martes, 30 de julio de 2013

The Host (La huésped)

   De la autora de "los vampiros que te matan a caricias y te deslumbran con el resplandor de su piel" (historia también conocida como "Crepúsculo") nos llega otra peli en la que el turno de desmitificación le llega ahora a los alienígenas. Resulta que no vienen a La Tierra a destruirla con sus rayos apocalípticos ni con sus naves que viajan a la velocidad de la luz, sino que están aquí para salvarnos, a través de darnos una buena educación y buenos modales con nuestros conciudadanos. Jódete si te has caído que yo bien derecho iba, como se suele decir.
   En "The Host" los invasores se introducen en los cuerpos y en las mentes de los terrícolas, y a base de decir "por favor", "gracias" y "buenos días" mientras te levantas ligeramente el sombrero para saludar han acabado con el hambre en el mundo, las guerras, el cambio climático y el agujero de la capa de ozono. Pero hay unos elementos que se han librado de la alienación que constituyen la llamada resistencia, terrícolas con malos modales y sin educación que aún ponen en peligro la vida en La Tierra, que se empeñan en luchar por su vida en libertad y sin inferencias en su mente que les permita disfrutar del mundo sin el maquillaje impuesto por los visitantes de allende las galaxias.
   Pero, ¿qué ocurre si uno de los humanos a los que se implanta el alienígena lucha por liberar su mente de la injerencia a la que es sometido? Y pasa lo que pasa: el cuerpo recibe estímulos sensoriales por parte de dos mentes que se tienen que poner de acuerdo para poder convivir en un mismo cuerpo. Y mientras existe el conflicto ambas mentes se van conociendo hasta conocer el pueblo del que viene cada una de ellas, haciéndose superamigas inseparables (sic), casi hermanas siamesas unidas en un mismo cerebro con distintos pensamientos.
   Ah, dónde estarán los creadores de pelis clásicas de alienígenas, como "Están vivos" o "The Thing" de John Carpenter, "Alien" de Ridley Scott  o "Depredador", esos alienígenas con mala leche y armas molonas con ganas de destruir el planeta...
   Señora Stephenie Meyer, ¿qué va a ser lo próximo?¿"Dr. Jeckyll y Mr. Hyde" haciendo experimentos científicos en "El Hormiguero"?¿El tiburón que mataba a los bañistas a lametones? Por favor, deje ya de martirizarnos con sus ideas para un público juveniloide que nos va a matar de un ataque de melosidad.

sábado, 27 de julio de 2013

Funny Games (1997)

   Impactado. Así es como me quedé después de ver "Funny Games". Una de las películas más inquietantes, extrañas, impactantes y que transmite más mal rollo que he visto en mi vida.
   Una familia acude a su casa de verano, situada junto a un lago a pasar sus vacaciones. Al pasar junto a la casa de sus vecinos los ven jugando al golf con otras personas, a pesar de haber quedado con ellos al día siguiente. Mientras la madre prepara la cena, el padre y el hijo preparan el pequeño velero para navegar por el lago. Aparece uno de los acompañantes de los vecinos pidiendo unos huevos para la cena, y este es el desencadenante de una de las historias más macabras de la historia del cine.
   Michael Haneke ha creado un juego horripilante del que no puedes apartar la mirada, situando los personajes en un tablero lleno de trampas y con un único destino predeterminado antes de empezar la partida. Mientras las fichas a modo de actores avanzan, con el que realmente juega Haneke es con el espectador, al que con pequeños planos va introduciendo ideas en la mente para que se vaya creando una idea del desenlace final de la historia.
   Hay un plano secuencia a mitad de la peli brutal: un cuarto de hora que te deja clavado, te corta la respiración, para a través del silencio mostrar el verdadero dolor. El juego se torna de repente en algo más serio, en una lucha por la supervivencia a cualquier precio. Pero hay un momento crucial en el que ves que desde el principio Haneke te ha estado haciendo trampas, haciéndote creer que juegas a un juego cuando realmente estás jugando a otro totalmente diferente.
   Un peli no apta para paladares delicados...de la que en 2007 el mismo Haneke hizo una nueva versión dirigida al público norteamericano, que voy a intentar ver lo antes posible...

