sábado, 5 de enero de 2013

La sombra de la traición (The Double)

   Hay actores que a pesar de llegar a una edad siguen haciendo películas sólo porque creen que siguen dando el pego para interpretar al personaje que les proponen, cuando la realidad es que hace tiempo debían haberse dedicado a seleccionar de manera más inteligente y con mucho más tacto esos personajes. El caso es que nadie ha avisado a Richard Gere de que le pasa algo de esto. Su interpretación se limita a estar por allí, mostrando tan solo desidia y cansancio, circunstancia que consigue contagiar al resto de elementos de la peli: compañeros, ritmo, trama...
  "La sombra de la traición" cuenta la búsqueda de un antiguo asesino múltiple que fue dado por muerto, y ha vuelto a actuar. Para atraparle la CIA contacta con un experto en dicho asesino, agente que le persiguió en su momento (Gere) y con un prometedor agente del FBI (Topher Grace), que basó sus estudios para entrar en el FBI en el mismo asesino.
   El caso es que a la media hora la peli pierde su sentido y se hace totalmente predecible, y deja sin interés una historia que con unos cambios temporales de guión hubiera funcionado mucho mejor. Tampoco cuela cómo muestran el funcionamiento interno de las agencias de investigación e información, porque no resulta lógico que un analista recién llegado descubra una información vital para la localización del asesino disponiendo los anteriores investigadores de la misma información veinte años antes y sin necesidad de aplicaciones informáticas con las que calcular probabilidades, sino que con un simple vistazo se resuelve la trama.
   En definitiva, que si no llega a ser por la aparición de Richard Gere, esta peli hubiera sido una de esas que compra Antena 3 al peso para ponerlas los fines de semana, porque hasta el título sugiere una de esas películas que desprenden el aroma somnífero necesario para echar una cabezadita después de comer...

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Valerian y la ciudad de los mil planetas (Valerian and the City of a Thousand Planets)

A veces, en la vida, hay que dejar el traje de adulto que el tiempo nos impone inexorablemente para poder disfrutar. Sí, sé que según os ...