viernes, 24 de mayo de 2013

El gran Gatsby (The Great Gatsby)


   Desde que vi "Moulin Rouge", espero con impaciencia cada una de las nuevas películas de Baz Luhrmann. Jamás una película me había impactado tanto visual y musicalmente, y la admiración por el Sr. Luhrmann creció tras ver su versión de "Romeo y Julieta". Puede que después de ver "Australia" me sintiera un poco decepcionado, no por la película, que es bastante entretenida, sino porque visualmente no es tan espectacular como las anteriores. Y de buenas a primeras leo hace meses que el Sr. Luhrmann prepara una versión de todo un clásico de la literatura americana, "El gran Gatsby". Un tío que arriesga -pensé- porque seguro no va a mostrar el lado clásico de la obra, sino que se la llevará a su terreno y aportará su visión particular, para que llegue la crítica purista y le den de leches hasta en el cielo de la boca, porque seguro que van convencidos al pase de prensa de que no les gustará la película por haberla dirigido quien lo ha hecho, y mientras entran a la sala se van frotando las manos con una media sonrisa maliciosa que denotará las maldades que ya tienen medio escritas para la revista/diario de turno.
    "El gran Gatsby" (libro) es una obra densa, aunque pueda definirse como un relato corto editado como novela, en la que del amor y la esperanza son alcanzados por el camino de la ambición. Pero todo es una ilusión presente en todo momento, como una luz el el horizonte que no puedes dejar de ver pero que sabes que nunca alcanzarás. Y al mismo tiempo nos hace ver desde dentro la decrepitud de la clase burguesa frente a las clases sociales más bajas, que al menos no viven de la apariencia.
    "El gran Gatsby" (peli) retrata el modo burgués de vida a través de impacto visual al que nos tiene acostumbrado Luhrmann: un espectáculo de luz, color y música rematado por fuegos artificiales. Pero la luz del faro está allí siempre, presente, como anclándote a la realidad entre la deriva de la sociedad que vive en el exceso.
   La peli no funcionaría sin DiCaprio: consigue impregnar a Jay Gatsby de un magnetismo enigmático, haciendo que todo gire a su alrededor y al ritmo que marca aún sin estar presente; Tobey Maguire me sorprendió gratamente, aunque en ocasiones me recordara a aquel chaval pánfilo que una vez se convirtiera en Spiderman; y Carey Mulligan parece un espectro flotando por la pantalla, en su mundo ideal, con una mirada angelical que enamora y que poco a poco va asentándose y poniendo los pies en el suelo.
   En definitiva, una buena película que no gustará a todos porque puede parecer en algunos momentos visualmente excesiva. Por cierto, recomiendo verla en 3D, no ya por los efectos especiales, que también: el 3D en una simple conversación ente dos personajes en un bosque da una profundidad que hace que te incrustes en la escena como si estuvieses espiando a los protagonistas. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Valerian y la ciudad de los mil planetas (Valerian and the City of a Thousand Planets)

A veces, en la vida, hay que dejar el traje de adulto que el tiempo nos impone inexorablemente para poder disfrutar. Sí, sé que según os ...