sábado, 8 de marzo de 2014

La gran estafa americana (American Hustle)


Después de ver "La gran estafa americana" se me quedó la cara como si hubiese dado un lametón a una prenda de terciopelo: con la lengua fuera de la boca, intentando evitar meterla en su cavidad natural para evitar tragar polvo, los ojos achinados y el ceño fruncido. Seguramente se trate de la película más sobrevalorada de los últimos años, por no decir de las últimas décadas.


David O. Russel es con toda seguridad el mayor estafador del cine americano actual. Ya me la coló con "El lado bueno de las cosas", pero por esta no paso. El afán titiritero que demuestra con este pastiche, más cómico por las pintas de alguno de sus protagonistas que thriller por la superficialidad del guion hacen que "La gran estafa americana" sea eso, una estafa al espectador. Ya puede ser el creador de un nuevo lenguaje cinematográfico, transgresor o todo lo que quiera, pero sin una buena historia que contar, el azucarillo bien envuelto con el empaque que da un reparto extraordinario (por la cantidad de talento reunido), se acaba diluyendo a las primeras de cambio sin necesidad de agitar mucho la mezcla.
Pero resulta que van y la nominan a diez Oscars!!! Esta es la prueba de la sobrevaloración de la que hablaba anteriormente. Si acaso, el diseño de vestuario, muy setentero, aunque demasiado putón para ellas se puede merecer una nominación. Y me puedo llegar a creer la de Chistian Bale, que esconde su mirada tras unas gafas a lo Risto Mejide para dar vida al protagonista de la historia, que pese a su empeño no consigue salvar. También me creo el personaje de Jennifer Lawrence, porque es la única que aporta frescura a la trama.
Pero una cosa buena tengo que decir: "La gran estafa americana" tiene la mejor recopilación de canciones de los últimos años en su banda sonora.
La primera que suena, en la que puede considerarse la mejor escena de la peli (Bale peinándose), es esa maravilla de América, "A horse with no name". Cuando la escuchas piensas que una peli con esa canción no puede ser mala. Craso error.


Ante el tedio que supone la trama, de vez en cuando suena algo que consigue despejar leve y momentáneamente el sopor. Así, van sonando temas de Duke Ellington (Jeep´s Blues):


ELO (10538 Overture):


Los Wings (Live and let die) con la canción de "Vive y deja morir", seguramente el mayor bodrio de toda la saga Bond:



Bee Gees (How Can You Mend A Broken Heart):


Donna Summer (I feel love):


Harold Melvin & The Blue Notes (Dont Leave Me This Way):


Tom Jones (Delilah):


Así que vosotros mismos, pero ya os digo que mucho lirili y poco lerele...

6 comentarios:

  1. Coincido contigo q a mi el director no me convencio tampoco con la anterior, esta no la he visto pero ya se me quitaron las ganas. Choca las diez candidaturaa y la falta de ellas a la pelicula de los cohen realmente a veces el criterio de la academia es cuanto menos dudoso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuántas veces hemos hablado de la buena pinta que tenía...

      Eliminar
  2. Coincido en parte... A mí la película me gustó, pero creo que está orientada demasiado al público estadounidense, que es más gustoso de este tipo de "espectáculos" de superestrellas montando follones y no tanto para los europeos, lo que explica el poco éxito de crítica que ha tenido aquí...

    A mi parecer, David O'Russell nos la metió doblada en Silver Linings Playbook, intentándonos vender humo con una película cuyo único margen de diferencia con las treinta comedias románticas que se estrenan al año eran las actuaciones de sus protagonistas. Sin embargo, en American Hustle sí que he encontrado una trama con sustancia, sobre todo al principio. Al final, el exceso de conversación entre los protagonistas mata una trama, y un corte de veinte minutos hacia el final en la sala de montaje le haría mucho bien, pero no dejo de pensar que ver esta película es asistir a una comedia coral con un trasfondo de thriller ligero, todo casi perfectamente engarzado y preparado para servir.

    Hay una cosa que este director hace bien y es dirigir a sus actores. Aunque ha levantado mucha controversia, yo defiendo la candidatura al Oscar que tuvo Bale en la pasada gala, como hubiera defendido a capa y espada el merecido Oscar de habérselo llevado Jennifer Lawrence, de sobra el personaje más memorable, refrescante y oxigenador de toda la película. Junto a estos torrentes se une Cooper, quedando un poco rezagados Adams y Renner, quizás porque sus personajes son los menos lucidos.

    Objetivamente creo que tiene valores a defender, y subjetivamente la encontré bastante entretenida e interesante. Las 10 nominaciones fueron una locura y le sobraban la mitad (como paso el año pasado con Silver Linings) y no es extraño que se haya ido a casa de vacío, pero no creo que los Oscar sean un baremo aceptable en estos casos...

    En cualquier caso, un artículo muy interesante, un saludo!

    ResponderEliminar
  3. Gracias por ahorrarme los eurillos de una entrada al cine. ¿Y han profanado la canción de America en vano? Ay...

    ResponderEliminar
  4. Totalmente de acuerdo es un estafa total, mala, mala. Christian Bale me encanto siempre, acá es lamentable, no entendí para que hicieron tanto escándalo con la calvicie y la gordura, ambas totalmente intrascendentes e inútiles. Descartable.
    Saludos.

    ResponderEliminar