domingo, 26 de octubre de 2014

Relatos Salvajes


Todos tenemos situaciones que nos sacan de quicio: que intenten colarse en la cola del supermercado, que te jodan una peli en el cine con los cuchicheos, el gilipollas que va pegado a tu coche porque no te puede adelantar y decide ir lamiendo tu parachoques trasero,... y así  un montón de situaciones cotidianas que si no fuese porque tienes un poquito de cordura harían que tu vida fuese "Un día de furia" permanente.


Pero un día estallas. Ese día tonto en el que todo se tuerce, y desde que te levantas de la cama y te duchas ya empieza el karma a dar por saco: primero el despertador del móvil no sonó a la hora programada, y por mucho que corras ya llegas tarde. Luego, mientras te duchas, cuando tienes el pelo lleno de champú y coges el gel, te das cuenta de que está el bote vacío. Te medio secas para salir de la ducha pero acabas llenando el baño de agua, y el bote de gel de repuesto (en el caso de que lo haya, porque como el día sea chungo ni eso) está al fondo del armario. Sales de casa cuando ya deberías haber llegado al trabajo, y te han dejado el coche encajonado entre el de delante y el de detrás. Así que a costa de la integridad de tus parachoques, no te queda otra que hacerte hueco. Y cuando consigues salir y te pones en marcha, el seguidor de la Fórmula 1 va detrás de ti intentando cogerte el rebufo cuando vas a 40 Km/hora. El mosqueo ya ronda tu mente, y decides reducir a 30 e ir pisando el freno cada 20 metros. Hasta que por fin el gilipollas de detrás se separa. Pero como está lloviendo, el acceso a tu lugar de trabajo está cortado porque una balsa de aguas ha inundado la vía de servicio. En ese momento es cuando le das la primer mamporro al volante y te haces daño en la mano. Vas a estar todo el día con el recordatorio del golpe, y cualquier otro golpe que te des va a ser en el mismo sitio con el que golpeaste el volante. Pasan 20 minutos para recorrer 200 metros y llegas al trabajo, y en cuanto entras por la puerta resoplando por la última carrera que te ha hecho adelantar cinco míseros segundos, te comentan que no hace falta que corras que los servidores se han caído y que no funciona ninguna de las herramientas con las que realizas tu trabajo.
Pero, ¿qué ocurriría si tu día de furia se mezcla con el día de furia de otra persona? ¿Y si el conductor que te sigue pegado decide embestirte en vez de dejarte hueco? Eso es "Relatos Salvajes", una mezcla de historias que van un poco más allá de lo que estamos acostumbrados hasta dejarte con la boca abierta por el asombro y con una carcajada escapándose antes de que puedas cerrarla.
"Relatos Salvajes" es un álbum de historias donde la venganza es un elemento transversal a todas ellas, en las que las situaciones llevadas al extremo pretenden dar una idea en conjunto, a modo de crítica,  de lo que es la sociedad actual.
Un viaje en avión, un cliente en un restaurante de carretera de mala muerte una noche de lluvia, un incidente de tráfico, un coche mal aparcado, un atropello mortal y una boda son los escenarios donde quedan al desnudo las vergüenzas del ser humano, quizás llevadas un poco más allá del límite, lo que causa perplejidad en el espectador y al final, es la nota discordante con el cine actual: la transgresión que no llega prácticamente en ninguna de las películas que se estrenas la ha logrado Damián Szifrón con unas historias que hacen reír de puro dramatismo, como válvula de escape de la tensión acumulada por unos personajes superados por las situaciones que les ha tocado padecer.
"Relatos Salvajes" tiene un reparto coral donde ninguno de los intérpretes desentona, pero si hay que destacar a alguien, me quedo con Ricardo Darín, que a un personaje que se podría considerar pelma (aunque motivos no le falten), acabas pensando que hace lo que un hombre tiene que hacer.
Así que, hala, a disfrutar y descargar tensión con "Relatos Salvajes". Ya si eso me contáis...

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Dunkerque (Dunkirk)

Os va a sonar raro, pero Dunquerke no es una película bélica. Según palabras del propio Christopher Nolan , Dunkerque es un thriller ...