miércoles, 24 de agosto de 2016

Escuadrón suicida (Suicide Squad)


Imaginad que una agencia secreta del gobierno español, apurada por la escasa eficacia de los servicios investigadores ordinarios, decide recurrir a un grupo de convictos con poderes especiales para hacer el mal y crear un equipo de maleantes con la misión de pillar a aquellos que no hacen sino hundir un poco más en la miseria a esta España nuestra del pucherazo y la pandereta. Los poderes especiales de los secuaces son de lo más diverso: uno lanza dardos paralizantes a modo de pelo de bigote solo con el movimiento del labio superior; otro convierte objetos comunes en elementos decorativos de curioso gusto solo con mirarlos; otra hace desaparecer el embutido de una habitación al crear un remolino con el giro de la coleta…
Pues algo así, pero en aburrido, es «Escuadrón Suicida». Una mezcla de estrellas interpretando papeles de metahumanos, en una historia desdibujada y sin sentido alguno, en la que parece que lo único que ha funcionado bien ha sido la campaña de marketing: mucha imagen de rodaje, bocetos artísticos, teasers, trailers y demás. Pero cuando te sientas en la butaca estás viendo otra cosa. ¿Dónde está el Joker de Jared Leto, al que se comparaba con el de Heath Ledger e incluso se decía que le superaba en histrionismo? ¿Dónde están esas persecuciones con Batman de protagonista? Como se suele decir, mucho lirili y poco lerele.


Ni siquiera los personajes están definidos, ni se explica de dónde vienen sus poderes, ni destacan las interpretaciones, más bien hechas para cumplir el expediente y pasar sin pena ni gloria por el universo DC. Will Smith, Jared Leto, Jai Courtney, Joel Kinnaman, Viola Davis, Cara Delevingne, Adewale Akinnuoye-Agbaje, Jay Hernandez, Scott Eastwood… un reparto sideral para una peli que acaba mordiendo el polvo del ostiazo que le está dando la crítica, aunque en taquilla, inexplicablemente, está funcionando.


Pero no todo es malo, hay una luz al final del túnel que puede hacer que «Escuadrón Suicida» tenga su reconocimiento: el descubrimiento de un personaje sublime, que merece su propia peli, que aporta algo de cordura desde la locura. No sé si es el personaje de Harley Quinn o su alter ego, Margot Robbie, la que roba las escenas más interesantes de la cinta. Un papel que encaja como un guante a la actriz que ha enamorado (cinematográficamente hablando) a casi todo el mundo, desde su aparición en la estupendísima «El lobo de Wall Street». Queremos un spin off ya!!!


En definitiva, si os gustan las pelis de superhéroes «Escuadrón Suicida» os defraudará, y si no os hace mucho… pues imaginad.


Valerian y la ciudad de los mil planetas (Valerian and the City of a Thousand Planets)

A veces, en la vida, hay que dejar el traje de adulto que el tiempo nos impone inexorablemente para poder disfrutar. Sí, sé que según os ...