domingo, 10 de abril de 2016

Los odiosos ocho (The Hateful Eight)


Ver una peli de Tarantino es como comerte un chupachups Kojak: está muy rico lo de alrededor, pero al final lo que quieres es llegar al meollo, a la chicha que acaba por juntarse con los sabores del caramelo y regalarte esa explosión de azúcar rojo para tu deleite.
Lo que le pasa a Los odiosos ocho es algo así, con la única diferencia que el caramelo de alrededor es del tamaño de uno de esos bolondrios de chicle que costaban cinco duros y que casi no podías meterte en la boca sin que la mandíbula se resintiese. ¿Pues no va el tío y te mete una introducción de una hora para situar a los personajes? Y claro, hay un momento en el que el tedio comienza a aparecer entre el traqueteo de la diligencia, que hace que busques la situación más cómodas para tus nalgas en la butaca y no se te quede el típico culocarpeta.


Pero hay un momento, un clic, en el que se desata todo con una mirada de Samuel L. Jackson y entonces sí, empieza el Tarantino más brutal, pero a la vez, el más comedido. Porque en Los odiosos ocho está el mejor Tarantino, ese en el que la sangre es protagonista de sus pelis, pero no es como en otras: es como si se estuviese haciendo mayor, o quizás ha llegado el momento de hastío de hacer lo mismo y buscase algo más allá. Da la sensación de que se queda corto, o mejor dicho, que pretende ir a algo a lo que no está ni mucho menos acostumbrado y acaba quedándose a medias en lo que pretende ser un final de esos antológicos a lo Casablanca o Con faldas y a lo loco y se queda en el descorche de una botella de cava sin gas.


En definitiva, una peli de Tarantino siempre será una peli de Tarantino, pero Los odiosos ocho no es una de sus mejores películas. Quizás por la esencia de la peli, que bien podría ser una obra de teatro, ya que se desarrolla en el mismo escenario. Si os decidís a verla, tenéis que aguantar la primera hora de viaje.


Ahhhh, se me olvidaba: la banda sonora es de Enio Morricone. En este sentido no hay nada más que decir.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Dunkerque (Dunkirk)

Os va a sonar raro, pero Dunquerke no es una película bélica. Según palabras del propio Christopher Nolan , Dunkerque es un thriller ...