miércoles, 24 de julio de 2013

Combustión


   Hace tiempo comenté, sobre "Tengo ganas de ti", que hay un tipo de películas que si bien no las recordaremos por su calidad, ni por su argumento, ni por sus interpretaciones, son películas necesarias para llevar a la gente joven al cine a ver una peli de cine español. No todo tienen que ser superproducciones que arrasen en taquilla con megaefectos especiales, ni historias de vampiros sosainas romanticones, ni comedias escatológicas, ni dramones preciosos que te dejan hundido en la miseria y con un paquete de kleenex usado en el bolsillo.
   Hasta hace bien poco para ir a ver al cine una película española tenía que estar dirigida por Almodóvar o  Amenábar, y de vez en cuando surgía alguna peli tipo "Celda 211" o "No habrá paz para los malvados" que daba la campanada y era capaz de aguantar en los primeros puestos de la cartelera durante un par de semanas. Pero en los últimos años ha aparecido en España un nuevo tipo de cine, dirigido al público adolescente que, enganchado a los abdominales de Mario Casas, Hugo Silva y compañía ha apostado por un público totalmente distinto al que generalmente tiene el cine español, porque en realidad, la juventud es un filón que hasta entonces estaba sin explotar. "A tres metros sobre el cielo" o "Tengo ganas de ti" confirmaron que este tipo de cine gusta a la chavalería y a gente incluso más mayor, y claro, era hora de dar el siguiente paso para captar a otra franja de edad.
   Y llegamos a "Combustión", en la que además de actores jóvenes, introducen otro de los elementos que más pueden gustar a los veinteañeros de hoy en día: los coches de alta gama y las carrera ilegales. Y si todo esto lo juntamos con una historia de amor, pues ya tenemos el caldo de cultivo perfecto para atraer a manadas de jovenzuelos con las hormonas alteradas.
   "Combustión" cuenta la historia de unos ladrones que echan el ojo a un joyero para su próximo golpe, pero ella (Adriana Ugarte, una actriz que me parece muy sensual, y en esta peli multiplicado por diez) se enamora de la víctima (Álex Gonzalez, que como no, acaba quitándose la camiseta), y forman, junto al líder de los atracadores (Alberto Ammann, el más flojito de los tres) el triángulo amoroso de la historia, que termina de prender con la gasolina que se desprende de las carreras ilegales.
   Lo mejor de la peli es la banda sonora de Carlos Jean: cañera en su justa medida y romántica en su justa medida, para acompañar a una historia que si bien no deja con ganas de más, tampoco te hace pasar un mal rato.

viernes, 19 de julio de 2013

Azuloscurocasinegro


   Me gustan las pelis de Daniel Sánchez Arévalo: no sé sí por su tono ligeramente dramático que en realidad esconde la cruda dureza de la sociedad en que vivimos, o por el contrario, el trono cómico que nos hace vivir felices en una realidad que vemos desde fuera de una manera superficial. Creo que se debe a una mezcla de lo dramático y lo cómico, que combinados, hacen restar intensidad a cada uno de los conceptos para presentarnos de manera más o menos liviana una sociedad que se mueve entre los extremos de la tristeza y la felicidad, pero que siempre encuentra un rescoldo para el optimismo.
   Porque el ser humano es un ser optimista por naturaleza, aunque cueste demostrarlo. Pero a Daniel Sánchez Arévalo esa dificultad la ha reducido al mínimo utilizando sus historias para mostrarnos una felicidad infeliz o una infelicidad de la que siempre surge una sonrisa.
   "Azuloscurocasinegro" es la historia de cualquier persona a la que conozcamos, que sacrifica su vida y sus sueños por alguien cercano: por un familiar enfermo, por un hermano con mala cabeza y peores ideas o por un amigo que nunca supo lo que quería. Cuando todas estas circunstancias se juntan en una sola persona sólo tiene una salida: o se hunde del todo o saca fuerzas de flaqueza para sacar a todos adelante, tomándose un respiro cada vez que puede con una ligera sonrisa que le acaba iluminando el día aunque éste haya resultado desastroso. Pero al final el que lucha acaba haciendo el camino que elige, no el que el destino ha elegido por él.
   Luego está lo de los actores, a cada cual mejor, jóvenes intérpretes que dan todo sin ofrecer nada a cambio y que tras una peli así se los rifarían más tarde hasta ser los mejores del cine español actual: Antonio de la Torre, Marta Etura, Quim Gutiérrez y Raúl Arévalo (mi favorito).
   Olé por joyas como esta de nuestro cine, no dejéis de verla...ni "Gordos", ni "Primos", ni la nueva peli de Daniel Sánchez Arévalo que estrenan en septiembre, "La gran familia española"

lunes, 15 de julio de 2013

Star Trek: En la oscuridad (Star Trek Into Darkness)


