domingo, 8 de diciembre de 2013

Pacific Rim

   Reconozco que no las tenía todas conmigo. No por nada, pero no le acabo de coger el punto a las pelis de Guillermo del Toro. Al final todas acaban dejándome frío (bueno, "El laberinto del fauno" me dejó a medias), porque en todas ellas se repiten elementos comunes que supongo no acaban de gustarme: oscuridad, Ron Perlman, etc. Así que cuando me enteré que Guillermo del Toro se apartaba del rodaje de "El Hobbit" para rodar "Pacific Rim" como que me alegré. Hay cosas que no se pueden dejar al libre albedrío de los hombres, y la Tierra Media es una de ellas, sólo accesible para el universo creado por Peter Jackson a través de los libros de J.R.R Tolkien.
   Así que mis reticencias iniciales y yo nos dispusimos a ver "Pacific Rim" sin esperar demasiado. Pero he de reconocer que me sorprendí: visualmente apabullante cuando aparecen los Jaegers (los robots) en sus luchas contra los Kaiju (los monstruos), estas escenas te piden más reparto de hostias y menos historias y diálogos intermedios, que al final no hacen más que alargar la espera hasta poder verlos de nuevo en acción.
   Una especie de lucha entre los herederos de Mazinger Z y los descendientes de Godzilla, que cómo no, tiene su principal escenario en las calles de Hong Kong, aunque en esta ocasión no parecen simples maquetas, sino que se han gastado la pasta en crear digitalmente espacios para destruir. Pero lo que más me llamó la atención es la sensación de pesadez que transmiten las colosales criaturas: seguramente sea una gilipollez, pero imagino que para transmitir esa sensación, los quebraderos de cabeza de los programadores habrán sido bastantes.
   Eso sí, no falta el discursito motivador típicamente americano, esta vez por parte de Idris Elba, para arengar a las huestes humanas en la batalla final; ni tampoco la presencia de Ron Perlman (aunque en un personaje menor); ni el cameo de Santiago Segura, con pequeño diálogo incluido.
   En definitiva, una peli entretenida mientras están los bichos en pantalla, que baja mucho el listón cuando desaparecen.  

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Valerian y la ciudad de los mil planetas (Valerian and the City of a Thousand Planets)

A veces, en la vida, hay que dejar el traje de adulto que el tiempo nos impone inexorablemente para poder disfrutar. Sí, sé que según os ...