domingo, 24 de agosto de 2014

Guardianes de la Galaxia (Guardians of the Galaxy)


Si llego a ver "Guardianes de la Galaxia" con doce años, seguramente se hubiese convertido en mi mito cinematográfico de toda la vida, como ahora lo es "Cazafantasmas". Porque para un chaval, lo tiene todo: naves espaciales, bichos de otros planetas, criaturas cachondas con armas y el prototipo de héroe chulesco a la vez que burlón. Pero ya no tengo doce años, aunque hay un montón de cosas que me han gustado de "Guardianes de la Galaxia".


Me ha encantado la combinación musical elegida: temazos de los ´70 y ´80 que acompañan al protagonista en su walkman (un walkman por el espacio, que contradicción). Muchas de las canciones que le acompañan son las que me acompañan a mi habitualmente, y lo vienen haciendo desde que utilizaba walkman (no recuerdo cuántas pilas pude haber gastado), discman (que aún conservo) o mp3. Y como Star Lord, también grababa cassettes TDK 90 con mis canciones favoritas (y quien no), a los que ponía nombres superoriginales, como "Mezcla 1" o "Temazos 1". Luego cuando grababas el volumen 2 en realidad las canciones no te gustaban tanto como en el primero, excepto una que se te olvidó incluir en la colección original, y te pasabas el día rebobinando la cinta para no tener que escuchar el resto de canciones.
Os voy a dejar alguno de esos temazos, pero el más significativo lo tendréis que ver en la peli:

  • La primera es I´m not in love, de 10cc. Una canción que durante bastante tiempo fue la primera en escuchar cada mañana. Aquellos que la escuchaban conmigo saben que les recuerdo...
  • Hooked on a feeling, de Blue Suede. Un tema de 1974 que Tarantino rescató para Reservoir dogs. Poco más que decir. Bueno sí, que hasta David Hasselhoff  la versionó años después...
  • I want you back, de The Jackson 5. Cuatro hermanos haciendo los coros al quinto hermano, Michael Jackson. Talento puro.
  • Escape (The pina colada song), de Rupert Holmes. Una de esas canciones que sabes que has escuchado más de una vez pero no sabes dónde, y tienes las musiquilla metida en la cabeza...


Pero además de la banda sonora, "Guardianes de la Galaxia" me gustó por los personajes, por su tono golfo, por el humor que hace que casi nunca te la puedas tomar en serio y porque en conjunción, es lo que importa de la peli, dejando a un lado efectos especiales, que están, única y exclusivamente para acompañar a la historia, y no al revés.
Sin olvidar el toque ochentero que tiene la peli en su aspecto, con homenajes especialmente memorables, sobre todo con la escena postcréditos, en la que aparece un personaje que ni os podéis imaginar. No os la perdáis.
Como ya pasó hace algunos años con "Super 8", "Guardianes de la Galaxia" retoma ese cine con el que creció una generación que tiene como películas de cabecera "Regreso al futuro", "Gremlins", "Karate Kid" o los propios "Cazafantasmas". Así que si rondáis los 40, seguramente "Guardianes de la Galaxia" no os defraudará...

martes, 19 de agosto de 2014

Transformers: La era de la extinción (Transformers: Age of Extinction)


¿Os acordáis cuando eráis niños (más pequeños que ahora, porque en el fondo toda la vida nos acompaña el niño que llevamos dentro) y os montabais en los coches de choque? Era uno de esos momentos en los que la ilusión se transmite con la mirada. Los ojos abiertos de par en par deseando que tus padres te comprasen una ficha para poder montar y chocarte contra alguien, y dar un buen meneo a alguno que te pillara de por medio, y si además era alguien que te caía mal pues eso que te llevabas. Hasta que te daban la tercera ficha y empezabas a estar un poquito hasta las pelotas de tanto choque, porque además habías descubierto que estaba el tren de la bruja y te querías montar. El mismo tedio sentí después de ver "Transformers: La era de la extinción": mareado de tanta vuelta y tanto golpe, con el culo plano del asiento y con ganas de salir de allí.
Rechinante. Es la palabra que mejor puede definir "Transformers: La era de la extinción". Más de dos horas y media de película con hora y media de peleas entre robots, destrucción total y choque de metales que acaban dejándote los oídos destrozados, como cuando pasa el afilador y pasa la piedra por la hoja de un cuchillo.
Dice Michael Bay, el director, que no va  a dirigir la quinta entrega de la saga. Pero digo yo, qué necesidad de hacer una quinta entrega, cuando dentro de diez años se puede hacer un remake/reboot para las generaciones venideras. Al señor Bay se le fue la cabeza con explosiones, peleas espectaculares, tiros y alienígenas hace mucho tiempo, y lo único que se le ocurre para intentar mejorar sus películas es hacer lo mismo pero más a lo bestia, y durante más tiempo.


Ni Mark Wahlberg consigue escapar de este sinsentido paternofilial en el que los guionistas han convertido la historia. Tan solo algunos destellos del casi siempre estupendo Standley Tucci consiguen salvarse de la quema, y poco más. Porque además los guionistas han pretendido darle un toque cómico a la peli que también chirría, porque sobra y no pega para nada con el conjunto. Al final el dicho va a ser cierto, y cuartas partes nunca fueron buenas...

sábado, 2 de agosto de 2014

The Following (Temp.2)


Si en la primera temporada de "The following", según iban pasando los capítulos a los guionistas se les iba yendo la olla cada vez un poco más, lo que han hecho en la segunda temporada es para meterlos en un psiquiátrico una buena temporada.
El caso es que de tal ida de olla al final han conseguido el efecto contrario al que podría ser previsible, y es que según van pasando los capítulos, la temporada se ha ido haciendo entretenida con la aparición de los nuevos (y más trastornados que los anteriores) personajes.


Entre navajazo para allá, desangramiento por allá van pasando los capítulos y dando una vuelta de tuerca a las situaciones, que aunque cada vez parecen más surrealistas (es la única manera de avanzar) acaban teniendo su punto. Y mientras el bueno de Kevin Bacon va pisando charcos (casi siempre de sangre), James Purefoy se va asombrando cada vez más de lo que es el mal, porque con tanta gente trastornada al final sus ganas de matar no dejan de ser una simples chiquilladas en comparación con el ganao que anda suelto.
Lo que no sé es si los productores ganan dinero para extras y sangre artificial: seguro que a más de uno le han tenido que matar dos o tres veces.
Y han renovado por una tercera temporada, que por supuesto no me la pienso perder, porque jamás viendo tanta sangre me había reído tanto...

Valerian y la ciudad de los mil planetas (Valerian and the City of a Thousand Planets)

A veces, en la vida, hay que dejar el traje de adulto que el tiempo nos impone inexorablemente para poder disfrutar. Sí, sé que según os ...