domingo, 20 de julio de 2014

El amanecer del planeta de los simios (Dawn of the Planet of the Apes)


Voy a empezar a calificar las películas por los bostezos que me marco mientras las veo. Será mediante una escala inversamente proporcional, es decir, a mayor número de bostezos, peor ha sido la peli. A "El amanecer del planeta de los simios" le han tocado cinco bostezos. Sobre todo al principio, porque le cuesta arrancar una barbaridad (sin contar los al menos veinte minutazos de anuncios que se marcaron los del cine) y hasta que coge ritmo todavía no has cogido la postura en el asiento.
Ya a mitad de película, cuando tienes el culo acarpetao, parece que la cosa se endereza y comienzas a encontrarle una lógica a una Tierra devastada por un virus, en la que un grupo de humanos supervivientes viven en busca de una fuente de energía que les permita salir adelante, mientras la población de simios vive en comunidad en medio de la naturaleza en busca de la felicidad.


"El amanecer del planeta de los simios" no deja de ser una historia sobre la tolerancia, el respeto y la eliminación de barreras, prejuicios y diferencias entre seres que sólo persiguen poder vivir la vida a su manera, sin interferencias. Pero para ser sinceros, cuando hay seres humanos entre medias, ese mundo idílico es imposible. La multitud de ideologías existentes (tantas como cada hombre sobre la faz de la tierra) hará que siempre exista alguien que en su fuero interior considere correcto algo que para la inmensa mayoría no lo sea, y al final, acabe luchando por su ideología y dañando al resto de la sociedad con la que convive pero que no comparte sus ideales.
Si por algo destaca "El amanecer del planeta de los simios" es por la solidez en la recreación de los simios, destacando la notable interpretación de Andy Serkis, alter ego de César mediante capture motion, que consigue transmitir emociones tan solo con su mirada (en el plano final me pareció reconocer al mismo Serkis en la faz del simio).
En definitiva, después de las críticas leídas en los últimos días, que ponían "El amanecer del planeta de los simios" por las nubes como blockbuster del verano, voy a esperar a ver "Transformers, la era de la extinción" para dirimir esta disyuntiva que me mantiene ojiplático hasta su resolución. De momento, si queréis ver una muy buena peli, poneos la original de 1968, la de Charlton Heston, con uno de los mejores finales de la historia del cine.

No hay comentarios:

Publicar un comentario