domingo, 23 de marzo de 2014

Dallas Buyers Club


Que sí, que estoy convencido de que Matthew McConaughey ha vendido su alma al diablo, porque el giro que le ha dado a su carrera no tiene explicación: ha pasado de ser el típico galán de comedias ligeras de enredo tan pasteleras que con solo verlas te sube el azúcar a interpretar personajes oscuros, serios, a veces tan rancios que pareciese que se le ha ennegrecido el corazón de tanto tabaco que fuma (entre "Mud", "Dallas Buyers Club" y "True Detective" ha tenido que dar pingües beneficios a las tabaqueras norteamericanas).


Debe ser que perder 20 kilos te da que pensar y replantearte tu vida: en vez de estar comiendo la mala leche se apodera de tu cuerpo y por algún lado tiene que salir. McConaughey ha focalizado el hambre en la interpretación, y le ha salido muy bien la jugada, porque sus papeles en "Dallas Buyers Club" y "True Detective" transmiten todo aquello que nunca antes habíamos visto: una mirada intensa, que parece atravesar la cámara y clavarse en las entrañas del espectador hasta hacerle ver y sentir aquello que tiene en su mente.
Me gustan las últimas interpretaciones de McConaughey, pero sobre todo me gusta su actuación en "True Detective", porque le permite actuar de manera tan sobria que cuando se desata consigue transmitir que lo está dando todo, y además le dejan explicarse, poniendo en situación al espectador. También me gustó en "Dallas Buyers Club", pero no creo que su interpretación sea superior a la de Leonardo Di Caprio en "El lobo de Wall Street". En mi modesta opinión, el Oscar de McConaughey lo ha conseguido por su interpretación en "True Detective".
La mejor interpretación de "Dallas Buyers Club" es la de Jared Leto sin lugar a dudas: sometido a la delgadez extrema, consigue dar vida a un travesti enfermo de sida que conmueve desde el primer momento hasta transmitir auténtica pena. Seguramente uno de los Oscars más merecidos de los últimos años en lo que ha interpretaciones se refiere.
"Dallas Buyers Club" es otra de esas películas basadas en hechos reales, que cuenta la historia de un enfermo de sida al que le diagnostican la enfermedad y le dan un mes de vida, debido a los excesos de drogas y vida desordenada que lleva. Desahuciado por los tratamientos novedosos, en México consigue un tratamiento que le hacen recuperarse hasta límites insospechados, por lo que decide comenzar a vender los productos que toma al resto de enfermos de Dallas. Allí conoce a un travestí (Leto) que le ayudará a vender sus productos.
Pero no os llevéis a engaño: aunque las interpretaciones son prodigiosas, la peli deja que desear en cuanto a ritmo (muy lenta), extensión (se acaba haciendo muy larga aunque no llega a las dos horas), y dirección, que trata al espectador como un panoli, utilizando unos flashbacks que parecen reírse de la inteligencia del que mira.
Así que allá vosotros...

1 comentario:

  1. Cuando vi el trailer (en el cine, antes de ver Her) me quedé prendado de la película. Leto es un actorazo (lástima que su música, después de su buen debut, no esté a la altura).

    ResponderEliminar