   Que gusta da plantarse en el cine una tarde calurosa de verano, con su aire acondicionado, sin nadie alrededor que esté engullendo palomitas, ni sorbiendo el refresco con la pajita buscando los últimos resquicios de líquido entre la masa de hielos que te ponen (en una tarde en unos multicines puede servirse una cantidad de hielo equivalente a diez campos de fútbol, que es la medida que se utiliza para contar la extensión de un incendio, la superficie que se destruye de la selva amazónica diariamente o la superficie que se derrite de los polos).
   Luego ya si la peli es entretenida pues mejor que mejor, pero últimamente en los cines te ponen pelis antes de ver aquella por la que has pagado la entrada, porque esos anuncios que ponían antes, llamados trailers ahora son el camión entero. Así ya he podido ver "Pacific Rim" dos veces!!! y los mejores gags de "Gru 2". Para cuando empieza la peli ya estás cansado, y más te vale llevar un colirio en el bolsillo para refrescar las retinas, porque entre la pantalla, la sequedad de la sala y el ambientador ese que los limpiadores esparcen por doquier te las dejan cuarteadas como una charca al secarse en verano.
   A lo que iba, que me voy por las ramas: "Star Trek: En la oscuridad" es para mí el blockbuster del año, muy por delante de "El hombre de acero", y a la espera del estreno de "Lobezno inmortal", "Guerra Mundial Z" y "Elysium". Se trata de la perfecta continuación al reboot de la saga que J.J. Abrams hizo en 2009, una vez asentados los personajes y definidos los roles, que da la mezcla exacta entre acción, historia, diálogos y efectos especiales, además de aportar uno de los mejores personajes malvados de los últimos tiempos, interpretado por el camaleónico Benedict Cumberbatch (Sherlock, en la serie de la BBC, de la que en otoño veremos la tercera temporada), que rezuma con su mirada una maldad capaz de fundir el acero.
   J.J.Abrams lo ha vuelto a conseguir, tomando el relevo a Steven Spielberg en esto de conseguir películas interesantes a la vez que entretenidas. Ya en "Lost" y "Fringe" se percibía una mano distinta, y ambas series le sirvieron para curtirse en la industria cinematográfica (aunque también tiene sus patinazos, como "Alcatraz") hasta que rodó su "ET" personal: "Super 8".
   Nunca fui trekkie: siempre me gustaron más las pelis de "Star Wars", pero de esta nueva saga y con estos personajes, me considero fan total y entiendo a aquellos que se engancharon en su tiempo. Pero además J.J.Abrams va a rodar el "Episodio VII" de "Star Wars", con lo que va a unir a los miles de seguidores de ambas sagas bajo un mismo mando, algo inaudito hasta hace algunos años.
  En fin, que si os gusta el cine palomitas (aunque no las comáis en la sala) os gustará "Star Trek: En la oscuridad".

viernes, 12 de julio de 2013

Blue Valentine


   "Blue Valentine" es una película de contrastes, extremista, que se olvida del meollo y salta desde el principio al final, de la ilusión a la tristeza, de las mariposas en el estómago a la indigestión. Es una visión de un amor finito, que surge de la espontaneidad pero desde el principio está condenado al fracaso, por mucho que los miembros de la pareja pongan su empeño en que no llegue a su fin.
   No es una comedia romántica pastelera, porque no es una comedia: son casi dos horas, casi siempre de sufrimiento, aliviado cada cierto tiempo por flashbacks que sirven de anestesia al dolor del fin de una relación de manera más o menos convulsa, que termina como empezó.
   Ryan Gosling hace sus dos papeles como en una montaña rusa: desde el joven encantador que enamora a una chica poniendo todo de su parte, hasta el hastiado marido cansado de todo pero enamorado que hará lo que sea (dentro de sus posibilidades) para que la llama no se agote. Y Michelle Williams, que encarna a la otra parte de la pareja, más lineal en su actuación, mucho más contenida, que le supuso una nominación a los Oscar en 2010 (porque esa es otra, esta peli ha tardado 3 años en llegar a nuestro país, aunque llegase precedida por unas buenísimas críticas y con el calificativo de la historia de amor definitiva.
   En definitiva, una historia de amor erosionado, que se hace aburrida la mayoría del tiempo...

