domingo, 30 de noviembre de 2014

El único superviviente (Lone Survivor)


“El único superviviente” es una de esas pelis que pasan sin pena ni gloria por las carteleras, y debido a la poca o equivocada promoción, acaban transmitiendo tedio más que distracción. Pero un día te pones a ver algo, no teniendo muy claro qué, y te encuentras en la pantalla con la carátula de una peli de Peter Berg (el director de las aceptables, por lo entretenidas, “Hancock” o “Battleship”), protagonizada por Mark Wahlberg (que unas veces da la de cal y otras la de arena), Taylor Kitsch (a mí me gustó bastante “John Carter”, aunque debo ser el único, por lo que ya la considero uno de esos pequeños placeres que hacen sentirte culpable), Ben Foster (actor especializado en transmitir mal rollo), Emile Hirsch (al que no le cambia s cara de niño por mucha barba que se deje) y Eric Bana (un gran actor desaprovechado). Y allá que fui.


No soy demasiado fan de las películas bélicas, pero el caso es que las que veo me suelen gustar. Hace años, cuándo aún iba al colegio me tragué un montón de películas bélicas gracias a un profesor de historia que tuvo a bien ponernos películas mientras otros compañeros se iban de viaje de fin de curso. Algunos recordarán su primer viaje sin sus padres. A mí se me grabaron en la retina escenas de “Tora, tora, tora”“Tobruk”, “El puente sobre el río Kwai”, “Doce del patíbulo” o “La gran evasión”.


El caso que si me pongo a recordar, hay un montón de películas, series o documentales de contenido bélico que me han gustado, y mucho. Desde “Salvar al soldado Ryan”, “Enemigo a las puertas”, “Black Hawk derribado” o “La chaqueta metálica”, pasando por la estupendísima serie “Hijos del tercer Reich” o el majestuoso documental “Apocalipsis: La segunda guerra mundial”, en el que se muestran imágenes inéditas y a color del peor conflicto bélico que ha sufrido la humanidad desde que el mundo es mundo. Debería ser una obligación ver sus seis episodios en las clases de historia de bachillerato.


Últimamente las series y pelis bélicas van todas en la misma dirección: la guerra en Afganistán. “La hora más oscura”, donde vemos con minuciosidad el plan para dar caza a Bin Laden; o “Homeland”, una serie que sorprendió en su primera temporada pero que tiene sus mejores momentos en la cuarta, con una Claire Danes simplemente maravillosa.
Pues bien, “El único superviviente” pertenece a este último subgénero. Una misión que comenzó siendo una rutina de un grupo de las fuerzas especiales del ejército norteamericano por una de las zonas montañosas afganas en busca de uno de los líderes talibanes, termina convirtiéndose en una guerra de guerrillas lo más parecido a una lucha entre indios y vaqueros con armas semiautomáticas, que hacen que te pongas el cojín a modo de chaleco antibalas no sea que se escape una bala perdida. Lo mejor son los efectos de sonido que hacen que se escuche hasta el ruido de una bala al atravesar la hoja de un árbol, el chasquido de una rama de madera la quebrarse y el quejido de un hueso al ser atravesado por una ráfaga de balas disparadas por un Kalashnikov. Lo peor, el toque patriota que lo único que consigue es quitarle credibilidad a una historia que está basada en hechos reales.
En definitiva, que es un peli estupenda para vivir un rato de tensión si os gustan las historias bélicas.



No hay comentarios:

Publicar un comentario