domingo, 5 de octubre de 2014

Jack Ryan: Operación Sombra (Jack Ryan: Shadow Recruit)


Así de primeras ponerte una peli de Kenneth Branagh como que da pereza. Después te fijas un poco en la carátula de la peli y ves a Kevin Costner teñido de rubio y la pereza se convierte en mitad estupor, mitad curiosidad. Y allá que te pones, a ver lo que al final no deja de ser una de esas pelis que simplemente sirve para pasar el rato, no sin antes ver como poco a poco la poca verosimilitud de la historia confirma definitivamente que Kenneth Branagh debería dedicarse a su especialidad, las historias de Shakespeare.


Las pelis del personaje de Jack Ryan interpretadas por Harrison Ford ("Juego de patriotas", "Peligro Inminente") tienen algo de lo que carece  "Jack Ryan: Operación Sombra": sencillez, que no hace más que transmitir credibilidad  una historia que, aunque de espías, puedes llegar a creértelas. Sin embargo, "Jack Ryan: Operación Sombra" es más una historia de James Bond que otra cosa. No veo que Tom Clancy imaginase a su personaje tal y como lo retrata Branagh.
No digo que Chris Pine no sea un buen Jack Ryan: lo que digo es que seguramente le haya tocado interpretar al personaje con el peor guion de los rodados hasta ahora. A pesar de todo, sale airoso de afrontar el reto de retomar el personaje interpretado anteriormente por Alec Baldwin, en la estupendísima "La caza del Octubre Rojo", Harrison Ford y Ben Affleck ("Pánico Nuclear").
Lo que no veo tanto es a Keira Knightley como heroína de acción, porque se la ve más como un pan sin sal perdido en un tiovivo que acaba siendo un elemento esencial de la inteligencia de la CIA.
En definitiva, una de esas pelis para no buscarle los tres pies al gato. Allá vosotros.

1 comentario:

  1. Para mi Jack Ryan sin Ford es como Bond sin Connery, ya no vale la pena ver todo lo que se ha hecho después con estos personajes.

    ResponderEliminar