martes, 30 de diciembre de 2014

Dios mío, ¿pero qué te hemos hecho? (Qu'est-ce qu'on a fait au Bon Dieu?)


¿Puede hacerse una comedia cuyo principal ingrediente sea el racismo, sin resultar incómodo para el espectador? Pues resulta ser que sí, y además con un magnífico resultado. “Dios mío, ¿pero qué te hemos hecho?” consigue algo que hasta hace relativamente poco tiempo resultaba impensable: criticar a través del sentido del humor la xenofobia, el racismo y el antisemitismo. Pero no es una crítica de soslayo, sino una crítica con un humor ácido, a través de comentarios que muchos de nosotros no seríamos capaces de hacer en público, aunque puestos en la boca de otro resultan desternillantemente ofensivos.


Últimamente las comedias francesas triunfan en España, a pesar de que somos un país en el que como regla general se odia todo aquello que procede de más allá de los Pirineos, sobre todo por aquellos años en los que nos vaciaban los camiones y quemaban nuestra fruta. Eso sí, para ir a EuroDisney con los niños no parece que viajemos a Francia, sino al mundo de la piruleta y la magia en el que te clavan un cuchillo por la espalda por pasar un fin de semana largo en la casa de Mickey Mouse. Ya lo decía el refrán: “Hay que ser muy bruto para ir a París a ver a Pluto…”
Pero a lo que iba, que me salgo del tema: la comedia francesa, que consigue atraer al público español como si una degustación gratuita de jamón de Guijuelo se tratase, y pagando!!! Que digo yo que algo harán bien estos franceses para conseguir atraer al cine a un público difícil como somos (como regla general). Tratar temas tan delicados como los que citaba anteriormente permitiéndose el lujo de bromear sobre ellos sin la necesidad de hacer un escarnio, sabiendo que sólo se trata de humor, algo sin lo que el ser humano, o al menos el ser humano español no sabría vivir. Lo que ocurre es que aquí todavía gusta más el humor en el que el insulto y el humor que ridiculiza al otro hace sacar a flor de piel aquellos sentimientos que aunque muchas veces negamos, en lo más recóndito de nosotros, algo todavía queda. Y por eso aquí gusta tanto Torrente, aunque ese es otro tema…


“Dios mío, ¿pero qué te hemos hecho?” cuenta la historia de una familia bien francesa, con cuatro hijas en edad de merecer, donde cada una de ellas contrae matrimonio con un musulmán, un judío y un chino, cada uno de ellos para darle de comer aparte. Pero, ¿qué ocurrirá con la cuarta hija? ¿Será la que dé la satisfacción a sus padres de sentar una católico a su mesa? Dejo que lo descubráis.
En definitiva, una peli para pasar un buen rato, de las que hace tiempo no se ven, y que pone de acuerdo a una sala entera a la hora de soltar carcajadas…

2 comentarios:

  1. Tengo bastante curiosidad por verla, el cine francés me gusta, aunque a veces me cansan un poco con el eslogan de "la comedia francesa del año" que usan en cada una de sus comedias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esta comedia francesa del año no te defraudará, seguro.
      Un saludo

      Eliminar

Valerian y la ciudad de los mil planetas (Valerian and the City of a Thousand Planets)

A veces, en la vida, hay que dejar el traje de adulto que el tiempo nos impone inexorablemente para poder disfrutar. Sí, sé que según os ...