lunes, 8 de diciembre de 2014

Exodus: Dioses y reyes (Exodus: Gods and Kings)


Llamadme loco, pero a mi modesto entender “Exodus: dioses y reyes” además de ser un remake de “Los diez mandamientos” de Cecil B. DeMille (1956) es un homenaje a Steven Spielberg. Me explico: he visto referencias a “La lista de Schindler” (el pueblo judío subyugado y exterminado por otro pueblo), que vale, se pueden entender. Lo raro es que me he topado con alguna secuencia tipo “Tiburón” e “Indiana Jones en busca del arca perdida”. Sí, estoy muy loco. Pero es que sólo me falto una nave espacial y un extraterrestre para tenerlo claro del todo.


Como decía antes, “Exodus: dioses y reyes” es una nueva versión de “Los diez mandamientos”, a la que el bueno de Ridley Scott le ha recortado casi hora y media, yendo directamente al grano, sin necesidad de escenas superfluas (aunque las hay) y quitándole el encanto que tenía la peli protagonizada por Charlton Heston. Que sí, que mucho escenario grandioso, mucho Egipto recreado en medio del desierto almeriense y miles de extras, aparte de los efectos digitales que son mastodónticos, pero como que la sensación que acaba transmitiendo es la de una peli hecha sin ganas, sin tensión. Esperemos que Ridley Scott sepa recuperar el pulso de su excelsa filmografía, porque lo que es su última etapa deja algo que desear, y eso que no he visto “El consejero” y soy de las pocas personas a las que “Prometheus” les pareció una buena peli.


“Exodus: dioses y reyes” tiene como protagonista a Christian Bale en el papel de Moisés, el libertador del pueblo judío de la esclavitud en la que vive en el Egipto faraónico. Y quizás sea la mejor interpretación de la película, al transmitir esa fuerza que emana de su interior y te hace creerte el personaje. Y no han tenido mejor idea que colocarle a María Valverde como su mujer. Sí sí, la Baby de “A tres metros sobre el cielo” nada más y nada menos que convertida en Séfora (el personaje bíblico que años más tarde dio nombre a una cadena de perfumerías). Esto debe ser como los fichajes del fútbol, que si consiguen colocar a alguien en una peli, otro alguien se lleva una jugosa comisión. Para interpretar a Ramsés tenemos a Joel Edgerton, que ha participado en películas muy interesantes (“El gran Gatsby” o “La noche más oscura”), pero que aquí no hace más que recordarte al majestuoso Yul Brynner de la versión de 1956. También tienen papelillos de secundarios Sigorney Weaver, Aaron Paul y Ben Kingsley, pero ninguno sabe aprovecharlos para robar siquiera un plano.
Por lo demás, la música de Alberto Iglesias no está mal, pero no son los coros y trompetas ideados por Elmer Bernstein. Eso sí, las escenas de la plagas si está muy bien. Y por cierto, lo de las tablas de la ley a alguno le parecerá…bueno, mejor que lo descubráis por vosotros mismos, si es que la veis…

4 comentarios:

  1. Personalmente no me atrae demasiado, Scott hace tiempo que me perdió.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo creo que está algo perdido, aunque reconozco que me gustó Prometheus. Gracias por tu comentario

      Eliminar
  2. La crítica ha sido un tanto dura con la película, pero a mi me gustó. Yo creo que no ha emocionado a la gente porque uno va pensando que va a ser como otra historia de la biblia donde hay un árbol que habla, plagas que aparecen por arte de magia, etc. Y al ver que Ridley Scott le a intentado dar un poco más de ''sentido'' a los hechos uno se queda como ''pero que estoy viendo''.

    Por eso creo que para ver esta película uno tiene que tener la mente vacía de cualquier idea que se tenga sobre la biblia y pensar que vas a ver cualquier otra película basada en un libro de ficción.

    Por cierto, me a gustado su crítica George Kaplan ^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por el comentario Bob Tortuga. Mi opinión no va en contra de que se intente dar sentido a la Biblia, pero sí es cierto que las pelis que se hace últimamente con sus fragmentos no tienen el encanto de las que se rodaron el los 50 y los 60. Un saludo

      Eliminar

Valerian y la ciudad de los mil planetas (Valerian and the City of a Thousand Planets)

A veces, en la vida, hay que dejar el traje de adulto que el tiempo nos impone inexorablemente para poder disfrutar. Sí, sé que según os ...