una trama de corrupción, tráfico de drogar, muerte, secuestros, sol y polvo, al que sólo son capaces de hacer frente un buen sombrero de cowboy y unas botas camperas.
   Para dar sentido a la trama había que utilizar un gancho. Pero el gancho debía cumplir una doble función: de una parte, algo que te atrape por su constancia, agudeza e ingenio. Por otra parte, para mantenerte alejado, una alucinante falta de empatía hacia todo lo que le rodea, sin tener en cuenta sentimientos o situaciones. Y han dado en el clavo al elegir como gancho a Diane Kruger. Una policía sin escrúpulos y sin más vida que su trabajo, que ve como cambia su mundo al tener que hacer equipo con un policía de otro país, donde las reglas son tomadas con la mayor laxidad posible, y lo más importante no es el trabajo, sino subsistir en una sociedad rodeada de violencia en cualquiera de sus formas.
   ¿Y de qué va esto? Pues un cadáver aparece colocado justo sobre la línea que separa Estados Unidos y México. Una juez es la víctima, pero no se encuentra móvil. Por otra parte, todo apunta a las mafias asesinas de mujeres en Ciudad Juárez. Para investigar el caso, las policías de ambos países decide colaborar, pero nada será fácil.
   Muy muy recomendable, con un capítulo, el 11, de los mejores de la historia de la tele...

No hay comentarios:

Publicar un comentario