domingo, 13 de marzo de 2016

¡Ave, César!

 

En el cine no vale todo. No puedes tener una idea y decidir hacer una película porque sí aunque sepas que es una mierda, un bodrio infumable que la gente irá a ver porque eres quien eres. O porque sois quienes sois mejor dicho. Para mí, los Cohen, la han cagado rodando ¡Ave, César!


No es que sean santo de mi devoción, a excepción, todo sea dicho, de las estupendas Muerte entre las flores y Fargo, y algún retazo de Crueldad Intolerable; pero con ¡Ave, César! puede que hayan conseguido lo mismo que me pasa con las pelis de Wes Anderson: no las soporto. No entiendo ese estupendo humor que dicen tener, ni le veo sentido a unas ridículas historias, que lo único que tienen de delicioso son las palomitas, chucherías o demás guarrerías que puedes comer mientras las ves.


Con ¡Ave, César! han demostrado que ya puedes tener el mejor elenco de actores, que como no tengas un buen guion el barco no llegará a buen puerto en ningún momento. Y este año le dedicaron mayor dedicación al guion de El puente de los espías que al suyo, y Spielberg les ganó por la mano, quedándose por la historia buena, mientras que los buenos de Ethan y Joel nos dejaron como castigo un bodrio de proporciones mayúsculas.


Películas sobre el cine dentro del cine hay muchas: desde la insuperable Cantando bajo la lluvia, pasando por Ed Wood o la reciente Hitchcock. El problema de ¡Ave, César! es que pretende ser una comedia sobre el mundo del cine clásico, de las mega-producciones del péplum que atraían a una cantidad ingente de personas para ver escenarios y palacios hechos de cartón-piedra rememorando pasajes bíblicos (que dicho sea de paso, nos metemos para el cuerpo cual bandeja de torrijas en Semana Santa). Y con la comedia no puedes pretender: o te pasas hasta llegar al absurdo, al surrealismo, a lógica ilógica de lo delirante o te quedas en el esperpento que nadie ríe.
En definitiva, esta vez sí que va en serio eso de allá vosotros...



1 comentario:

  1. Pues es una lástima que te haya parecido tan mala, a mi me llamaba mucho la atención, pero creo que mejor la veré en dvd.

    ResponderEliminar