domingo, 16 de noviembre de 2014

Interstellar


¿Que pensarías si os dijese que en realidad "Interstellar" es una película que tiene como objetivo final la exaltación del amor? No un amor de esos que surgen del enamoramiento de la persona con la que en un momento determinado querrías pasar el resto de tu vida. No un amor identificable con un flechazo a primera vista. Se trata del amor más profundo y puro que puede sentir un ser humano, semejante a las variables físicas absolutas que rigen nuestra vida en la Tierra, como el tiempo o la gravedad.


Nolan bebe de conceptos visuales y musicales de "2001: Una odisea del espacio" para hacer su propia interpretación de los conceptos de física cuántica que rigen en las leyes de universo para llevarnos más allá de las estrellas. Pero si en aquella la indefinición de la trama la hace tan especial y tan abierta a interpretaciones como estrellas hay en el firmamento, en "Interstellar" todo tiene un sentido: la búsqueda de la salvación de la humanidad en un viaje más allá de nuestra capacidad de pensamiento, donde cada uno de los personajes que se enfrascan en el traje de astronauta intentan conseguir su reto personal por encima del colectivo, con un único patrón en común: el amor en sus múltiples variantes.
Hay momentos en los que reconozco sentirme perdido: diálogos e imágenes que sobrepasan a un espectador de los que dejaron las clases de física hace más de veinte años, y de buenas a primeras se encuentran ante conversaciones sobre física cuántica, agujeros negros, paradojas espacio-temporales, particularidades y demás elementos que me hicieron releer alguno de los capítulos de "Una breve historia de casi todo" de Bill Bryson para intentar, al menos, volver a entender la teoría de la relatividad a través de la acción de una bola de jugar a los bolos sobre un colchón.


Seguramente vuelva a ver "Interstellar" para intentar captar todos aquellos elementos que se me escaparon como arena entre los dedos, pero seguramente tenga que volver a verla dentro de unos meses, cuando esté completamente preparado para realizar un viaje más allá de mi mente.
En definitiva, seguramente "Interstellar" sea la segunda mejor peli de Christopher Nolan tras "El caballero oscuro", y una de las mejores de 2014. Así que os recomiendo que no os la perdáis, y que vayáis al baño antes de entrar a la sala, que son casi tres horitas de cine del bueno...

2 comentarios:

  1. No he leído la crítica porque quiero ir a verla sin ir condicionado por otras opiniones, sólo diré que Nolan me parece un director de mucho nivel.

    ResponderEliminar

Valerian y la ciudad de los mil planetas (Valerian and the City of a Thousand Planets)

A veces, en la vida, hay que dejar el traje de adulto que el tiempo nos impone inexorablemente para poder disfrutar. Sí, sé que según os ...