domingo, 19 de enero de 2014

El lobo de Wall Street (The Wolf of Wall Street)

   Sin lugar a dudas, "El lobo de Wall Street" es la peli más exuberante de todas las que ha dirigido Martin Scorsese. Es una orgía de imágenes y fiesta que desborda la pantalla y prácticamente incluye al espectador en cada secuencia, en cada plano, lo que hace que las tres horas de duración de "El lobo de Wall Street" pasen como un suspiro y te dejen con ganas de más, de mucho más desenfreno visual.


   Scorsese ha hecho algo muy complicado, algo que de momento, creo que sólo él ha podido hacer: si en 1990 dejó al mundo boquiabierto con su mirada sobre el mundo de la mafia de los años 50, 60 y 70, con la magnífica "Uno de los nuestros", en 2013 ha vuelto a rehacer un clásico: centrando su punto de vista en un personaje clave, nos muestra el mundo que le rodea y que forma parte de su ser, para darnos una visión crítica de los brokers de mediados de los '80, esos personajes sin escrúpulos ni criterio ético, a los que lo único que importaba era el dinero sin tener en cuenta la moralidad y efectos de sus acciones.


   Para dar vida a su protagonista, Scorsese no ha podido elegir a mejor intérprete que a Leonardo DiCaprio. La palabra que define su interpretación es sublime. Si este año tampoco le dan el Oscar dudo ya que lo pueda ganar alguna vez. Seguramente, la interpretación del voraz Jordan Belfort sea la mejor y más exigente de la ya amplia carrera de DiCaprio, que saca todo el histrionismo del que es capaz de sus entrañas para dar vida a uno de esos personajes que, a pesar de su vileza, ruindad, mezquindad y todos aquellos otros calificativos negativos que seáis capaces de imaginar, te acaban conquistando, haciendo una vez más realidad aquello de que recompensa más un personaje de los denominados malvados que uno de los buenos. Pero también hay que decir que DiCaprio ya sabía lo que era dar vida a un personaje real a partir de la biografía escrita por la persona a la que interpreta. Lo hizo en la estupendísima "Atrápame...si puedes" (por cierto, con uno de los mejores títulos de crédito de los últimos años, y otra banda sonora impecable del maestro John Williams), de Steven Spielberg, aunque en esta, el personaje de Frank Abagnale tenía un carácter mucho más tierno que Jordan Belfort.


   Pero Scorsese es muy inteligente. Y para echar una mano a DiCaprio en su bajada a los infiernos, le pone al lado a su Sancho Panza particular, a alguien muy acostumbrado a realizar personajes histriónicos en cada una de sus películas, y Jonah Hill sabe aprovechar muy bien la oportunidad que le ha sido brindada y aprovecha cada plano para intentar robar algo de protagonismo a DiCaprio, aunque la intención se quede en un mero intento...
   En definitiva, corred al cine insensatos, no dejéis pasar la oportunidad de ver "El lobo de Wall Street" en pantalla grande, que vais a disfrutar.

2 comentarios:

  1. Por el trailer deduzco que reflejará una época en la que ser un cabrón y subir, subir, subir, pisando a quién fuese se consideraba un derecho!
    Ahora las cosas quizá no son tan evidentes, debido a lo mucho que se dió, peor ne el fondo nada ha cambiado!
    Film para ver y analizar, sin duda!
    Saludos!

    ResponderEliminar
  2. Me gustaría creer que la película no pasa de reflejo crítico del pasado, pero el tema ha sido superado luego en la burbuja inmobiliaria con herramientas parecidas. Parece que la codicia siempre merodeará por las esquinas en busca de víctimas fáciles. Saludos

    ResponderEliminar

Valerian y la ciudad de los mil planetas (Valerian and the City of a Thousand Planets)

A veces, en la vida, hay que dejar el traje de adulto que el tiempo nos impone inexorablemente para poder disfrutar. Sí, sé que según os ...