domingo, 27 de abril de 2014

2 francos, 40 pesetas


Me declaro muy fan de Carlos Iglesias desde la época de "Manos a la obra", allá por 1997. Su Benito Lopera es para mi uno de los mitos de la televisión. Tanto que han quedado muchas de sus expresiones (cuántas veces habré utilizado el estoy de lo mio...) en el vocabulario de toda una generación.
Ahora vuelve a la pequeña pantalla siendo uno de los personajes protagonistas de "B&b", creo que haciendo una versión evolucionada de aquel Benito que era todo corazón: ahora también lo es, pero además  lo expresa en su faceta como periodista.
Pero Carlos Iglesias no es sólo actor: también es guionista y director, y el mismo corazón que pone en sus interpretaciones lo pone en las historias que quiere contar tras las cámaras. Lo hizo en "Un franco, 14 pesetas", en "Ispansi" (aunque esta la tengo pendiente, a ver si la reponen en TV pronto) y lo ha vuelto a hacer en "2 francos, 40 pesetas").


No sé si "2 francos, 40 pesetas" es una gran película. Lo que sé es que es todo ternura, delicadeza y respeto, cualidades que en conjunto es prácticamente imposible encontrar en una sola película en el cine de hoy en día. Una película que hace de la nostalgia su leitmotiv, nostalgia que no tiene porqué transmitir tristeza, sino que lo que consigue es mantener en la comisura de los labios del espectador una sonrisa permanente, que en determinados momentos se transforma irremediablemente en carcajada ante las situaciones en las que presenta a sus personajes.
Vi "2 francos, 40 pesetas" en una sala medio llena de personas que superaban los sesenta (yo no llego a los 40), y todos ellos disfrutaron con cada una de las secuencias, paisajes, música y emociones, muchos de ellos imagino que reviviendo circunstancias similares a las de un emigrante español en los años '60. Y cuando una película consigue evocar recuerdos agradables en la gente, esa película seguramente se haya realizado con mucho cariño.
En definitiva, una película que tocará la fibra sensible de aquellos que una vez tuvieron que emigrar para buscarse la vida...

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Valerian y la ciudad de los mil planetas (Valerian and the City of a Thousand Planets)

A veces, en la vida, hay que dejar el traje de adulto que el tiempo nos impone inexorablemente para poder disfrutar. Sí, sé que según os ...