sábado, 30 de julio de 2016

Jason Bourne (Bourne 5)


Lo que más me gusta de las pelis de la saga Bourne es la determinación que tiene el personaje que interpreta Matt Damon. Bueno, y las hostias que reparte, como panes de pueblo. Por lo demás, no se aparta de la senda marcada por sus predecesoras. Pero si algo funciona, ¿por qué cambiarlo?


El caso es que en la quinta entrega de la saga (cuarta en la que aparece Matt Damon) advierte de los peligros de las nuevas tecnologías y el uso que hacen las empresas para controlar, de una manera u otra a la sociedad. Porque a quien vamos a engañar, con tanta red social, aplicaciones GPS y el móvil siempre encima hemos perdido una parte de nuestra privacidad, o lo que viene a ser lo mismo, nos estamos quitando a nosotros mismos una parte de nuestra libertad a cambio de poder fisgonear la vida de los demás. Sólo con el hecho de llevar smartphone, publicar una foto o compartir información estamos dejando la puerta abierta a que las empresas que manejan esas aplicaciones entren en nuestras mentes para condicionar nuestras compras, viajes, comidas y, en definitiva, nuestro modo de vida. Todo lo que hacemos tiene un reflejo en forma de datos, con los que las empresas que gestionan estas aplicaciones comercian a nuestras espaldas, realizan estudios de mercado e influyen en nuestra vida.


Afortunadamente, «Jason Bourne» no es tan intensa, sino que el tema es tratado de una manera tangencial, una mera excusa para el lucimiento del ya talludito Matt Damon, que continua con el trauma sobre su origen para la CIA y no hace más que descargar su ira por el mundo para encontrar una salida. Pero nada, que ni con esas.
Pero tenemos novedades: se incorporan al reparto Tommy Lee Jones, siempre solvente, y una de las actrices del momento, Alicia Vikander, que parece aprovechar cada oportunidad que le ofrecen en forma de papel para lucirse. Tiene pinta de que esta chica ha venido para quedarse, y a mí me parece requetebién.


En definitiva, el dúo formado por Paul Greengrass y Matt Damon saben bien de qué va la cosa, y ofrecen al espectador exactamente lo que espera: suspense, acción, movimientos de cámara casi mareantes, persecuciones y hostias como panes de pueblo.




No hay comentarios:

Publicar un comentario

Dunkerque (Dunkirk)

Os va a sonar raro, pero Dunquerke no es una película bélica. Según palabras del propio Christopher Nolan , Dunkerque es un thriller ...