sábado, 9 de marzo de 2013

Ruby Sparks

   Seguramente todos habéis tenido ese pequeño momento de júbilo individual que supone ponerte algo de ropa que lleva tiempo olvidada en el armario, y al introducir la mano en el bolsillo de la prenda en cuestión encontrar alguna moneda, e incluso en el mejor de los casos, algún billete. Pues un momento de alegría similar he tenido viendo "Ruby Sparks".
   Esperaba una comedia ligera del cine independiente americano, y me he encontrado una pequeña joya de la que apenas se ha escuchado algo por estas tierras españolas. Y es que  "Ruby Sparks" tiene esos pequeños momentos mágicos que te regala el cine, que se te quedan grabados a fuego en la memoria, momentos que suelen acompañar a cada película de Woody Allen (al que he recordado en alguna escena), pequeños detalles que son cruciales en el desarrollo de la historia, que te hacen dilatar las pupilas y removerte del asiento con la sensación de haberte perdido algo que ha sucedido en una fracción de segundo, y que te deja con las ganas de coger el mando, rebobinar y volver a ver el momento en cuestión.
   "Ruby Sparks" puede calificarse como comedia romántica, aunque bañada en el amargor del chocolate puro. Al contrario que en "El lado bueno de las cosas", donde el toque de humor es más ácido y tiene más mala leche,  "Ruby Sparks" es más melosa, pero sale del molde de la típica comedia romántica en la que chico conoce chica-se enamoran-hay una situación que complica las cosas-rompen-se reconcilian-son felices y comen perdices. Personalmente prefiero historias distintas, que siguen el camino abierto por "Definitivamente, quizás" o "(500) días juntos" y que se dejan de ñoñería para intentar acercarse (aunque no siempre lo consigan) a la realidad.
   "Ruby Sparks" cuenta la historia de un joven escritor con problemas para encontrar inspiración para su nueva novela. Y hasta aquí os voy a contar. No os dejo enlace al trailer porque estropea las sorpresas, y os recomiendo que la veáis sin saber mucho más de lo que os cuento, porque así sentiréis la misma sensación que he sentido yo al disfrutarla.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Valerian y la ciudad de los mil planetas (Valerian and the City of a Thousand Planets)

A veces, en la vida, hay que dejar el traje de adulto que el tiempo nos impone inexorablemente para poder disfrutar. Sí, sé que según os ...