martes, 1 de julio de 2014

Transcendence


Tras ver "Transcendence" mi pregunta es: ¿cómo alguien que pretende hablar de aquello que va más allá de la mente humana (algo llamado Transcendencia en la peli) es capaz de intentar explicarlo a través de una película intrascendente? ¿Qué pasó con aquellas reglas de la robótica establecidas por Isaac Asimov?
"Transcendence" toma como propios conceptos de "Matrix" (sin Matrix), y "Yo, Robot" (sin robot), para intentar ofrecer un entretenimiento visual partiendo de bases filosóficas, metafísicas y religiosas.


Imaginad que antes de fallecer Albert Einstein alguien tiene la idea de transferir su mente, con todos sus pensamientos, conocimientos, ideas y recuerdos a un superordenador,  a fin de poder seguir utilizando un intelecto superior al del resto de la humanidad. Pero, ¿hasta qué punto una mente sigue considerándose humana cuando se encuentra entre circuitos, cables y conexiones? 
"Transcendence" marca un punto de inflexión en la ciencia ficción basada en la inteligencia artificial, como ya hizo "Terminator". Si en esta las máquinas toman conciencia de su existencia y basándose en sus cálculos deciden acabar con la humanidad para evitar su propia extinción, en "Transcendence", la máquina, con su simbiosis con el hombre, pretende mantener un férreo control sobre la especie humana, sin que tengamos muy claro el porqué.
Todo esto sazonado con diálogos pretenciosamente filosóficos y religiosos sobre la conveniencia de dar consciencia a una máquina, con unas actuaciones tan planas que no se creen la trama ni por asomo. Ah dónde quedaron esos personajes de Johnny Deep, que siempre tenían esos matices de locura que contagiaban al resto de la peli. En esta, ni siquiera el omnipresente Morgan Freeman sabe dónde esconderse.
En definitiva, allá vosotros...

2 comentarios:

  1. Hola Manu... Una película realmente decepcionante, y eso que parte de una premisa bastante interesante; no obstante, el novel director no ha sabido sacarle todo el potencial de la trama, y Johnny Depp, cuando se aleja de los personajes estrafalarios, nos ofrece una interpretación comatosa y desganada... Una lástima, ya que en manos de otro director (sirva como ejemplo, el aquí productor ejecutivo Christopher Nolan), casi seguro que otro gallo hubiera cantado...

    Saludos y buena reseña!! ;)

    ResponderEliminar
  2. ¿Qué le pasa a Johnny Depp que cuando no esá con Burton parece que sólo hace fiascos...?

    ResponderEliminar