lunes, 1 de mayo de 2017

Guardianes de la galaxia Vol. 2 (Guardians of the Galaxy Vol. 2)



Dentro de algunos años (no sé si será más bien pronto que tarde) algún friki con tiempo y dinero suficiente se planteará realizar un estudio completo sobre la década ochentera del siglo XX, y conseguirá escudriñar la filosofía que atrapó a millones de personas en una era de alegría y melancolía conjunta en la que se disfrutaban y rememoraban lo que fueron las bases del conocimiento cultural de más de una generación a través de una serie de herramientas, como podían ser la televisión, la música, el cine, los juegos o algún libro olvidado en la estantería de tu habitación en la casa de tus padres.


El problema que teníamos en aquella época era que las fuentes de acceso a todos aquellos elementos eran muy limitadas: un par de cadenas de televisión, algunas casetes con tu música favorita que conseguías grabar de la radio (con un poco de suerte sin la voz del locutor de turno), los libros y cómics que ibas consiguiendo en cumpleaños y navidades y poco más. El resto te lo daban la calle y los amigos, entre los que siempre había algún suertudo con VHS en casa para ver una de las muchas películas que se te escaparon de la cartelera del cine. El principal problema era la cara de alguno de los padres del suertudo, a los que se les torcía el gesto nada más veros entrar en casa dispuestos a pasar la tarde en su sillón.


Ahora el acceso es prácticamente ilimitado a todo, pero a diferencia de lo que ocurría hace aproximadamente treinta años, muchos de los contenidos actuales carecen de algo vital para que puedan ser considerados cultura (por no llamarlo pseudocultura y que algún millennial se me enfade): alma. Ahora todo lo mueve el dinero y todo lo que se hace va acompañado de la “loa al dinero” trazando una falsa equivalencia entre los conceptos de cultura y rentabilidad económica.


Pero aún hay alguna isla en mitad del océano, un remanso de paz en el que, a pesar de dar gran importancia a los billetes, se cuida hasta el último tono de color de una imagen, que una canción con mayor trascendencia de lo meramente musical suene en un momento determinado, una historia en la que los personajes recuperen valores más allá de lo económico, e incluso que alguno de ellos basen sus conocimientos, sus recuerdos y en definitiva, su vida, en una época en la que ser feliz apenas costaba dinero y la simple imaginación de un chaval era capaz de crear una galaxia de aventuras con apenas un palo y una caja de cartón.


No hay comentarios:

Publicar un comentario