domingo, 22 de marzo de 2015

Magical girl


¿Qué no haría un padre por su hija? Mejor aún, ¿Qué no haría un padre por su hija enferma? No, todavía se puede exprimir un poco más. ¿Qué no haría un padre por una hija enferma terminal? La respuesta es simple: cualquier cosa. Y cuando digo cualquier cosa me refiero a CUALQUIER COSA. Si a la niña de 12 años le hubiese apetecido un porro, su padre se lo hubiese liado y encendido sin ningún problema ni remordimiento. Sólo quiere ver a su hija feliz cueste lo que cueste. El problema es que a su hija lo único que le haría feliz sería el traje de uno de sus personajes de animación favoritos, japonés a más reseña. Pero estando en paro y teniendo que recurrir a empeñar la colección de libros (debe ser algo duro para un profesor de literatura) para poder comer, el trajecito de marras (casi un artículo de coleccionista) resulta un artículo inalcanzable.


Con estas premisas nace “Magical Girl”, seguramente la película más sorprendente del panorama cinematográfico español de los últimos meses, incluso de los últimos años. Pero además, todo funciona como un efecto dominó: casi por casualidad entra en escena Bárbara Lennie (que recibió el Goya a la mejor interpretación femenina por su papel), como mujer con problemas psicológicos que se ve obligada a retomar una vida pasada que todavía no ha olvidado. Para cerrar el efecto dominó, encontramos a Damián (José Sacristán) como otra de las fichas que van cayendo arrastradas por una situación de la que siquiera sabía su existencia. Y así, en un ambiente pausado, se van moviendo todas las piezas, todos los detalles que enrocan la historia de manera cada vez más enrevesada, hasta llegar a un final fascinante, en el que cada personaje encaja a la perfección como piezas de un todo que son.


“Magical Girl” es una peli distinta, dura, ácida, que te golpea con sus planos, dirigida con mano paciente y firme, sustentada en un guion sin fisuras, y con interpretaciones que rozan la perfección. Lo único malo que se le puede achacar es la falta de promoción, aunque quizá tampoco le haga falta tras haber recogido una buena cosecha en la temporada de premios.



En definitiva, cine español muy distinto que es muy necesario. No os la perdáis.

No hay comentarios:

Publicar un comentario