domingo, 31 de enero de 2016

La chica danesa (The Danish Girl)


No tengo ningún conocimiento en lo referente a la transexualidad, a excepción de los programas de “Callejeros” en los que muestran a las prostitutas que padecen este conflicto de género. Es uno de los muchos problemas que tenemos en la sociedad actual: el sectarismo, la parcialidad de los medios, empeñados en “tangencializar” la información para luego ponerse estrellitas y presumir de que tocan todos los aspectos de la sociedad, cuando en realidad lo que hacen es no abandonar la zona de confort, el camino de baldosas amarillas que les lleva, sin ningún mérito, a la notoriedad informativa. Pero eso es otra cuestión.
“La chica danesa” cuenta la historia de Einar y Gerda Wegener, matrimonio de pintores daneses del periodo de entre guerras. Einar era paisajista, mientras Gerda dibujaba cuadros de artistas. Pero un buen día, Gerda le pide a Einar que pose para ella vestido de mujer para terminar una de sus obras. Y es a partir de ese momento en el que Einar se desata del corsé de su masculinidad para dar rienda suelta a su verdadero ser, Lili Elbe.


Y a partir de ese momento, el miedo y el rechazo se instalan en la vida del matrimonio, en forma de médicos que consideran a Einar un trastornado que sólo se “curará” mediante terapias de electroshock y encerramiento en instituciones para enfermos mentales, lo que les obliga a abandonar el país y viajar por Europa hasta llegar a París, lugar en el que Gerda logrará la popularidad por su colección de pinturas sobre Lili Elbe.
Es en París donde Einar/Lili decide acabar con la dualidad sobre su género, y eliminar a Einar de la ecuación, y opta por someterse a una serie de operaciones que acabarán transformando su errónea masculinidad de nacimiento la feminidad que siempre sintió, lo que también acabará con su matrimonio, y a la postre, con su vida.


Eddie Redmayne nos vuelve a regalar una gran interpretación como Einar Wegener/Lili Elbe tras su increíble interpretación de Stephen Hawking en “La teoría del todo”. Pero este año, a pesar de su nominación, no se llevará el Oscar. La que sí se lo va a llevar es la actriz revelación del año, Alicia Vikander ("Operación UNCLE", "Ex-Machina"), que nos regala una interpretación como Gerda Wegener que es todo amor. Lo que no entiendo es el porqué de su nominación como mejor interpretación femenina de reparto, cuando toda la peli es un mano a mano con Eddie Redmayne y son los dos los que sirven de pilares para mantener la historia. Bueno, en realidad sí lo entiendo: decía un profesor de literatura del que pude disfrutar en el instituto, de esos que más que enseñar una rama de conocimiento enseñan a pensar, que cuando no entendiésemos el porqué de algo pensásemos siempre en el dinero. Y es cierto. Todo es dinero. Y en este caso, la nominación como actriz secundaria va por esos derroteros: ante la competencia como actriz principal, se incluye a Vikander en la lucha como actriz de reparto, mucho más laxa, y se acabó. Algo más de taquilla se llevará la peli si se lleva la estatuilla.

Completa el reparto Ben Wishaw (“El atlas de las nubes”, “Q” en las nuevas pelis de Bond), uno de mis  actores favoritos del momento, en un papel (este sí) secundario.
Además, está nominada al mejor diseño de producción, con una ambientación muy bien conseguida, sobre todo en los interiores, verdaderas muestras de pinturas holandesas, de esas que tenían puntos de fuga para dar sensación de profundidad. Y también está nominado Paco Delgado por su vestuario, como ya la fue en la anterior peli de Tom Hooper, “Los miserables”.
En definitiva,“La chica danesa” es una peli de esas que se puede decir que son bonitas, tristes, románticas, dramáticas,... que a ratos se hace un poco tostón, pero que no deja de ser necesaria, aunque aquellos que deberían verla no lo vayan a hacer al tratarse de una peli de “maricones”.


Dunkerque (Dunkirk)

Os va a sonar raro, pero Dunquerke no es una película bélica. Según palabras del propio Christopher Nolan , Dunkerque es un thriller ...