jueves, 11 de julio de 2013

Los amantes pasajeros

   En serio, ¿qué necesidad tenía Pedro Almodóvar de hacer una peli como "Los amantes pasajeros"?¿Quería demostrar algo a alguien o se trataba de una apuesta absurda de esas que surgen en una noche de borrachera? Personalmente me inclino por la segunda opción, porque algo tan disparatado no puede nacer  de alguien con sus facultades mentales intactas. Y además se atreve a poner su nombre como único guionista de una de las mayores mamarrachadas de la historia del cine español, por no decir la mayor.
   ¿O su intención era otra, Sr. Almodóvar? Porque es lo que parece. Después de la magnífica "La piel que habito", que supuso una vuelta a los Goya por la puerta grande, aunque no se llevase premios de los importantes, "Los amantes pasajeros" parece un órdago a la grande a toda la gente del cine, un reto que vendría a decir algo así como "si tenéis valor, nominarme por esto".
   No es sólo por el guión (pésimo), un batiburrillo de diálogos insustanciales para azafatos cotorras, que no tiene ni pies ni cabeza ni trama que lo sostenga y que se limita a un lenguaje soez y vulgar. Es que en general, la peli resulta cutre en escenografía, rodada como sin ganas y sin la necesidad, siquiera, de aparentar que se querían hacer las cosas bien; la música no aporta absolutamente nada, y el numerito musical con el que engañan en el trailer es algo que, como mínimo, da vergüenza ajena.
   Lo que está claro es que lo actores tampoco leyeron el guion antes de aceptar el papel: vieron que era una peli de Almodóvar y allá que fueron, que da prestigio (debieron pensar), como tirarse a hacer puenting aunque sea sin cuerda.
   Sr. Almodóvar, cuando estrene nueva peli seguro que la veré, pero por favor, piense un poquito en el espectador y no ruede lo primero que se le pase por la cabeza, porque para hacer pelis como esta es mejor apartarse a un lado para que alguien con ideas frescas y sangre nueva tenga acceso a una subvención para poder llevar a cabo su sueño, porque si ahora nos criticamos por la manga ancha con la que hemos vivido en tiempos de bonanza, ¿no se puede considerar "Los amantes pasajeros" un despilfarro de esos que ahora tanto se critican?

martes, 9 de julio de 2013

Los pasajeros del tiempo (Time After Time)

   Y de repente, a alguien, a finales de los '70, se le ocurre mezclar los crímenes cometidos por Jack el destripador con la historia publicada a finales del s. XIX por H.G.Wells, "La máquina del tiempo", involucrando al propio escritor y dejando aparte los aspectos morales y éticos de una de las mayores y mejores obras de ciencia ficción de la historia de la literatura. Pues funcionó, e incluso ahora, casi 35 años después de su estreno, resulta una peli de aventuras entretenida sin necesidad de acudir a demasiados efectos especiales.
   Los guionistas ajustaron la época de los asesinatos de Jack el destripador (1888) con la publicación de la novela (1895) y enviaron a los protagonistas al futuro, donde el asesino intentaría escabullirse de Scotland Yard, mientras Wells iba en su búsqueda con un doble objetivo: por un lado atrapar al que hasta ese momento era amigo suyo, y por otro salvar Utopía, lugar idílico en el que se convertiría el mundo una vez los ideales marxistas-socialistas se impusiesen a la sociedad y la convirtieran en un lugar totalmente igualitario.
   Además de la historia, el reparto supuso otro gran acierto: David Warner como Jack el destripador, un rostro asociado en toda su carrera a papeles malvados y siniestros; pero principalmente el error fue elegir a Malcolm McDowell para interpretar a H.G.Wells: después de participar en la violenta "La naranja mecánica", McDowell borda un personaje perdido en la sociedad actual, pero que a través de la educación y de su candidez consigue ganarse a la gente.
   Como curiosidad, en la máquina del tiempo de "Los pasajeros del tiempo" aparece un panel de control muy similar al del Delorean de "Regreso al futuro", seis años antes del estreno de esta, aunque aquí no hay condensador de fluzo...
   Un peli entretenida y con su encanto...
















