domingo, 30 de diciembre de 2012

Infiltrados en clase (21 Jump Street)

   Hay películas que te pones a verlas porque piensas que durante lo que duran no te van a hacer pensar, te sacarán un par de sonrisas y habrás pasado entre hora y media y dos horas entretenido. Algunas lo consiguen y otras no. Y en el caso de "Infiltrados en clase" te sorprenden, porque tienen ese puntito más de locura y surrealismo que hacen que al final, te alegres por haberla elegido.
   Cuenta la historia de dos perdedores con el mismo origen, que aunque han seguido caminos distintos, han llegado al mismo lugar: ser agentes de policía. Uno de ellos, triunfador popular en el instituto (Channing Tatum), que se graduó por los pelos por sus malas notas. El otro, el inadaptado social con una mente prodigiosa (Jonah Hill). Y los dos coincidirán en la academia de policía, ayudándose mutuamente a conseguir su plaza en el cuerpo. Pero tras ingresar y ser tan desastre y poco profesionales que son destinados a infiltrarse en un instituto como alumnos para descubrir el origen de una nueva droga.
   Y con esta sencilla premisa logran crear las lógicas situaciones cachondas de toda película de adolescentes norteamericanos, con sus taquillas en los pasillos, sus laboratorios megapreparados y sus fiestas en casa cuando los padres está ausentes. Basta con dar una vuelta de tuerca a la situación para conseguir los resultados perseguidos, que no son otros que divertir al tiempo que entretener (cual Libro Gordo de Petete)
   Pero no nos engañemos: este tipo de películas jamás llegarán a aproximarse a las primeras comedias disparatadas del tipo "Aterriza como puedas" o "Top Secret!" (para mi, la mejor de este tipo de películas que se han hecho) Siempre estarán lejos de las verdaderas comedias surrealistas de los '80, aunque claro, también van dirigidas a otro público, y ya no se les permite hacer cualquier cosa...

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Valerian y la ciudad de los mil planetas (Valerian and the City of a Thousand Planets)

A veces, en la vida, hay que dejar el traje de adulto que el tiempo nos impone inexorablemente para poder disfrutar. Sí, sé que según os ...