viernes, 24 de enero de 2014

Presentimientos

   Estoy convencido de que si "Presentimientos" fuese una peli americana daría mucho que hablar. Pero por suerte, o por  desgracia (váyase usted a saber), es una producción patria, y que como bien dijo Santiago Tabernero, el director de la peli el día de la presentación (a la que tuve el placer de asistir, gracias a los amigos de @DiasDeCine), aquí tenemos que luchar con otro tipo de armas para hacer cine, dándoles unos aromas distintos y más penetrantes a nuestras películas para que consigan cautivar al espectador.


   "Presentimientos" es una historia de esas que te van enganchando poco a poco hasta que te ves inmerso dentro de algo que no puedes controlar, y que como los granos de arena en la playa, ves como se te escapa de las manos. Basada en el libro de Clara Sánchez, "Presentimientos" habla de la crisis de pareja, de las pasiones, del deseo y de amor, todo mezclado en una atmósfera de agobio y desasosiego, como en cuando tienes un sueño del que quieres despertar, y por mucho que lo intentas no logras escapar, y vuelves una y otra vez a percibir sensaciones desagradables a pesar de que sabes que te encuentras en un laberinto producido por tu mente y del que sabes que vas a conseguir salir.
   Marta Etura está excelente en el papel de mujer hastiada de la vida en pareja, y que de buenas a primeras se encuentra perdida en un mundo que sabe que no es el suyo, mientras Eduardo Noriega (co-autor del guion, junto a Santiago Tabernero) le da la réplica como pareja que no se quiere dar cuenta de la realidad, y Alfonso Bassave como la pasión irreal de la que cada vez le resulta más difícil desprenderse.
   Como curiosidad, la onírica aparición de Russian Red interpretando un tema que irá sonando a lo largo de la peli, y rematando la faena con una versión de "La Bámbola" muy pero que muy particular...


   En definitiva, una peli española distinta, y bastante interesante.

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Valerian y la ciudad de los mil planetas (Valerian and the City of a Thousand Planets)

A veces, en la vida, hay que dejar el traje de adulto que el tiempo nos impone inexorablemente para poder disfrutar. Sí, sé que según os ...