domingo, 7 de julio de 2013

El vuelo (Flight)


   Me juego un caramelo de menta a que si esta peli la protagoniza un actor que no sea Denzel Washington resulta un fracaso. "El vuelo" es una lección de interpretación en una montaña rusa: desde el éxito absoluto de un héroe que no quiere serlo hasta una bajada a los infiernos, que es en lo que se ha convertido la vida de una persona que poco a poco lo fue perdiendo todo, incluso lo más importante, el respeto por uno mismo.
  El bueno de Denzel Washington atrae hacia sí mismo los focos, permitiendo en determinados momentos que se luzcan los secundarios que le acompañan, mostrando el interior de alguien que está en el límite de su existencia, y lo peor, sin saber lo que debe hacer para abandonar esa situación. La naturalidad con la que se entrega en cuerpo y alma al papel hace que nos encontremos ante una de las mejores interpretaciones de su carrera (para mí incluso mejor que la de "Training day", por la que ganó un Oscar).
   Pero la peli también puede resultar un fiasco: tras la media hora inicial, llena de ritmo y espectacular, llegan después dos horas que en determinados momentos se hacen demasiado largas e incluso repetitivas, hasta llegar a un final en el que se cuela un tono tragicómico que sirve para dar la lección final.
   Destacar el papel de John Goodman, un traficante de poca monta pasado de vueltas que sirve además como globo sonda al personaje de Denzel Washington, ya que sabe que todo lo que le ofrece no es bueno para él, pero también sabe que siempre estará a su lado en los momentos más bajos para darle un empujoncito y ayudarle a volar.
   En definitiva, un buena peli con una gran interpretación que se puede acabar haciendo un poco larga...

jueves, 4 de julio de 2013

La música de "El Golpe" y algunas curiosidades más...

  

   ¿Quién no ha silbado o tarareado alguna vez la música de "El golpe"? Esa melodía, que aparece en la película, unas veces a ritmo de piano, otras con sonido de metales, es una de las más conocidas de la historia del cine, y es uno de los elementos que hicieron de "El golpe" un gran éxito de taquilla y público, lo que la convirtió en la gran ganadora de los Oscars de 1973, al ganar siete estatuillas (Película, Director, Guión original, Dirección artística, Diseño de vestuario, Montaje y Banda sonora)
   Pero hablemos de la música de "El golpe". El Oscar se lo llevó Marvin Hamslisch (que también se llevó otro por la canción "The way we were" - de la película "Tal como éramos", en la que curiosamente, también aparece Robert Redford-), que utilizó composiciones de Scott Joplin de finales del siglo XIX y principios del XX, aunque la película se basa en la época posterior a la Gran Depresión, en 1936.
Scott Joplin fue la gran figura del Ragtime (música muy sincopada), que con el paso del tiempo daría lugar a lo que actualmente conocemos como Jazz. Una de las más famosas composiciones de este estilo musical, que seguro habéis escuchado es "Maple Leaf Rag"  que es del año 1899...
Pero su melodía más famosa en la actualidad, gracias a "El golpe". Esta maravilla se llama "The Entertainer"  y fue compuesta en 1902!!!
Pero personalmente, el rag que más me gusta de "El golpe" es "Easy Winners" , porque me suena como la más golfa y gamberra de toda la película.
Por lo que respecta al reparto, "El golpe" ya tenía mucho ganado antes de rodarse debido a la gran química existente entre la pareja protagonista, Newman-Redford, ya demostrada en "Dos hombres y un destino", dirigida, al igual que  "El golpe", por George Roy Hill. Sólo hacía falta encontrar un malo de prestigio...y lo consiguieron. Robert Shaw completaba el triplete protagonista (al que un esguince días antes de empezar el rodaje le hizo representar su personaje cojeando). En este aspecto, quiero hacer una pregunta ¿Qué película, con un reparto coral, al igual que "El golpe", trata de un robo a un rico magnate, donde la pareja protagonista está también formada por dos guaperas? Pues efectivamente es "Ocean´s Eleven", donde Brad Pitt se pasa la película enterita imitando los gestos de Redford cuando come, coge una taza, camina, ....

Valerian y la ciudad de los mil planetas (Valerian and the City of a Thousand Planets)

A veces, en la vida, hay que dejar el traje de adulto que el tiempo nos impone inexorablemente para poder disfrutar. Sí, sé que según os ...