viernes, 28 de junio de 2013

El hombre de acero (Man of Steel)


   Uno de los primeros recuerdos cinematográficos que tengo en mente es ir a ver "Superman III" con mis padres cuando tenía unos ocho o nueve años. Creo recordar que fue en uno de los cines de la calle Gran Vía de Madrid, de aquellos en los que el acomodador te decía en que lugar debías sentarte y que lamentablemente ya no existen (los cines, bueno y los acomodadores, con su linterna de color verde de esas que siempre tenían la bombilla a punto de fundirse), convertidos hoy en día en tiendas de ropa. Lo que no recuerdo exactamente fue el cine, si el Palacio de la Música o el Avenida, porque estaban uno junto a otro. Pero sí recuerdo que nos sentamos en el primer anfiteatro, y yo me pasé la peli de pie, con los brazos apoyados sobre la barandilla cromada y la barbilla apoyada sobre los brazos, mientras con los ojos bien abiertos descubría a aquel personaje que podía volar y tenía superpoderes. Desde aquel momento me convertí en fan incondicional de Superman, aunque no fue hasta pasados algunos años cuando pude ver las dos primeras películas.
   Desde entonces no se cuántas veces habré podido las pelis de Christopher Reeve como Superman, a pesar de los evidentes defectos técnicos que aparecen en las pelis (sí Javi, incluido lo de cambiar el sentido de rotación de La Tierra volando a su alrededor). Lo que sí os puedo decir es que a pesar de las nuevas entregas, ninguno de los nuevos actores han conseguido superar a Reeve. No todo es músculo ni efectos especiales. ¿Dónde están el carisma y la sonrisa de Superman, la candidez de Clark Kent y la locura de Lois Lane?
   A mi "El hombre de acero" me gustó. Creo que es una buena peli, entretenida a pesar de las más de dos horas y media que dura. De lo que más me gustó fue Russell Crowe como Jor-El, padre biológico de Superman, que supera la prueba de medirse a Marlon Brando en el mismo personaje de la versión del 78.
Y también me gustaron los flashbacks que ayudan a situar personajes e historia. Me sorprendió la música de Hans Zimmer: pensé que echaría de menos los acordes creados por John Williams, pero es una muy buena banda sonora.
   Y ahora viene lo que me gustó, pero menos: si vais a verla no lo hagáis en 3D, porque es muy justito y no merece la pena; personalmente creo que hay una sobresaturación de efectos especiales que hacen que a veces quedes desorientado.
   Como no quiero destriparos más la peli ni meter spoiler, ya no os cuento nada más. Sólo animar a aquellos de vosotros que os gusten las películas de supehéroes a verla, porque esta os gustará.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Valerian y la ciudad de los mil planetas (Valerian and the City of a Thousand Planets)

A veces, en la vida, hay que dejar el traje de adulto que el tiempo nos impone inexorablemente para poder disfrutar. Sí, sé que según os ...