viernes, 28 de marzo de 2014

Non-Stop (Sin escalas)


Un buen día el espíritu de John McLane abandonó el cuerpo de Bruce Willis. Sucedió tras rodar la "Jungla de Cristal III: La venganza", porque desde entonces el bueno de Willis se dedicó a otra cosa: que si toma un susto por aquí mientras psicoanalizas niños; que si mira me tocas y no me hago daño; que si me dan una pasta por ser McLane dos veces más pero lo hago para llenarme los bolsillos...
El espíritu divagó aquí y allá, buscando un cuerpo en el que materializarse y poder seguir repartiendo mandobles a cascoporro. Probó con Nicholas Cage, pero no le gustaban sus peinados; probó con cachas inflados por los anabolizantes, pero no le gustaba el sabor a medicina que quedaba en el aliento tras cada escena; probó incluso con volver con Bruce Willis, pero no vio claro lo de irse a Rusia a rodar y decidió seguir revoloteando.


Hasta que apareció un talludito irlandés grandullón que había hecho de todo en el cine: Star Wars, Gangs of New York, Rob Roy, Batman Brgins, La lista de Schindler,...y probó. Resultó que encajaba como un guante al rodar una peli francesa que no las tenía todas consigo, pero que funcionó a la perfección. Era "Venganza", de 2008, y desde entonces Liam Neeson y el espíritu de John McLane van de la mano rodando película tras película como todo héroe de acción que se precie.
"Non-Stop" es la nueva peli de Neeson, dirigido de nuevo por Jaume Collet-Serra tras coincidir en "Sin identidad" (del mismo estilo que esta, aunque de mejor factura para que suscribe). Resulta que en esta ocasión Liam Neeson es un policía de esos que viaja en los aviones como infiltrado para prevenir posibles atentados terroristas. Pero de buenas a primeras alguien le amenaza a través de mensajes telefónicos con matar a un pasajero del vuelo cada 20 minutos sin no se cumplen sus exigencias (que casualmente son muchos millones de dólares, aunque esta vez no piden un helicóptero por razones obvias). Claro, el Neeson moqueado porque todos son sospechosos, como si aquello fuera Diez Negritos surcando los cielos. Y mientras las escenas te dan motivos para ir sospechando de uno y otro, al mismo tiempo que dejas de sospechar al que primero creíste culpable, van pasando los minutos hasta que todo se resuelve.
En definitiva, que "Non-Stop" es lo que es, una peli de esas que no engañan cuando vas a verla y que sirve para entretener...

2 comentarios:

  1. Teniendo en cuenta que Venganza y sin identidad me gustaron mucho; habrá que ver non-stop!!!!

    Feliz fin de semana!!!

    ResponderEliminar
  2. No es mi tipo de cine, a pesar de Neeson llena mucho la pantalla ;)

    Muy simpática la introducción jeje.

    ResponderEliminar