jueves, 10 de enero de 2013

Red State

   En febrero de 1993 todos los informativos abrían sus ediciones con la misma noticia: en Waco, una población del estado de Texas, en EE.UU., al intentar realizar una redada en un rancho perteneciente a la secta de los Davidianos, donde los miembros de esta secta almacenaban un arsenal de armas, debido supuestamente a la desconfianza que sentían respecto al mundo exterior a su círculo religioso. Su creencia principal suponía que el fin del mundo estaba cercano, y que se escucharían las trompetas celestiales anunciando a los cuatro jinetes del apocalipsis. Por este motivo, una de esas agencias estadounidenses (el Departamento de Alcohol, Tabaco y Armas de Fuego) rodeó el rancho, pero al intentar acceder al recinto no pudieron hacerlo debido a la fortificación existente en los edificios. Tras esta redada infructuosa, el FBI se hizo cargo de la situación, asediando a los partidarios de la secta durante 51 días. Durante el asedio se utilizaron elementos y maniobras de guerra psicológica, como la utilización de grandes equipos amplificadores de sonido. Hasta que se produjo el asalto final al rancho, que supuso el incendio del edificio principal y la muerte de 54 adultos y 21 niños, además del líder de la secta.
   Y con todo esto, Kevin Smith escribe y dirige "Red State" una historia que sirve como crítica total a la sociedad en la que vivimos, desde la juventud, el abuso de Internet, la homofobia, la religión, las armas y el papel de la administración en la sociedad.
   Tres adolescentes consiguen una cita a través de una página de contactos con una mujer madura para tener relaciones con ella los tres a la vez. Pero una vez allí nada es lo que parece...
   El cine de Kevin Smith me gustó desde sus comienzos: "Clerks", "Mallrats", “Persiguiendo a Amy”, “Dogma”, “Jay y Bob el Silencioso contraatacan”,... Ha creado un tipo de cine, con un lenguaje y ritmo propios que hacían esperar con ansia su nueva película. Hasta que llegó “Jersey Girl” y la cagó. Y a partir de ese momento, la cuesta abajo, con bodrios del tipo “Clerks II” y “Vaya par de polis”, mientras mostraba el careto junto a Bruce Willis en la cuarta entrega de "La jungla de cristal"
Parece que con "Red State" ha recuperado la senda de su mejor cine, aunque todavía le falta algo: no ha terminado de decidirse hacia dónde ir, si hacer acción o terror, o seguir el tono cómico que se advierte, pero sin llegar a decidirse por ninguno de los géneros. Ahora dice que se retira. Sólo espero que sea un retiro como el que propagó a los cuatro vientos el Sr. Steven Soderberg...

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Valerian y la ciudad de los mil planetas (Valerian and the City of a Thousand Planets)

A veces, en la vida, hay que dejar el traje de adulto que el tiempo nos impone inexorablemente para poder disfrutar. Sí, sé que según os ...