domingo, 11 de mayo de 2014

Grand Piano


No esta mal "Grand Piano". Tiene ritmo, tiene tensión, no se enreda en retorcidos giros de guión que la alarguen de manera innecesaria,...Pero tiene un problema: Elijah Wood.
No es que me caiga mal el muchacho, ni le considere mal actor, ni mucho menos. No sé si me pasa a mi solo o le pasa a alguien más, pero cada vez que veo a Elijah Wood, y mucho más cada vez que pone cara de asombro, me imagino a Frodo viendo el gran ojo de fuego, que le perseguirá allá por donde vaya.
Es el problema de las trilogías épicas: encasillan a determinados actores en sus personajes, hasta el momento en que se produce una simbiosis entre ambos que les afecta en su carrera profesional. ¿O es que alguien recuerda a Mark Hamill haciendo otro papel que no sea el de Luke Skywalker?


Retomando "Grand Piano", creo que tiene cosas buenas: una producción española al estilo americano, producto de la experiencia de Rodrigo Cortés en el cine estadounidense, que aunque en esta ocasión produce la peli, se ve su mano tras las cámaras: estrellas internacionales y una buena trama de suspense puestas a disposición del director (Eugenio Mira). También me ha gustado mucho el homenaje a Luis Buñuel, recreando una secuencia de "Un perro andaluz". Se agradece saber que hay personas que saben de dónde venimos y recrean el pasado en películas actuales sin que tal recreación suponga un remake, sino un sincero homenaje a uno de los directores españoles más insignes de la historia.
Pero también hay aspectos que resultan poco creíbles: en un concierto de música clásica cuyo protagonista es un pianista que retoma su profesión tras cinco años ausente, resulta ilógico que se levante de la butaca del piano y desaparezca del escenario sin más, y que el público no le dé mayor importancia, tomándoselo casi como algo natural.
Pero bueno, al fin y al cabo "Grand Piano" resulta una historia entretenida que hace pasar un buen rato de suspense.

1 comentario:

  1. A mí me resultó un largometraje decepcionante. También puede que no tuviese el día, ya sabes aquello de que la película va al divertimento y a la complicidad del espectador. Para gustos colores!!!
    Buena reseña.
    Un saludo.

    ResponderEliminar