lunes, 22 de diciembre de 2014

Malditos vecinos (Neighbors)


Leo con estupor que algún medio considera a "Malditos vecinos" como una de las sorpresas del año cinematográfico. No doy crédito. ¿Qué será lo próximo? ¿Seguro que no ha visto ninguna peli más sorprendente en todo 2014? A mí esto de la prensa especializada que hace críticas cada vez me tiene más descolocado. Lo que consiguen con este tipo de afirmaciones es que al final, deje de leer críticas (pero sólo lo puedo hacer yo, vosotros por favor seguid leyéndome), excepto las de Carlos Boyero, al que al final casi siempre tengo que dar la razón.


Al final "Malditos vecinos" no deja de ser la típica peli ochentera de juerguistas universitarios a los que les interesa más su hermandad que formarse, y entre día y día se dedican a beber, drogarse y hacer inocentadas a los novatos. Digo ochentera porque este tipo de cine nació en aquellos años, con pelis como "Porky's" o "Escuela de genios", y lo único que tiene de distinto es que está actualizada a los tiempos actuales.


Debe ser que el humor escatológico más allá de Torrentes triunfa dentro y fuera de nuestras fronteras. Sinceramente, y puestos a aguantar lo soez, prefiero aguantar al menos los chistes patrios que en el fondo no hacen sino reflejar el pensamiento mayoritario de la sociedad, aunque la mayoría no seamos capaces siquiera de insinuar lo que alguna vez se nos pasa por la cabeza por intentar mantener nuestra posición políticamente correcta.


"Malditos vecinos" utiliza a uno de los llamados "Reyes de la Comedia", Seth Rogen (que sí, que tendrá sus momentos, pero que vamos, creo que tanto como rey... más bien asistente de paje diría yo) para atraer al público de las comedias del sobrevalorado Judd Apatow; y por otra parte, para atraer a otro público más juveniloide, cuenta con el rostro de Zach Efron, al que no sé yo si después de superar todas sus adicciones le vendría bien interpretar a un personaje que sólo piensa en fiestas, alcohol y drogas. El caso es que la trama es bien simple: una pareja con un recién nacido se compra una casa, y al poco tiempo, en la casa de al lado, se instala una hermandad universitaria. A partir de ahí, unos hacen la vida imposible a otros, los otros intentan vengarse, llegando a una escalada de violencia sin final, hasta que… Bueno, que aunque no me gustó no la voy a destrozar.
En definitiva, que allá vosotros.

No hay comentarios:

Publicar un comentario